.::Inicio::.

 

1- Memoria

 

La pesca es un deporte que está adquiriendo en los últimos tiempos una gran difusión por diferentes motivos, alejándose de la idea de ser una actividad reservada para los ribereños. Su principal atractivo radica en el pleno disfrute de la naturaleza, siendo una vía de escape para los acontecimientos rutinarios de las aglomeraciones urbanas.

Muchos peces, entre los que destaca la trucha, tienen como base de su alimentación los diversos insectos que pueblan las aguas, de ahí que los señuelos utilizados para su captura intenten imitar dichos invertebrados de la forma más precisa posible.

La imitación de un insecto conlleva la utilización de material de calidad con el fin de conseguir que éste tenga apariencia de vida. Mientras que el cuerpo admite multitud de materiales para su confección, siempre a gusto del montador, en la construcción de las colas, las alas y las patas existe unanimidad entre todos los artesanos en el empleo de plumas de gallo, ya que son las únicas que ofrecen la apariencia deseada.

Existen numerosas razas de gallos, pero tan solo dos han adquirido importancia mundial, encontrándose únicamente en una pequeña zona de la provincia de León (España), región con excelente calidad y tradición de aguas trucheras.

La calidad de estos gallos para la elaboración de señuelos es demostrable con la simple observación de sus plumas, radicalmente diferentes a las de otras razas, tanto en finura, elasticidad, como en brillo, que copiando las partes más sensibles del insecto, dan a la imitación un aspecto irresistible para las truchas.

El porqué de las características de las plumas de estos gallos es una incógnita todavía sin desvelar, quizá por el hermetismo que existe en la zona ante el peligro de fiscalización de este tipo de producción, que lleva a los criadores a ofrecer una imagen de ocultismo con el objetivo de que nadie les arrebate el bien que han heredado y gracias al cual reciben unos ingresos complementarios a su actividad laboral principalmente agropecuaria. Este hermetismo imposibilita la realización de un estudio económico serio. Además los precios de las plumas presentan grandes variaciones ofreciendo cada avicultor el precio que a él más le conviene.

Debido a la inquietud personal por el conocimiento de este tema, y a la aventura que supone el obtener secretos de manejo que nunca han sido revelados, se ha realizado este estudio, que no pretende más que ser una información verdadera, alejada de las teorías y rumores que existen sobre la explotación de las razas aviares de pluma Pardo e Indio.

El estudio hace un recorrido por las características anatómicas y fisiológicas de estas aves, citando su ciclo de vida, su forma de explotación, las diferentes amenazas sanitarias que sufren, así como su utilización en las diferentes imitaciones.

 

2- Localización

La pesca de la trucha es una actividad deportiva practicada en multitud de países, entre los que destaca España, y sobre todo una región concreta como es la provincia de León.

León es conocido mundialmente por la calidad de sus truchas y por la fama de sus gallos de pluma, los cuales se crían fundamentalmente en una pequeña zona perteneciente al Partido Judicial de La Vecilla.

Entre los diferentes pueblos que componen la zona, sólo tienen importancia desde el punto de vista de la producción de pluma La Vecilla , Campohermoso, Aviados, La Mata de Bérbula, La Matica , Sopeña, Renedo de Curueño y sobre todo La Cándana , verdadero estandarte de este tipo de explotación. Todos estos pueblos tienen gallos en mayor o menor densidad, de una raza u otra pero es en el pueblo de La Cándana donde conviven ambas razas con una producción de pluma de la máxima calidad. No obstante, al hacer referencia a esta zona siempre se habla de los gallos de La Vecilla por ser este pueblo el que presenta mayor relevancia histórica.

El valle en el que se asienta está dividido de norte a sur por el río Curueño, río afamado por la calidad de sus aguas para los salmónidos y la belleza de su paisaje; es afluente del Porma que a su vez lo es del Esla y del Duero.

Al norte de La Vecilla existen enormes farallones de caliza, tajados por el río y las hoces de Valdeteja, las cuales llevan al visitante hacia el valle de Lugueros y el puerto de Vegarada.

Por su ubicación geográfica, La Vecilla fue en su día eje comercial y ganadero de la comarca. Su población total, en continuo declive, no supera los 400 habitantes, y no dejaría de ser una localidad más con un gran atractivo paisajístico, deportivo y gastronómico, sino fuese por las truchas y los gallos de pluma con los que hacer los mosquitos para pescarlas.

La pluma de gallo es un elemento esencial para la creación de señuelos y anzuelos que imiten a los mosquitos que habitan nuestros ríos. Lógicamente, como la fauna invertebrada varía según la estación y las condiciones atmosféricas, los señuelos han de ser necesariamente muy variados.

La descripción de señuelos con esta pluma se remonta en el tiempo, apareciendo la primera información acerca de ellos en 1624 en el famoso “Manuscrito de Astorga” de Juan de Bergara, uno de los primeros documentos de estas características encontrados en Europa, en el que aparece la descripción minuciosa de 33 modelos de moscas artificiales. Aquí escrito no sólo se indica la clase de pluma a emplear, su colorido, el tamaño del anzuelo, la época más adecuada para su utilización, sino que además aconseja, que la confección de los anzuelos sea realizada con la pluma de los “Gallos de Boñar”, nombre con el que eran conocidos por aquella época.

En 1825, otro leonés llamado Luis Peña, realiza una revisión y ampliación del Manuscrito de Astorga, dando lugar a un nuevo manuscrito que describe 41 modelos de anzuelos.

Todos los pueblos anteriormente citados distan entre sí muy pocos kilómetros, y son sin duda alguna, donde los gallos producen pluma de mayor calidad.

Los gallos criados en otras zonas de la provincia, incluso a muy escasos kilómetros, no tienen en todo su esplendor las características requeridas y la pluma degenera muy pronto, pierde brillo y llega incluso a rizarse, siendo en consecuencia inservible para la pesca.

 

3- Aspectos generales

 

3.1- Descripción de la Avicultura

 

La Avicultura como concepto general es la rama de la ganadería que trata de la cría, explotación y reproducción de las aves domésticas con fines económicos, científicos o recreativos.

La avicultura de pluma queda englobada dentro de lo que se denomina avicultura campera, que es la que se practica en medios campesinos, aunque cada vez existe una mayor producción e incidencia en el total de la producción regional.

Hay que destacar que la avicultura de pluma es ampliamente conocida, y no solo en el mundo de los pescadores, debido a la famosa calidad de la pluma del denominado “Gallo de León”, utilizado en la fabricación de anzuelos tipo “mosca artificial” empleados en la pesca de salmónidos, en especial la trucha. Se trata de gallos criados por multitud de campesinos del valle del río Curueño, afluente del Porma, buscando un complemento a sus ingresos agrícolas.

Estos famosos gallos existen desde hace varios siglos, y el mérito de su calidad se debe únicamente a los criadores que intuitivamente han ido haciendo una labor de selección.

Esta actividad se basa en general, en la explotación de gallos de razas o tipos mal definidos, alojados en un corral y con salida a una extensión más o menos reducida de terreno, alimentados con parte de pienso y/o productos y granos de la propia finca, aparte de lo que ellos mismos puedan hallar en el campo, no sometidos a ningún cuidado racional, etc.

En ocasiones se introduce algún elemento racional en este cuadro, como sería el trabajar con aves de tipos bien definidos, el alimentarlos con piensos compuestos, etc. De todas formas, por la propia naturaleza de la explotación y por el corto número de efectivos con que cuentan las granjas, en general solo unas pocas docenas de aves, los destinos de los productos obtenidos son el autoconsumo y todo lo más la venta al mercado local de sus excedentes estacionales.

Existen algunas explotaciones de carácter más o menos industrial, pero la mayoría de los gallos siguen siendo criados en pequeños lotes y de forma extensiva.

Una empresa avícola debe sustentarse en cuatro pilares básicos :

•  Trabajar con aves de la máxima calidad genética.

•  Alimentarlas racionalmente.

•  Tenerlas alojadas confortablemente y sometidas a un buen manejo.

•  Velar por su salud a base de un plan adecuado de prevención de enfermedades.

Solamente cuando en el ave concurren estas cuatro circunstancias es capaz de darnos el adecuado rendimiento, y tan importante es uno como otro, por lo que poco puede esperarse del ave cuando alguno o algunos fallan.

Se aprecia claramente que este tipo de explotación actualmente existente no puede considerarse desde el punto de vista empresarial salvo en determinados casos, siendo en la mayoría de ellos un anejo a otras actividades agrícolas principales.

El objetivo de futuro en este tipo de producción pasa por aplicar los cuatro pilares básicos de la empresa avícola descritos anteriormente con el fin de obtener un producto homogéneo y de calidad en el que las características fundamentales que se buscan en la pluma son :

•  Dureza.

•  Flexibilidad (las puntas de las barbas no deben doblarse).

•  Brillo

•  Color .

•  Pencas en el Pardo

•  Deben secarse pronto después de mojadas, pues así las barbas se separarán bien.

•  Las plumas deben tener poco pelo y, por el contrario, obra abundante y ancha.

Persiguiendo este objetivo de una producción adecuada, el avicultor debe estudiar toda una serie de materias :

•  Anatomía y fisiología, que implica el conocimiento de la máquina animal con la que se ha de trabajar.

•  La mejora genética, es decir, el conocimiento primero de las leyes fundamentales de la herencia para luego adentrarnos en los programas de mejora con el fin de trabajar con las aves del potencial genético adecuado para el fin que se persigue.

•  La alimentación, comprendiendo desde el estudio de los principios nutritivos necesarios a las aves, hasta el conocimiento de los principales alimentos simples o, por último, la confección de raciones perfectamente equilibradas.

•  Las construcciones y el equipo avícola, aquí se tratará de conocer, primero, cuales son los factores de confort bajo los que las aves nos darán sus máximos rendimientos y, seguidamente, analizar como los cubrimos bajo un tipo u otro de instalaciones, sin olvidar el estudio del material complementario correspondiente.

•  La producción de carne, que tratará de estudiar las bases en las que se asienta la moderna industria del broiler, con el objetivo de aplicar estos conocimientos a nuestro tipo de explotación.

•  La producción de huevos, en la que se trata de ver cual es la forma más racional de producción de este elemento, cómo se mantiene su calidad, cómo se comercializa… con el fin de obtener unos beneficios complementarios en las explotaciones de pluma.

•  La reproducción y la incubación, basada en el conocimiento de todo lo relacionado con la puesta de huevos. Aquí se trata de ampliar esto con el de los factores que gobiernan la producción de huevo fértil, y, seguidamente de los cuidados a que habrá que someter estos huevos con el fin de que, una vez incubados, obtengamos de ellos la máxima producción de pollitos.

•  La higiene y la patología, que surge como corolario de todo lo anterior, y que trata de obtener unos conceptos claros sobre todos aquellos factores que producen enfermedades en las aves, cuáles son éstas, y como se pueden prevenir, dejando para lo último su tratamiento, cuando éste sea posible.

En comparación con la avicultura de los años cincuenta, la industria avícola actual es algo tan sumamente especializado que ya se parte siempre de la base de dedicarse sólo a una faceta u otra de la misma, pero no a varias. Ello tiene como principales ventajas las siguientes :

•  Mediante la especialización, uno puede dedicar todos sus esfuerzos y conocimientos a tan solo una faceta productiva, carne, puesta, reproducción o pluma, olvidándose de las otras, con lo que se adquiere una mayor profesionalización.

•  Al fijarse como objetivo el no concentrar en una mismo departamento de la granja aves de diferentes edades o procedencias, el control de las enfermedades es mucho más simple, evitando riesgos de infecciones cruzadas.

Con estas bases, se comprende que hoy día, la avicultura no se considere como una actividad complementaria de la agricultura sino como algo totalmente independiente. De esta forma, el montar hoy una granja avícola es una actividad económica como la de cualquier otra empresa, aunque naturalmente con sus propias particularidades y peculiaridades.

El avicultor en este sentido, no puede considerarse como un operario de sus aves, sino como un empresario, y ello supone tener unos buenos conocimientos en :

•  Las bases económicas de cómo llevar un negocio.

•  La estructura de los mercados avícolas nacionales.

•  Los aspectos fiscales y laborales de un negocio.

•  La tecnología de la producción considerada.

Todo ello es muy complejo, requiriendo una buena dosis de sentido común, una cierta práctica comercial, y el saber estar al día en los cambios tecnológicos tan rápidos que se producen en un sector tan dinámico como es el de la avicultura.

 

3.2- Origen e historia

La crianza de las aves junto al hombre es tan remota como la formación de los primeros grupos humanos que optaron por una vida sedentaria. Los antecedentes prehistóricos de la avicultura hay que buscarlos en la época neolítica, de la que los paleontólogos han podido interpretar escenas y representaciones en las que las aves intervenían como temas decorativos o sujetos de las escenas de caza.

Para conocer el origen de la explotación de estas aves hay que remontarse a los egipcios como el primer pueblo que, en épocas faraónicas, prestó una cierta atención a las gallinas y a los patos como fuentes de alimentación, incluso incubando artificialmente sus huevos en lugares semisubterráneos a modo de cama de cultivo mediante el calor producido por el estiércol de camello.

Griegos y Romanos, posteriormente, fueron quienes dieron un cierto impulso a la cría de gallinas, gansos y otras especies.

Personajes como Columela, el sevillano Abu Zacharía, el licenciado Gabriel Alonso de Herrera o el veterinario Nicolás Casas han dejado huella escrita a lo largo de la historia de sus experiencias y conocimientos de la cría de las aves a través de diferentes tratados y libros de agricultura.

La domesticación de la gallina es muy remota. Toda la cría de gallinas, base de la industria avícola, procede del tronco común de las gallináceas selváticas procedentes del sudeste de Asia, concretamente de las junglas de Borneo, Siam, península Malaya, Sumatra, etc.

La mayor parte de los historiadores opina que la gallina se domesticó en la India , desde donde ya en las épocas prehistóricas pasó a China y en los albores de la historia a los Imperios antiguos del Medio Oriente. Se coincide en la opinión de que la especie predecesora de la avicultura pasa por el gallo rojo de la jungla “Gallus Bankiva”, pues además de tener una conformación corporal similar a la de los individuos actuales, sus cruzamientos mutuos dan lugar a individuos fértiles.

Acerca del origen de las gallinas hay dos teorías :

•  La monofilélica de Darwin (1868), según la cual la gallina doméstica procede directamente del Gallo Bankiva, tras las modificaciones marcadas por las circunstancias y el ambiente.

•  La polifilélica de Ghigi, quien sostuvo que las gallinas procedían de diversas estirpes o sub–especies que, mediante cruzamientos, llegaron por selección o adaptación a las llamadas variedades asiáticas, robustas y predecesoras de las aves pesadas de aptitud cárnica, y a las mediterráneas, ligeras y predecesoras de las razas estilizadas con buenas aptitudes para la puesta.

Primitivamente, el hábitat del Gallo Bankiva era la selva tropical, tratándose así de un ave propia de climas cálidos y desarrollándose preferentemente en altitudes superiores a 1000 m , en donde aún hoy en día es difícil de localizar dada la exuberante vegetación de su medio de vida natural.

El Gallo Bankiva manifiesta plenamente el dimorfismo sexual, siempre muy acusado en la especie Gallus, con machos provistos de una cresta prominente y plumas con destellos púrpuras o verdosos, y hembras de pequeño tamaño, de colores apagados y carentes de cresta y barbillas.

Debido a este origen ancestral la clasificación zoológica propuesta por los naturalistas para la gallina doméstica está englobada en la siguiente escala :

Reino : Animal.

Subreino : Metazoos.

Tipo : Vertebrados.

Clase : Aves.

Orden : Gallináceas.

Familia : Faisánidas.

Género : Gállidos.

Especie : Gallus.

Variedad.

Individuo.

 

Por individuo se entiende todo ser viviente, animal o vegetal, dotado de características propias.

Especie es el conjunto de individuos dotados no sólo de la misma constitución orgánica, sino de las mismas características, cualidades, aptitudes e instintos.

Raza es el conjunto de individuos de la misma especie en los que por influencias externas o internas han aparecido características o se les han revelado aptitudes o cualidades distintas de las de la especie originaria, quedándoles fijas y transmitiéndose invariablemente a la descendencia.

Variedad es la agrupación de individuos de la misma raza en los que, manteniéndose sus características y aptitudes, se presentan algunas distintas, especialmente en el color del plumaje, de las propias de ella.

En una raza pura, como se ha dicho ya, el conjunto de individuos tiene unas característica fijas e invariables en la descendencia en la que afecta a volumen, color, rusticidad, tamaño, color del huevo, etc.

Un mestizo es el producto obtenido al aparear un gallo de una raza y una gallina de otra.

El híbrido zootécnico es el producto obtenido al aparear reproductores de distinta especie pero pertenecientes ambos al mismo orden zoológico.

La clasificación de híbrido genético supone ser producto del apareamiento de progenitores, cada uno de por sí obtenido por consanguinidad durante varias generaciones. Generalmente estos productos híbridos, han sido logrados tras una depurada selección genética de las líneas progenitoras, basadas incluso en una estrecha consanguinidad, de la misma o de distinta raza.

Como anteriormente se ha señalado, las aves domésticas derivan de las especies selváticas que tras un periodo más o menos largo en el que aceptaron cuidados del hombre, conservando su selvatismo, acabaron por entregarse por completo.

Se dan por mansas aquellas especies que pueden tenerse en pleno bosque y a una llamada acuden para recibir la comida que se les da, sin embargo, una vez satisfecho el apetito vuelven al bosque. Una característica de la explotación de aves mansas es que soportan bien la clausura pero en cuanto pueden se fugan.

Por domesticación se entiende no sólo el aquerenciamiento y el efecto que el animal cobra al lugar en que nació, se crió y es cuidado y alimentado, sino que los transmite a sus hijos.

De las dos razas de gallos de pesca existentes en León : los “Indios” y los “Pardos”, son estos últimos los que menos encajan en los esquemas de las razas puras hoy día conocidas, de lo que se deduce que en sus comienzos llegaron a un primitivo “status” por cruces sucesivos e incontrolados, se adaptaron, se aclimataron perfectamente al terreno y al ambiente y evolucionaron biológicamente hasta la raza y variedades que hoy conocemos.

Diversas teorías tratan de explicar las circunstancias que concurren en este inexplicable fenómeno :

•  El microclima de la zona.

•  La altitud.

•  Las características edáficas : presencia de un banco de pudingas ( conglomerado de guijarros unidos por un cemento silíceo o calcáreo ), próximo a La Mata , así como, abundancia de areniscas en Aviados.

•  Indice de radioactividad superior al normal, dando lugar a una posible alteración de las glándulas suprarrenales productoras de queratina, una de las principales sustancias de la pigmentación de las plumas.

Ninguna de esta teorías ha sido comprobada y se desconocen por completo los posibles factores de tipo ambiental que puedan influir en la calidad de la pluma. Únicamente los criadores saben con certeza la necesidad de criar los gallos de forma extensiva, manteniendo las rutinas de manejo que han ido heredando generación tras generación.

Así como ignoramos los orígenes del gallo “Pardo” y de la raza primitiva de la que éste pudo derivar, con el gallo “Indio” tenemos la certeza de que se trata de un descendiente de la raza “Andaluza”, hoy prácticamente desaparecida de esta región, donde su cría alcanzó, tiempo atrás, gran difusión, por ser su gallina en aquella época, una óptima ponedora de huevos.

El gallo “Indio” leonés tiene rasgos y características muy similares a los de la raza “Andaluza” de la que proviene, que a su vez está emparentada con “ La Española ”, raza de la que posiblemente desciende, y cuyos orígenes también se pierden con el transcurrir de los siglos. Aclimatada esta raza a la región leonesa y utilizadas sus plumas para la pesca, la búsqueda de nuevas tonalidades de color debió de motivar a los criadores y pescadores a cruzarla con otras especies, entre las que sin duda estuvieron ejemplares negros, como la “Castellana negra”, y otros rojizos.

 

3.3- Comportamiento y jerarquización

 

Dentro de las aves se encuentran comportamientos muy distintos en cuanto a hábitos, régimen alimenticio, modalidad de vida, estaciones de crianza, etc.

Por su forma de vida, las aves domésticas y las gallináceas pertenecen al grupo de vida diurna, que habitualmente inician su periodo de actividad con las primeras luces del alba, acudiendo al descanso al atardecer.

Estos hábitos han sido modificados por el hombre en las explotaciones intensivas con la introducción de la iluminación artificial para modificar la maduración sexual, mantener una buena puesta y obtener, en general, unos mayores rendimientos. Esto no sucede así en las explotaciones de pluma donde la iluminación artificial no ha sido introducida.

Si atendemos al régimen alimenticio de las aves, se puede comprobar que los gallos y gallinas tienen aptitudes omnívoras, pues lo mismo son capaces de digerir la proteína de origen cárnico que la de los granos de cereales o de hierbas. Habitualmente la gallina silvestre es un animal merodeador que, tras escarbar la tierra con sus potentes patas, busca en ella raíces, semillas germinadas, huevos de insectos, nematodos y larvas, sin desdeñar los brotes tiernos de hierbas, piedrecitas o incluso pequeñas presas vivas como lagartos, ratones, caracolillos, etc. Así puede verse que la alimentación de la gallina se fundamenta en una amplia base de productos naturales.

Las gallináceas silvestres tienen hábitos de comportamiento muy peculiares, generalmente el macho a la llegada de la estación sexual se vuelve agresivo y belicoso para sus congéneres, de acuerdo con un concepto de jerarquización muy propio de esta especie. El macho dominante y vencedor en las peleas suele poseer a un número considerable de hembras. El género Gallus no forma parejas sino que es muy característico la tendencia a la poligamia dentro de los clanes naturales.

Las gallináceas presentan un dimorfismo sexual muy acentuado, tanto en el tamaño y la coloración como en los hábitos de los dos sexos. Desde las variedades silvestres hasta las más modernas razas, destacan por su porte y belleza cromática los gallos sobre las gallinas, las cuales tienen un plumaje más discreto, menos peso y menor capacidad para la lucha.

En este sentido, los gallos se caracterizan por poseer una serie de diferencias sexuales secundarias de gran relieve, como son el tamaño de la cresta y de la cabeza, superior al de las gallinas, un plumaje brillante y vistoso, una cola que presenta grandes plumas en forma de hoz, etc.

Contrariamente, las gallinas tienen las plumas de colores difuminados o apagados, el plumaje de la cola recto, ausencia de penachos, crestas de menor tamaño, etc. Como otros puntos diferenciables se encuentran el canto del gallo y el cacareo propio de las hembras.

La reproducción ovípara de las gallinas selváticas, como ocurre aún con las gallináceas silvestres, se produce después de un periodo de actividad sexual con la puesta de una serie de huevos, diez, doce o veinte, tras los cuales, el ave cae en un estado de cloquez que la induce a incubarlos durante los 21 días que dura el desarrollo embrionario y la ulterior crianza de los pollitos.

La capacidad para la cloquez es un factor hereditario que ha sido eliminado de las aves productoras de huevos, dada la incompatibilidad entre esta situación y la puesta.

Las gallinas no son aves de puesta temporal ya que con mayor o menor intensidad van dando huevos todo el año, pero en su producción siguen el curso del año solar, yendo en aumento cuando los días van siendo más largos y en descenso cuando se acortan.

En los individuos domésticos el hábito de volar casi se ha perdido, pero conservan la costumbre de escarbar y el instinto de buscar por sí mismos los alimentos que más les gustan.

El promedio de vida de estos gallos es de siete u ocho años, aunque algunos ejemplares pueden llegar a vivir quince años.

Las aves domésticas poseen una serie de caracteres instintivos que señalan unas normas de conducta preestablecidas propias de la especie y que tienen estrecha relación con sus aptitudes anatómicas y fisiológicas.

Los individuos presentan una forma de vida eminentemente instintiva, lo que permite una notable capacidad de adaptación.

Las aves domésticas adaptan su vida a una serie de hábitos comportándose con gran regularidad a lo largo de los días.

Si los animales están sanos muestran una especial vivacidad y alegría, caracterizadas por desplazamientos pausados, cacareo, aleteo, canto del gallo, etc.

La gallina sin poseer una extraordinaria capacidad de orientación es capaz de desenvolverse con soltura en su territorio o hábitat, regresando diariamente a los mismos lugares de pernoctación.

La agresividad dentro del grupo se manifiesta por la tendencia al picaje a las aves prolapsadas, por la jerarquización individualizada y por la formación de clanes o grupos más o menos marcados.

En las manifestaciones instintivas de un ave social como es el del objeto de este estudio tiene gran importancia el factor mimético, siendo frecuente que el comportamiento de un individuo arrastre al conjunto hacia un tipo de conducta como escarbar, correr en bandadas, aseo, ataviado y rascado de las plumas, etc.

El instinto del apareamiento constituye un ritual, con acercamiento del gallo a la hembra. Ésta se agacha si está dispuesta para ser cubierta, en cuyo caso el macho a veces incluso inicia una breve danza en torno a ella, arrastrando el ala, montándola acto seguido por el dorso – cola mientras las colas de ambas aves se desplazan lateralmente para facilitar el acoplamiento recíproco de sus cloacas, momento en que se produce la eyaculación. Una vez el gallo desciende del dorso de la gallina, a veces ejerce un ritual arrastrando el ala, mientras que la gallina se sacude las plumas y se aleja.

Las gallinas poseen una serie de sonidos para relacionarse con sus compañeras, conociéndose diversos tonos de cacareo que expresan ansiedad, nerviosismo, aviso o alarma, dolor…, poseyendo éstas una gran riqueza expresiva.

Las aves presentan un comportamiento marcado por el ritmo de las estaciones del año y por los diversos momentos del día, es decir, están fuertemente sometidas a los influjos lumínicos y ambientales de los ritmos naturales.

Entre los actos que presiden el comportamiento natural de estos individuos se pueden mencionar :

 

Conquista y defensa del territorio : las aves tienden a situarse en demarcaciones concretas, especialmente los machos. La posesión de un territorio está relacionada con la madurez sexual y es muy característica en los machos dominantes.

 

Parada sexual : este comportamiento está relacionado con la reproducción y consiste en la aparición de juegos sexuales y relaciones enmarcadas directa o indirectamente por la monta. Estos factores están condicionados al ritmo estacional y a factores neuro – endocrinos.

Canto y cacareo : ambos están relacionados con la madurez gonadal, teniendo el canto del gallo una significación de dominancia. El cacareo corresponde a una situación de normalidad sanitaria.

 

Puesta : este fenómeno de la gallina surge al llegar a la madurez sexual, coincidiendo con el pleno desarrollo corporal. La puesta de huevos se produce durante determinadas horas del día y se efectúa preferentemente en lugares con penumbra.

 

Comportamiento general : las aves suelen tener gran curiosidad por conocer el medio ambiente que las rodea, con vivacidad y alegría. Suelen ingerir grandes cantidades de alimento y pasan gran parte del día descansando, cuidando el plumaje o durmiendo. Las aves sometidas a un ambiente natural deambulan por áreas determinadas, invirtiendo muchas horas en escarbar el suelo par buscar alimentos, especialmente por la mañana y por la tarde.

 

Reconocimiento mutuo : las aves dominadas suelen bajar la cabeza para pasar así desapercibidas. El conocimiento entre individuos no es general ni constante, pues la capacidad de reconocimiento se limita aproximadamente a un centenar de individuos, que pueden ser olvidados en unas dos semanas.

 

Respecto al concepto de jerarquía, término mencionado anteriormente, hay que señalar que en todo conjunto de aves existe siempre un orden o categoría de dominancia de unas sobre otras, es decir, siempre hay una que domina a las demás, otra que domina a todas menos a la primera siendo dominada por ella y así sucesivamente hasta llegar a la última, dominada por todas.

Partiendo del hecho de que las aves se reconocen mútuamente por señales de conformación de cresta, aparece en ellas gradualmente el orden de dominancia aunque éste no se desarrolla en los pollitos hasta después de pasadas algunas semanas de vida. Al principio, el hecho es muy ligero e impreciso porque los pollos aún no conocen bien y porque no se ha establecido el concepto de rivalidad, que se manifiesta por picotazos de los dominantes para ahuyentar a los dominados y por la aparición de peleas con creciente acometividad.

En los primeros días las manifestaciones sociales consisten en la satisfacción de las aves de sentirse en grupo, especialmente después de saciarse de alimento. A las dos semanas aparecen manifestaciones de rivalidad a base de juegos, con apariencia de combate, en que los presuntos dominantes yerguen la cabeza en actitud amenazante, en tanto que los dominados generalmente huyen o se someten de forma inmediata.

A la edad de dos meses , al finalizar la época de cría, se puede decir que está ya perfectamente definida la escala social de agresividad y cobardía.

Al alcanzar la madurez sexual, cuando el reconocimiento entre las aves es bueno y se produce la rivalidad, rige de forma completa el “orden de los picotazos”, con un perfecto status para cada ave, por lo cual no se producen peleas sino que, al acercarse una dominante, las demás se retiran, ya que de lo contrario recibirán picotazos sin opción a disputar el terreno.

Las luchas generalmente se producen a base de picotazos o intentos de picaje en la cabeza, que las aves dominadas aprenden pronto a esquivar.

La introducción de nuevas aves en un gallinero suele alterar el nivel de dominancia preestablecido, desarrollándose nuevas luchas para reequilibar el orden social.

El orden social disminuye cuando se restablece la situación de equilibrio, pues cada ave sabe perfectamente a que atenerse y las más tímidas se hacen escurridizas y rehuyen el enfrentamiento, en cuyo caso el enfrentamiento sólo puede producirse cuando no haya suficientes bebederos o comederos.

Los elementos que intervienen en el picaje han sido ampliamente estudiados, estando ligados con la edad de las aves, la territorialidad, la iluminación, el número de aves totales alojadas en un gallinero, la densidad de población, etc.

En cuanto a su comportamiento en el acoplamiento, merece la pena indicar que la frecuencia de éste depende del lugar que el gallo ocupe en el escalafón social del grupo, efectuando así más frecuentemente el acto sexual los más fuertes que los débiles, ya que los primeros obstaculizan a los otros.

La preferencia de los gallos está demostrado que se dirige casi siempre a las gallinas de su misma raza y, dentro de un grupo uniforme, hacia algunas determinadas que les pueden demostrar más sumisión. En cambio, las gallinas que ocupan los puestos superiores en el escalafón social de la comunidad son menos propensas a dejarse dominar por los gallos para la cópula, manifestándolo a veces ostensiblemente al no agacharse como otras al tener al gallo cercano.

El descanso podría definirse como un proceso de inactividad prolongado, parte del cual se desarrolla en forma de sueño. El sueño proporciona entre otras cosas la relajación muscular. El sueño es muy importante para la normalización de las funciones nerviosas en general y muy especialmente frente a las exigencias marcadas por las situaciones de estrés.

Las actitudes posturales durante el sueño vienen marcadas en función de la temperatura ambiente. Al principio, las aves permanecen con la cabeza baja, para pasar a colocarla bajo el ala antes de la madrugada, posiblemente para evitar pérdidas de temperatura a nivel de la cresta y barbillas.

 

4- morfofisiología externa de las aves de pluma

 

Las formas de cualquier animal vienen determinadas por la configuración de su esqueleto, que es el armazón óseo sobre el que se insertan los músculos o carne, los cuales a su vez se hallan recubiertos exteriormente por la piel y ésta por las plumas.

Dentro de la gallina doméstica hay un amplio campo de posibilidades morfológicas de acuerdo con la estructura corporal, sólo por la clásica división entre animales de líneas mediterráneas o ligeras y líneas asiáticas o pesadas, sino porque pueden reconocer variedades enanas, medias o gigantes dentro de cada tipología.

Por su forma, las gallinas pueden clasificarse en tres grupos: longilíneas, brevilíneas y mesolíneas.

Las aves longilíneas y mesolíneas han fijado los caracteres genéticos aptos para la puesta de huevos, y entre las brevilíneas se encuentran las variedades raciales que han sido utilizadas mayoritariamente para la producción de estirpes productoras de carne, dada su conformación más compacta y su favorable relación carne – hueso.

En nuestro caso cabe señalar que la constitución corporal del “Indio” es básicamente mediterránea, mientras que la morfología general del “Pardo” se acerca algo al tipo atlántico o semipesado, todo ello sin olvidar la gran variabilidad que existe entre los efectivos de los criadores del Curueño.

Sobre ciertas características morfológicas concretas no se puede hacer una definición con rigor, al no tratarse aún de una raza uniforme.

La belleza estética de cada variedad viene determinada por los estándares raciales. En avicultura moderna prevalece la función productiva y las exigencias del público consumidor y de ahí que se superditen las aptitudes zootécnicas a las características estéticas o de belleza.

El estudio morfológico del gallo y de la gallina describe las diversas partes del cuerpo, cada una de las cuales tiene su denominación concreta y sus peculiaridades en base a la forma, tamaño, estructura, pigmentación, etc.

Resulta altamente característico en las gallináceas el dimorfismo sexual entre machos y hembras, si bien las nomenclaturas corporales son las mismas, no ocurre así con las peculiaridades anatómicas de color, tamaño y aspecto propios de cada sexo ya que las gallinas carecen de la elegancia y vistosidad de los gallos.

 

Morfología externa de un gallo

 

4.1- Cabeza

Las gallináceas tienen una cabeza de reducido tamaño comparada con el resto del cuerpo, y en ella se pueden distinguir los siguientes órganos:

Cuadro de texto:    Cabeza de gallo Pardo

 

Pico : constituye la punta de la cavidad bucal, el órgano de prehensión de los alimentos e incluso un medio de defensa. El pico de las gallináceas es bastante duro, corto y ligeramente arqueado; la valva superior o maxilar termina en una punta córnea, alojando a la inferior o mandíbula. El pico puede tener diversas pigmentaciones según la raza de las gallinas, presentando en su parte alta dos orificios simétricos y longitudinales, que son las aberturas nasales.

Frente : sigue al pico y corresponde a una zona aplanada y parcialmente cubierta de plumas. Su parte superior y central es la base de una cresta más o menos desarrollada.

Cresta : es una masa carnosa, generalmente de color rojo y situada encima de la zona frontal y parietal de la cabeza, como veremos más adelante. Hay diversas subvariedades de crestas que a veces son características de algunas razas o estirpes. La cresta cumple una función social y tiene notables connotaciones con la jerarquía dentro del grupo.

Espolón de la cresta : Lóbulo posterior de la cresta simple después de la última punta o diente, que se extiende hacia atrás sin adherencia a la cabeza.

Ojo : las gallináceas tienen los ojos de pequeño tamaño, muy vivaces y situados uno a cada lado, lo cual permite una visión totalmente panorámica con un breve giro de la cabeza. Los ojos están protegidos por el párpado superior, el párpado inferior y el tercer párpado o membrana nictitante.

En el color de los ojos intervienen varios genes no bien conocidos, y a veces en combinación con los del color del plumaje. Sólo está clara la acción del Br/br:

•  Br – : bayo – rojizo.

•  brbr : pardo – marrón.

Orejilla : pliegue de la piel desnuda, situado al lado del orificio del oído. Algunas razas se caracterizan por presentar unas orejillas vistosas de color blanco, pudiendo ser también de color rojo o del mismo tono que el resto de la piel.

Barbillas : son dos formaciones tegumentarias y carnosas situadas en el cuello y que penden del maxilar inferior a nivel de garganta, en general son de color rojo y de las mismas características de la cresta.

Occipucio : corresponde a la parte posterior de la cabeza estando limitada anteriormente por el extremo posterior de la cresta.

Oído : está formado por un orificio circular, situado encima de la orejilla. Las aves carecen de oído externo propiamente dicho o pabellón auricular.

 

4.2- Cuerpo

El cuerpo de las aves presenta un aspecto fusiforme, con dos potentes apéndices anteriores denominados alas y dos posteriores o patas que son los miembros locomotores terrestres, adaptándose los unos y los otros al tipo de vida que desarrollen.

Las gallinas presentan un cuerpo voluminoso y compacto, configurado exteriormente por una línea dorsal sobre una fuerte base ósea o silla que termina con la rabadilla, la cual coincide con la articulación del dorso con la cola. Esta tiene forma cuadrangular y presenta en su parte superior una glándula sebácea denominada uropígea, cuya secreción sirve para impregnar de grasa a las plumas del cuerpo; esta glándula es muy voluminosa y de vital importancia en las palmípedas y aves acuáticas en general. La silla, denominada también grupa es por tanto la mitad trasera del dorso, sostenida por el hueso sacro, y cubierta de plumas cortas en las hembras, y por los caireles en los machos.

Siguiendo la línea inferior, encontramos el abultamiento del buche o pecho, tras el que se inicia el abdomen. Este al principio es duro, coincidiendo con la quilla y el esternón, y después blando; es digna de destacar la punta del citado hueso, denominada también apéndice xifoides, cuya dureza u osificación es indicio de la edad de las aves.

En la zona abdominal posterior cabe señalar la presencia de puntas de los huesos isquiáticos y del espacio isquio – xifoideo, cuyas distancias son de interés para la valoración de las aptitudes ponedoras de las gallinas.

Lateralmente podemos distinguir la zona de los costillares y la de las axilas.

 

4.3- Alas

Son elementos adaptados al vuelo.

Estos miembros están fuertemente implantados al tronco a través del hombro, que es la articulación del ala con el cuerpo. En la parte posterior del ala se distinguen los folículos de las plumas rémiges primarias y secundarias, y en la parte anterior es notoria la presencia del dedo accesorio y una membrana alar que une éste con la articulación axial.

El brazo es la primera sección del ala a partir del cuerpo, sostenida por el hueso húmero.

El antebrazo es la segunda sección del ala, que contiene los huesos cúbito y radio.

El extremo del ala donde nacen las plumas primarias se llama mano.

 

4.4- Patas

Las gallináceas tienen las extremidades inferiores muy desarrolladas, distinguiéndose el muslo, la rodilla, la pierna, los metatarsos recubiertos exteriormente de escamas, los pies, los dedos armados de fuertes uñas y el espolón.

El contramuslo es la primera parte de la pata, sostenida por el hueso fémur, mientras que la segunda parte de la pata, llamada muslo está sostenida por los huesos tibia y peroné.

El tarso o canilla es la sección de la pata desde el muslo al pie, cubierta de escamas.

La espuela o espolón es el arma de combate de los gallos, y consiste en una protuberancia córnea que nace en la cara interna del tarso y en su tercio inferior. En las hembras suele adoptar forma de botón.

En el color de la pata (tarsos), intervienen dos genes : el responsable del color de la piel (W/w) y otro que inhibe o no la deposición de la melanina en la pata (Id/id, ligado al sexo):

•  W – Id : pata blanca (más o menos rosada).

•  W – idid : pata negra (en aves de plumaje negro) o azul (en aves de plumaje claro)

•  wwId – : pata amarilla.

•  wwidid : pata verdosa.

El número de dedos en la pata queda determinado por el gen Po/po (polidactilia):

•  Po – : cinco dedos.

•  popo : cuatro dedos (normal)

 

4.5- Cresta

Por su forma y configuración las crestas pueden dividirse en:

Cuadro de texto:          Sencilla                              Sencilla

Sencilla o dentada : Es una cresta vertical simple formada por una sola lámina aserrada o dentada, siendo la propia del gallo Bankiva, tronco ancestral de las variedades de gallináceas. Las crestas sencillas pueden ser de tamaño grande, mediano o pequeño y normalmente están

dispuestas a lo largo del eje longitudinal de la cabeza, estando erguidas, lo cual se da en los gallos, o ladeadas, más propio de las gallinas.

Cuadro de texto:                     Rosa

 

Rosa : Son crestas bajas y aplanadas, con una superficie granulosa o dentada, finalizada posteriormente por una punta libre y dispuesta horizontalmente.

Doble : En estas crestas no hay puntas y adquieren mayor superficie de implantacón, pero sin terminar en punta como las anteriores. Según su forma o estructura recibe los nombres de cresta rizada, en guisante, etc.

De nuez : Se denomina con este nombre cuando la cresta se limita a ser un simple mamelón carnoso, sin dientes o formas estructuradas. Cuando es de color amoratado y forma un mamelón en la parte anterior de la cabeza, se denomina cresta en mora. Cuando estas crestas son elevadas se denominan crestas de clavillo, de almohadilla o de fresa.

 

 

Bifurcada : Es la formada por dos láminas o puntas que se mantienen separadas y paralelas, en formas o disposiciones diversas.

Coronada o de copa : Es la formada por una base plana, de cuyos bordes surgen diversas puntas o dientes que en conjunto asemejan una copa o corona.

Hasta ahora se han descrito las formas generales de crestas, pero particularizando para las razas objeto de este estudio es conveniente señalar que para la raza “Indio” el macho posee una cresta formada por cinco a siete dientes aserrados y profundos, sencilla, erecta, con talón desarrollado, nunca caída hacia un lado y con presencia o no de clavel. La gallina de esta raza presenta una cresta sencilla, erecta, semierecta o caída hacia un lado, dotada de cinco o seis dientes profundos y a veces con algunos muy pequeños, con talón desarrollado y sin clavel.

Respecto a la raza “Pardo” se advierte la presencia de dos tipos de crestas en el gallo :

•  Sencilla de seis a siete dientes, algunos muy largos junto a otros de pequeño tamaño. Erecta, con dientes desiguales, generalmente mal formada, con o sin clavel.

•  Rizada o cresta de rosa o de racimo, en la mayoría de las ocasiones con apéndice no dentado.

En la gallina de esta raza la cresta que se encuentra es sencilla, de cinco a siete dientes, caída hacia un lado o erecta. Escasamente desarrollada por lo general.

En la morfología de la cresta de las aves los genes que intervienen son dos :

•  R/r (rosa)

•  P/p (guisante)

Debido a la combinación de los diferentes tipos de alelos, se consiguen las siguientes crestas :

•  R – pp : cresta en rosa.

•  rrP – : cresta en guisante.

•  R – P – : cresta en nuez.

•  rrpp : cresta sencilla.

 

Existe una variante de cresta que tiene muchas expresiones, pero donde el alelo D del gen fundamental, D/d (dúplex), duplica, triplica, etc, las filas de los dientes de la sencilla, sobre todo en la parte posterior. Es de dominancia incompleta, y su mayor o menor expresión puede ser cuantitativa.

 

4.6- Piel

Sobre los músculos está la piel o tejido epitelial, que constituye una de las barreras principales que el organismo tiene contra la invasión de agentes patógenos. De ahí que de por sí sea resistente y tenga el grosor necesario para ser el asiento de las plumas. Carece de glándulas, a excepción de la uropígea situada en la cola y cuya secreción sirve para impregnar de grasa a las plumas del cuerpo.

En las aves, a diferencia de lo que ocurre en otros vertebrados, la piel presenta una gran cantidad de zonas donde asienta directamente sobre los huesos, observable por ejemplo en los dedos, las patas, en las mandíbulas superior e inferior y en el hueso de las alas.

En la piel hay que distinguir dos capas, una interna llamada dermis o Corion, y otra externa denominada epidermis. De la dermis surgen la cresta, las barbillas y las orejillas que, a su vez, están recubiertas por la epidermis. En cambio, en ésta se forman las plumas, las escamas de los tarsos y el pico.

El color de la piel puede ser blanco o amarillo, éste es un carácter genético que va unido al color del pico, de los tarsos y de la grasa subcutánea.

Durante el periodo de incubación y en casi todas las aves, se transforma la dermis, en determinada zona del pecho, por engrasamiento y fuerte irrigación, en un órgano temporal, llamado la “mancha de cloquera”, con el fin de transmitir el calor de la sangre a los huevos por el camino más corto. Este proceso obedece a un gobierno hormonal.

Las gallináceas presentan dos manchas de cloquera laterales y una central, las cuales se caracterizan por una proliferación vascular, vasodilatación y relajación del tejido.

El responsable del color de la piel es el gen W/w, y según esto las posibilidades son :

•  W – : piel blanca.

•  ww : piel amarilla.

 

 

Puesto que el Pardo y el Indio son dos razas diferentes es necesario estudiar su morfología externa por separado, siguiendo este criterio se pueden establecer como características definitorias las expresadas en los siguientes cuadros que determinan la apariencia externa tanto de la raza “Indio” como “Pardo”.

Indio :

 

Característica

Gallos

Gallinas

1 Aspecto general

Rechoncho, “cerca de tierra”, vivo, arisco, subelipométrico y recogido. De gran vivacidad y energía.

Vivo, arisco, tipo “mediterráneo”, a veces elegante y otras común. Subelipométrico y mediolíneo. En ocasiones recogido.

2 Cabeza

Fuerte, potente, situada alta.

Alargada, de elevada posición, a veces basta.

3 Cresta

De 5 a 7 dientes, sencilla, erecta, con talón desarrollado. Nunca caída hacia un lado. Con o sin clavel. De dientes aserrados y profundos.

De 5 a 6 dientes, sencilla, erecta, semierecta o caída hacia un lado. Talón desarrollado, sin clavel. Dientes profundos y a veces con algunos muy pequeños.

4 Pico

Largo, fuerte, potente

Largo, fuerte, poco curvo.

5 Ojos

Redondeados, de mirada viva y desconfiada.

Redondos, de mirada viva y desconfiada

6 Cara

Roja y no muy desarrollada. Estrecha y pequeña en ocasiones.

Pequeña por lo general.

7 Orejillas

Grandes, bien desarrolladas. Algo arrugadas y pequeñas en algún individuo.

Pequeñas, de bordes mal delimitados

8 Babillas

Grandes, desarrolladas, poco gruesas y redondeadas por lo general.

Algo pequeñas en ciertos gallos.

Redondeadas, cortas, delgadas. A veces desarrolladas.

 

9 Narices

Normales. Anchas.

Normales.

10 Orejas

Normales.

Normales.

11 Cuello

Corto, rechoncho, potente, de esclavina poco poblada. Algunos con cuello más alargado.

Mediano, fuerte.

12 Tronco

Rechoncho, fuerte, bajo. Ancho de plano superior. Más alargado en otras individualidades.

De forma casi rectangular, tipo “mediterráneo”.

13 Pecho

Muy amplio, desarrollado. Ejemplares de pechuga amplísima, separada por una línea media.

Amplio, destacado, saliente. A veces algo más estrecho.

14 Costillar

Normal. Abombado.

Plano, estrecho.

En ocasiones normal.

15 Quilla

Manifiesta, larga y desarrollada.

Alargada y manifiesta.

16 Espalda

Redondeada, ancha.

Algo inclinada. Discretamente redondeada.

17 Silla

Amplia, desarrollada, ancha, larga, algo inclinada hacia atrás.

En otros gallos, menos potente y más corta.

Discretamente amplia, ligeramente inclinada, o inclinada y de mayor desarrollo.

18 Rabadilla

Inclinada, formando con la cola un ángulo casi recto. Caireles poco abundantes.

Formando con la cola un ángulo ligeramente obtuso o casi recto.

19 Cola

No muy desarrollada. En ángulo recto.

Poco poblada, fina erguida..

20 Línea y ángulo dorsal

Ancha, fuerte. En ángulo recto.

Ligeramente inclinada. En ángulo ligeramente obtuso o recto.

21 Vientre

Recogido, duro.

Escasamente desarrollado, recogido.

22 Ano

Normal.

Algo pequeño.

23 Ancas

Normales.

Normales.

24 Alas

Desarrolladas en longitud y anchura.

Desarrolladaas.

25 Hombro

Manifiesto.

Manifiesto.

26 Patas

Cortas, fuertes, derechas.

Algo cortas, derechas, fuertes, discretamente separadas.

27 Muslos

Amplios.

Enjutos.

28 Piernas

Algo enjutas.

Enjutas.

29 Talón

Marcado.

Marcado.

30 Espolón

Largo, potente, desarrollado.

No lo presentan por lo general.

31 Tarsos

Finos, fuertes, algo cortos. Cortos en otros ejemplares.

Algo cortos y finos.

32 Dedos

Cuatro, largos, fuertes y frecuentemente con deformaciones muy típicas en el Indio.

Cuatro, largos, fuertes.

 

33 Uñas

Fuertes, duras.

Igual que los gallos.

34 Membrana interdigital

Desarrollada.

Desarrollada.

35 Capa fundamental

Ceniza.

Individuos más claros y otros más oscuros.

Ceniza.

Aves de tonalidad más clara y más oscura.

36 Particularidades de la capa

Esclavina y cola de tonalidad más oscura.

Cuello de tonalidad más oscura.

Vientre más claro.

Otras gallinas con capa ceniza en todo el plumaje.

37 Color de la cresta

Rojo.

Rojo.

38 Color de barbillas

Rojas.

Rojas.

39 Color de orejillas

Blancas moteadas en rojo.

Blancas moteadas.

Blancas puras.

40 Color de ojos

Naranja.

Castaño – oscuro.

41 Color del pico

Gris – amarillento.

Córneo.

Gris – amarillento.

42 Color de tarsos

Amarillento – plomizos. Blanco sucio.

Gris azulado.

Gris plomizo.

43 Color de dedos

Plomo – claro –amarillentos.

Gris córneo.

44 Color de moño

No lo poseen.

No lo poseen.

45 Color de cara

Roja.

Rojizo – grisáceo, variando los tonos de intensidad.

46 Color de piel

Blanca – grisácea.

Blanca – grisácea.

47 Color del plumón

Gris muy claro

Grisáceo.

 

    Pardo :

 

Característica

Gallos

Gallinas

1 Aspecto general

Potente, masivo “cerca de tierra”, vivo, arisco, de porte elegante y airoso. Subelipométrico y recogido.

Elegante, vivo, airoso, arisco, tipo “mediterráneo”. Subelipométrico y mediolíneo.

2 Cabeza

Fuerte, poderosa.

Por lo general alargada.

3 Cresta

•  Sencilla: de 6-7 dientes, erecta, con dientes desiguales. Generalmente mal formada. Sin o con clavel. Existen algunos dientes muy largos junto a otros de pequeño tamaño.

•  Rizada o cresta de rosa o de racimo, en la mayoría de las ocasiones con apéndice no dentado. Frecuentemente defectuosa.

Sencilla, de 5-7 dientes, caída hacia un lado o erecta. Escasamente desarrollada por lo general.

4 Pico

Largo, potente, curvo.

Largo, escasamente curvo.

5 Ojos

De mirada viva y desconfiada.

Igual que en el gallo.

6 Cara

No muy desarrollada.

No muy desarrollada.

7 Orejillas

Grandes, manifiestas. En ocasiones más pequeñas.

Pequeñas por lo general.

8 Barbillas

Grandes, redondeadas, poco gruesas.

Otros finas y menos amplias.

Redondeadas, cortas algo delgadas.

9 Narices

Normales.

Normales.

10 Orejas

Normales.

Normales.

11 Cuello

Medianamente corto, potente y fuerte.

Más largo en otros ejemplares.

De esclavina muy poblada.

Mediano en longitud y grosor.

12 Tronco

Rechoncho, potente, fuerte, bajo.

Ancho en el plano superior. Aves más esbeltas.

Rectangular. Típico del tipo “mediterráneo”.

Inclinado de arriba abajo.

13 Pecho

Muy amplio, de gran desarrollo.

Fuerte y a veces partido en la línea media.

Ancho, saliente, fuerte.

14 Costillar

Normal.

A veces ancho.

Plano, no carnoso, menos redondeado.

15 Quilla

Manifiesta, fuerte, poderosa.

Manifiesta, alargada.

16 Espalda

Redondeada, ancha.

Inclinada, normal en desarrollo.

17 Silla

Amplia, potente, fuerte, ancha y larga.

Inclinada hacia atrás. Menos fuerte.

 

Inclinada hacia atrás y discretamente fuerte.

18 Rabadilla

Algo inclinada, formando con la cola un ángulo casi recto. A veces ángulo más obtuso. Caireles abundantes o normales.

Inclinada, discretamente ancha, formando con la cola un ángulo obtuso o casi recto.

19 Cola

No muy grande, en ángulo casi recto en la región dorsal.

Medianamente poblada, fina, alargada, erguida, en ángulo casi recto u obtuso.

20 Línea y ángulo dorsal

Ancha, fuerte, larga. En ángulo casi recto. A veces ángulo más obtuso.

Inclinada de espalda a rabadilla. Formando con la línea dorsal un ángulo casi recto, obtuso o muy obtuso en algunos ejemplares.

21 Vientre

Recogido, duro.

Escasamente desarrollado o duro a veces.

22 Ano

Normal.

Normal. No muy amplio.

23 Ancas

Normales.

Normales.

24 Alas

Grandes, largas, desarrolladas.

Grandes y largas.

25 Hombro

Manifiesto.

Manifiesto.

26 Patas

Fuertes, cortas.

Algo cortas, finas, derechas, discretamente separadas

27 Muslos

Amplios, fuertes, algo cortos.

Enjutos, delgados.

28 Piernas

Algo enjutas.

Más desarrolladas en algunos gallos.

Enjutas. Débiles en ocasiones.

29 Talón

Marcado.

Marcado.

30 Tarsos

Algo cortos, fuertes, finos. De más longitud.

Algo cortos, finos.

31 Espolón

Fuerte, desarrollado.

No lo presenta en la generalidad de los casos.

32 Dedos

Cuatro, largos, fuertes.

Cuatro, largos, fuertes.

33 Uñas

Cuatro muy largas y muy fuertes.

Cuatro, largas, fuertes, poderosas.

34 Membrana interdigital.

Desarrollada.

Desarrollada.

35 Capa fundamental.

Pardo muy oscuro.

Pardo muy oscuro.

36 Particularidades de la capa.

Amarillenta, con veteado negro en esclavina, dorsal y caireles.

El centro de cada pluma con una estría longitudinal blanca.

Amarillento, con veteado negro en esclavina.

El centro de cada pluma con una estría longitudinal blanca.

37 Color de cresta

Rojo.

Rojo.

38 Color de barbillas

Rojas.

Rojas.

39 Color de orejillas

Blanco. Blanco sucio o blanco manchado en rojo.

Blanco sucio por lo general.

40 Color de ojos

Plomo – azulados. Brillantes.

Plomo – azulados claros. Brillantes.

41 Color de pico

Córneo.

Córneo claro.

42 Color de tarsos

Córneo.

Córneo claro.

43 Color de dedos

Córneo.

Córneo.

44 Color de moño

No lo poseen.

No lo poseen.

45 Color de cara

Amarillenta – gris blanquecina.

Rojo – grisáceo. Amarillento – rojizo.

46 Color de piel

Gris mate.

Gris blanquecino.

 

Estimaciones biométricas :

 

Característica

Gallo Indio

Gallina Indio

Gallo Pardo

Gallina Pardo

1 Alzada total (1)

400

330

420

330

2 Alzada a la espalda

-

210

280

210

3 Alzada al dorso

-

200

275

190

4 Alzada a la rabadilla

-

190

250

180

5 Alzada a la hoz más alta

-

-

-

250

6 Alzada a la hoz más baja

-

-

-

-

7 Hueco subesternal

170

130

170

120

8 Longitud del cuello

100

130

120

120

9 Diámetro bicostal

130

120

130

120

10 Diámetro dorsoesternal

140

120

140

120

11 Anchura de la pechuga

100

70

90

60

12 Longitud del dorso (2)

250

210

200

190

13 Longitud del esternón

130

95

130

110

14 Distancia de terminación de esternón a pubis.

45

45

43

40

15 Anchura entre pubis

20

40

17

33

16 Diámetro longitudinal

250

180

240

180

17 Distancia entre espaldas

100

70

-

60

18 Distancia hombro – talón

200

200

220

200

19 Longitud de cresta

100

70

100

80

20 Altura de cresta

60

50

50

45

21 Longitud del diente mayor

26

19

20

20

22 Altura del talón de la cresta

23

20

33

19

23 Distancia pico – ojo

55

50

52

50

24 Longitud de la cabeza

90

70

75

70

25 Anchura de la cabeza

33

20

26

15

26 Longitud de la orejilla

30

18

22

18

27 Anchura de la orejilla

30

12

14

13

28 Longitud del pico

33

26 (3)

23

25 (3)

29 Longitud de las barbillas

56

20

60

30

30 Anchura de las barbillas

30

20

45

20

31 Longitud del ala

390

320

320

340

32 Anchura del ala

260

160

200

130

33 Longitud de la cola

-

-

200

200

34 Anchura de la cola

-

-

-

70

35 Longitud del tarso

100

90

110

100

36 Longitud del dedo medio

60

70

70

70

37 Longitud del dedo interno

50

50

50

60

38 Longitud del dedo externo.

50

50

60

60

39 Longitud del dedo porterior

30

21

-

180

40 Longitud del espolón

45 (8)

23 (8)

30 (4)

- (5)

41 Longitud de la uña

15

12

15

15 (6)

42 Separación entre patas

110

80

80

90

43 Peso vivo (7)

2250

1270

2200

1370

 

Todas las cantidades están expresadas en milímetros a excepción de :

•  Expresado en milímetros.

•  De espalda a rabadilla.

•  En batería. 20 días.

•  Con año y medio de edad.

•  No lo presenta.

•  Veinte días en batería.

•  En gramos.

•  Tipo de tres años y paratipo de más de cuatro años.

Hay que destacar que aunque se hallan definido las anteriores características externas de las distintas razas productoras de pluma de León, no existe uniformidad en las aves explotadas, y cada vez se siente más la necesidad de definirlas, aunque no sea más que por el interés que existe en el extranjero, sobre todo en Francia, donde a veces se exhiben ejemplares ya criados allí.

Es conveniente tener en cuenta que aunque existe un patrón para cada raza, que refleja la media de aquellas aves, los criadores no tienen porque ajustarse a él, ya que va más enfocado a la cuestión de concursos, exposiciones y demandas de las asociaciones de avicultores aficionados que a la mejora de las características productivas.

Las razas “Indio” y “Pardo” de León, hasta ahora agrupaciones indefinidas o rústicas de la provincia, son por su morfología externa y faneróptica, inconfundibles, junto con las especiales características de la pluma obtenida del dorso de los gallos. Estas aves conviven con individuos de capa blanca y negra, claramente diferenciables y su área de dispersión se extiende claramente por otras localidades de la región, aunque los animales de pueblos no localizados en el área normal presentan caracteres de pluma netamente distintos.

Anejo a las características morfológicas externas existen unos estándares de perfección que se proponen para ambas razas :

 

Estándar de perfección para la raza “Indio”:

 

Característica

Gallo

Gallina

1 Aspecto general

Vivo, fuerte, rústico, potente y de gran energía. De mayor corpulencia y alzada.

Vivo y vigoroso, con mayor corpulencia.

2 Cresta

De 5 dientes, simétricos, sencilla, erecta, con clavel.

De 5 dientes, sencilla, caída hacia un lado, grande fuerte. Sin dientes pequeños.

3 Orejillas

Grandes y bien desarrolladas.

Grandes.

4 Barbillas

Grandes, largas, desarrolladas, gruesas, potentes, de tejido firme.

Redondeadas, grandes, potentes, largas, de tejido firme. No finas.

5 Tronco

Fuerte, musculoso, ancho, alargado.

Rectangular, ancho en el plano superior.

6 Pecho

De gran desarrollo y potente musculatura.

Con línea media de separación en la pechuga.

Amplio y desarrollado.

7 Silla

Amplia, ancha, potente, larga, inclinada de delante a atrás.

Amplia, desarrollada. Inclinada hacia atrás.

8 Cola

Más poblada.

En ángulo más obtuso.

Más poblada y en ángulo más obtuso.

9 Vientre

Amplio, desarrollado.

Muy amplio y muy desarrollado.

Blando.

10 Patas (1)

Algo menos fuertes y cortas, poderosas, separadas.

Igual que en el gallo.

11 Capa

Ceniza, con esclavina y cola de tonalidad más oscura.

Ceniza, con cuello de tonalidad más oscura.

 

El resto de regiones que no se describen son de menor importancia zootécnica en esta raza o pueden continuar como en la actualidad.

 

Estándar de perfección para la raza “Pardo”:

 

Característica

Gallos

Gallina

1 Aspecto general

Potente, musculoso, algo más esbelto y de mayor peso.

Elegante, vivo, de mayor corpulencia.

2 Cresta

Sencilla, de 5 dientes, derecha, con puntas simétricas y con clavel.

Grande, desarrollada, sencilla, caída hacia un lado, de cinco dientes.

3 Orejillas

Grandes y manifiestas.

Grandes y manifiestas.

4 Barbillas

Grandes, rojas, desarrolladas, gruesas.

Grandes, desarrolladas, largas.

5 Tronco

Potente, fuerte, musculoso, muy ancho en el plano superior.

Rectangular.

Ancho en la línea de espalda a obispillo.

6 Pecho

Muy amplio, de gran desarrollo.

Partido en la línea media.

Ancho, saliente, desarrollado.

7 Silla

Amplia, larga, ancha, potente.

Inclinada de delante a atrás.

Amplia y fuerte e inclinada hacia atrás.

8 Cola

Más amplia, en ángulo obtuso con la región dorsal.

Más desarrollada, formando la rabadilla un ángulo obtuso.

9 Vientre

Amplio, desarrollado.

Amplio, blando, desarrollado.

10 Patas

Fuertes, algo más largas, potentes y separadas.

Finas, derechas, fuertes y separadas.

11 Capa

Pardo muy oscuro, con amarillento veteado en negro, en esclavina, dorso y caireles. El centro de cada pluma, línea blanca.

Pardo muy oscuro, con amarillento veteado en negro, en esclavina. El centro de cada pluma con línea blanca longitudinal.

Gallo Indio de León

Gallo Pardo de León

 

6- El plumaje

Las aves presentan el cuerpo recubierto de plumas, las cuales protegen, cubren, mantienen el calor corporal y sirven para el vuelo. Cada zona del cuerpo dispone del tipo de plumas adecuado a la función encomendada.

Las plumas son escamas modificadas, las cuales quedan como tales relegadas únicamente a los metatarsos y dedos.

Todas las plumas tienen estructuralmente la misma composición, en la que se pueden distinguir las siguientes partes :

Tubo o cañón : Parte hueca que constituye el eje principal de la pluma y está implantado en el folículo correspondiente formando su base o tronco.

Cálamo : es la parte baja de la pluma que corresponde a la implantación.

Astil o raquis : es la prolongación del tubo o cañón y corresponde al eje central de la pluma, pudiendo ser rígido en las plumas locomotoras o flexible en las otras variedades. Es la zona donde crecen las barbas.

Barbas : son formaciones lineales que se extienden oblicuamente desde el raquis , formando dichos filamentos dos planos simétricos que dan la anchura a la pluma.

Bárbulas o barbillas : son apéndices de aspecto dentiforme insertados en el eje de cada barba, en la misma disposición que presentan las barbas en el raquis de la pluma.

Barbicelos, barbículas o radios : son apéndices insertados en las bárbulas y que terminan en unos pelos o ganchos que enlazan las bárbulas y barbas unas contra otras, formando las telas de la pluma. Con estos elementos las plumas consiguen una gran coherencia, elasticidad y ligereza.

 

La estructura de las bárbulas y barbicelos tiene una máxima rigidez en las plumas locomotoras o de recubrimiento.

Cuando las barbas tienen una forma tenue o rizada, lo cual suele darse al inicio de la pluma, se denomina al conjunto con el nombre de umbélico.

Los folículos de las plumas se forman hacia el doceavo día de incubación, iniciándose el crecimiento del plumón, con el que salen recubiertos los pollitos al eclosionar el huevo.

El término plumón presenta al menos tres acepciones :

•  Primer ropaje de los polluelos al nacer.

•  Las barbas sueltas y sin formar telas que existen en la parte inferior de cada pluma entre el cañón y el astil.

•  Conjunto de las plumas pequeñas y blandas que nacen en distintas regiones del cuerpo del ave adulta, ocultas generalmente debajo de la pluma, en la parte alta de la inserción de la cola, especialmente del gallo, suele proyectarse al exterior dicho plumón, formando, con las plumas pequeñas de esa zona, el denominado almohadón.

Si bien las plumas cubren todo el cuerpo de las aves, éstas no están implantadas en el total de la superficie cutánea, sino que desde la fase embrionaria se señalan unas zonas afoliculares.

Las zonas de distribución de las plumas o foliculares son trece :

•  La cabeza, zona situada a los lados de la cresta y occipucio. Presenta abundantes folículos, en los que se insertan unas plumas de reducido tamaño.

•  El dorso del cuello, que sigue al occipucio y se prolonga por la zona superior del cuello.

•  La base del cuello, que se prolonga desde la garganta hasta la entrada del pecho. En este sector las plumas están notablemente dispersas.

•  El área interescapular, que comprende la zona situada entre las alas, de esta zona nacen las plumas denominadas lloronas o caireles, muy características de los machos.

•  El área dorsal y pélvica, que recubre la totalidad de la espalda.

•  El área pectoral, que forma unas demarcaciones situadas a los lados del buche y la zona torácica.

•  El área axilar, que se halla situada lateralmente y tiene escaso número de folículos.

•  El área esternal, situada en la zona inferior del abdomen y sobre la quilla del esternón.

•  El área abdominal, situada en la parte posterior del abdomen.

•  El área humeral, situada sobre la superficie anterior del brazo.

•  El área alar, que corresponde al borde posterior del ala y que está representada mayoritariamente por las rémiges primarias y secundarias.

•  El área femoral, situada en la parte externa del muslo.

•  El área crural o tibiana, que corresponde a la última porción de las extremidades.

 

Distribución de pterilios

Las zonas carentes de plumas o desnudas son básicamente ocho :

•  Las laterales del cuello, que comprenden desde debajo de la orejuela hasta la misma axila.

•  La central del cuello, en su parte inferior.

•  La escapular, situada sobre los hombros y en la demarcación dorsal por encima de las alas.

•  La lateral anterior, muy extensa y situada desde los costillares hasta cerca del muslo.

•  La lateral posterior, que va desde la parte del dorso hasta la zona posterior del muslo.

•  La esternal, situada a ambos lados del hueso esternón o quilla, al lado de las áreas foliculares centrales de este mismo sector.

•  La pectoral, que forma una banda transversal debajo del buche.

•  La crural, situada lateralmente hacia la zona de la articulación de la rodilla.

 

No todas las plumas de las aves tienen la misma contextura o composición, como tampoco son las mismas sus funciones. Los tipos existentes son los siguientes :

Las locomotoras o motrices : corresponden a la estructura clásica de las plumas que se hallan en las alas (plumas rémiges) o en la cola (plumas timoneras). Estas plumas tienen perfectamente imbrincadas las barbas, ofreciendo un conjunto de gran solidez y resistencia al aire.

Las del ala : el plumaje del ala queda definido con los siguientes conceptos :

•  Frente del ala (1) : el canto frontal del ala, a la altura de la espalda.

•  Arco del ala (2) : la porción superior del ala, lindante con la espalda.

•  Barra del ala (3) : la raya o barra de color que se extiende a través de la mitad del ala, formada por el color o banda de las cubiertas del ala.

•  Hombro del ala (7) : el canto posterior del ala, a la altura de la espalda.

•  Cubiertas o cobijas del ala : las plumas pequeñas y compactas que cubren la comba del ala, ocultándo la base del ástil de las secundarias; las cubiertas pequeñas constituyen el arco del ala (2), mientras que las cubiertas o tectrices grandes constituyen la barra del ala (3).

•  Cubiertas o cobijas del vuelo (6) : plumas cortas que nacen sobre la base de las primarias del ala. Se suelen denominar también rémiges bastardas.

•  Remeras ó rémiges primarias (5) : plumas largas y fuertes que nacen al extremo del ala. Son las principales plumas del vuelo y se denominan también grandes o de la mano.

•  Remeras o rémiges secundarias (4) : plumas largas insertas en la segunda porción del ala o antebrazo. Son parcialmente visibles cuando el ala está plegada. Se denominan también pequeñas o del brazo.

•  Remeras o rémiges escapulares (7) : las plumas de los hombros del ala.

•  Subcubiertas del ala : las plumas que visten el ala por su cara interna.

•  Triángulo del ala : la sección triangular del ala, debajo de la barra, formada por la parte visible de las secundarias cuando el ala está plegada.

•  Punta del ala : la extremidad de las primarias.

Diferentes secciones del ala y sus plumas características

 

Las de revestimiento o plumón : son plumas que, presentan un raquis blando. En las aves jóvenes el plumón representa el revestimiento más frecuente, estando constituiddo por plumas sin estructura raquídea.

Las filoplumas : son formaciones cutáneas más simples que las plumas, pues constan de un eje filiforme que termina en un mechón de radios laterales.

 

Las gallinas poseen algunas plumas especiales por su coloración o por su forma como pueden ser las plumas del cuello que forman lo que se denomina esclavina o muceta, las que penden por los lados de la silla dorsal, de gran vistosidad en el gallo, son los caireles o lloronas y las situadas en las escamas de las patas que son las plumas calzas o calzonas.

Las plumas cobijas suelen estar imbricadas y recubren las zonas pectoral, ventral y flancos.

El plumaje en el dorso o espalda está compuesto por :

Esclavina : plumaje del cuello, que en el macho está cubierto de plumas largas y estrechas terminadas en punta.

Capa : las plumas cortas del dorso, desde debajo de la gola. ( A veces se aplica esta expresión a la totalidad del plumaje).

Almohadón : la masa de plumas del dorso que cubre el arranque de la cola.

Caireles : plumas largas, estrechas y en punta, que llevan los gallos en la silla y cuelgan a los costados.

Manto : en sentido restringido, conjunto del plumaje del dorso y caireles, aunque puede añadirse en un sentido más laxo, el plumaje de la esclavina, hombros y frente del ala, pues la herencia del color en todas esas zonas, en especial en el macho, sigue una norma similar.

 

El plumaje de la cola se compone de :

Hoces o caudales : plumas largas y arqueadas de la cola del gallo; son dos y forman la parte superior de la cola.

Pequeñas caudales : plumas curvas de la cola que aparecen a los lados y debajo de las grandes hoces.

Cubiertas de la cola : las plumas curvas del frente y los costados de la cola.

Rectrices o timoneras : plumas rectas y fuertes de la cola, contenidas dentro de las hoces y cubiertas.

 

Las razas avícolas “Indio” y “Pardo” de León se explotan fundamentalmente para conseguir pluma, principalmente de la región dorsal de los gallos.

La pluma de estas dos especies es de enorme interés en la pesca de la trucha, siendo las dos únicas que la producen en España, país que cuenta con excepcionales ríos trucheros.

La coloración de las plumas se debe a un pigmento a base de melanina, que varía de intensidad, oscilando entre el negro azabache y el blanco, pasando por el gris, caoba, dorado, etc.

Las plumas pueden ser de un color uniforme o presentar coloración doble o triple en una misma pieza.

 

Diferentes tipos de plumas

La nomenclatura convencional de los colores en avicultura se ajusta a los siguientes términos :

•  Negro puro o azabache.

•  Azulado.

•  Caoba : es la coloración pardo – rojizo oscura.

•  Gris.

•  Leonado : es el rubio oscuro, con tonos rojizos.

•  Dorado.

•  Bayo : es rubio claro.

•  Blanco.

 

Por la disposición de los colores, podemos hacer la siguiente clasificación :

Barrado, cuco o franciscano : hay plumas con bandas paralelas en las que el blanco alterna con otro color, generalmente el negro.

Listado : es parecido al barrado, pero con un alto número de bandas, las cuales combinan el negro de fondo con bandas blancas o rubias.

Lentejuelado : es cuando la pluma lleva una mancha de color en el extremo libre.

A veces la coloración está dispuesta concéntricamente, en cuyo caso se distinguen los plumajes:

Ribeteado : las plumas son de color uniforme y bordeadas con otro color.

Listado concéntrico : las plumas que forman bandas concéntricas.

Cuando la pigmentación forma áreas más o menos dispersas se denominan:

Mosqueadas : es cuando aparecen motas de color sobre superficies lisas.

Aperdizadas : hay manchas grandes dispersas, similares a las de la perdiz.

 

Una característica de este tipo de explotaciones es que poseen una terminología propia con la cual definen los diferentes tipos de matiz para las diferentes plumas tanto de la raza “Indio” como de “Pardo”.

La clasificación de la pluma constituye un capítulo interesante y difícil a la vez, como consecuencia de los diferentes nombres que se les aplica, muchas veces a voluntad de los pescadores y propietarios de gallos, sin tener en cuenta una serie de

hechos que es preciso considerar para llegar a constituir un auténtico standard, que sirva de base para la utilización de las plumas por los pescadores y para la comercialización de la misma.

Las dos variedades de gallos, “Indio” y “Pardo”, producen dos clases de pluma que reciben la misma denominación que la raza del ave a que pertenecen, de esta manera al aludir a una determinada variedad de pluma, se antepone el nombre de la raza a la que pertenece seguido del nombre de la respectiva variedad.

El verdadero conocimiento de las variedades tan solo puede realizarse disponiendo de la observación directa de las plumas, pues la más completa descripción, ni aún la mejor fotografía pueden darnos a comprender los delicados matices, o los suaves tonos que en realidad poseen las plumas.

Debido a que los tipos de plumas de las dos razas son diferentes habrá que tratar sus variedades de forma individualizada :

 

Indio :

Las plumas de la raza “Indio”, se caracterizan por su color gris uniforme, que según sea más o menos claro u oscuro, van a dar lugar a las siguientes variedades:

Indio Plateado : pertenece a la pluma Indio, de tonalidad clara. Se caracteriza por su orillo plateado en las barbillas, que desaparece en las proximidades del tallo y se convierte en un color blanquecino y sin brillo. Puede considerársela como un Indio claro, de tonalidad ligeramente obscura y con brillo metálico.

Indio Claro o Palometa : es la pluma de tonalidad casi más clara del Indio. Presenta menos brillo, pues no es tan marcado como en las otras variedades. Es un gris muy claro o si se quiere un blanco mate. Suele confundirse fácilmente con el Avellanado.

Indio Avellanado : existen discrepancias para tal denominación, para unos sería simplemente un Indio Sarnoso, cuyas manchas son de una coloración ligeramente marrón claro. La pluma es un Indio en claro, con pencas marrón claras, pequeñísimas, y que se aprecian al separar las barbillas. Su origen podía deberse al cruce de Indio con el Pardo, en el que éste dejaría la huella de color amarillento o pardo que caracteriza a su pluma.

Indio Aplomado : recibe tal denominación, la pluma de Indio oscuro que presenta un intenso brillo acerado, semejante al de un troza de plomo cuando se le raspa o corta en su superficie. Se confunde con el oscuro o negrisco fácilmente, si bien el brillo a que antes se aludía sirve para diferenciarlo. El aplomado se aprecia mejor al trasluz.

Indio Rubión : en realidad da una pluma que no existe en el gallo Indio. Es de color marrón claro, de gran brillo, que modifica sus tonalidades de acuerdo con la posición que puedan ocupar las barbillas. Se mezcla con las plumas de Pardo e Indio.

Indio Oscuro o Crudo : presenta la coloración más oscura, con brillo ligeramente intenso, y tendiendo a veces hacia un Indio oscuro muy marcado. Puede considerarse esta variedad origen del acerado y aplomado, que no son sino ligeras variantes de éste.

Indio Negrisco : es el Indio más oscuro, casi negro.

Indio Palomilla : es el Indio de color blanquecino, con tendencia al amarillo. Su coloración es la más clara de todas las variedades.

Indio Sarnoso o Sarrioso : no puede considerarse como una variedad, ya que se denomina así a todas las plumas del Indio que presentan manchitas o salpicaduras más o menos claras u oscuras. Para muchos es un defecto que sólo se presenta en las plumas del Indio.

 

Las características que se persiguen en las plumas de raza Indio, desde el punto de vista de su utilización en la confección de aparejos para la pesca son :

•  Finura : lo más fina posible en la región de las barbillas.

•  Elasticidad : que las barbillas sean muy elásticas, para que en el agua hagan la operación de las alas del mosquito.

•  Color : aunque en el envés la pluma es algo más mate, y en el haz más brillante, el ideal es que ambos sean lo más igual posible.

•  Brillo : muy brillante.

•  Manchas : ninguna.

 

Indio plateado

Indio avellanado

Indio palometa

Indio rubión

Pardo :

En el “Pardo” predominan dos colores fundamentales, el amarillo anaranjado en todas sus tonalidades y el gris claro y oscuro:

Pardo Flor de Escoba : La pluma tiene un fondo amarillo, con manchas o pencas gris oscuro. Su color es inconfundible. La disposición de las pencas según tamaño, determina la denominación de : Pardo Flor de Escoba penca gruesa o aconchada, de penca menuda o fina, que puede ser salteada o igualada. El nombre alude a la coloración que presenta cierta planta denominada escoba, que florece en primavera en las montañas leonesas y la coloración de sus flores ha dado lugar a tal denominación.

Pardo Crudo : es el color claro, con pencas grises oscuras o pardo – oscuras; la disposición en la barbilla del gris y el claro es uniforme, teniendo sus pencas una disposición simétrica y regular.

Pardo Maduro : el fondo de la pluma es oscuro y la penca finamente distribuida.

Pardo Corzuno : presenta un fondo claro, aunque más oscuro que el Pardo crudo, y la penca adopta una disposición simétrica. Esta última denominación ha sido dada por los naturales de la región, por su coloración similar a la piel del corzo.

Pardo Langareto : color marfil y moteado en tres bandas, y paralelo.

Pardo Aconchado : color marfileño con penca redonda.

Pardo Rubión: color caoba y penca fina y negra.

Pardo Sarrioso : similar al color del rebeco en invierno.

 

Por la disposición y el tamaño de las manchas o “pencas”, cada una de las cuatro variedades puede subdividirse a la vez en :

•  Penca gruesa o aconchada.

•  Salteada.

•  Igualada.

•  Fina.

Pardo flor de escoba

Pardo sarrioso

 

Pardo aconchado

Pardo langareto

 

Las primeras plumas que produce un pollo, poseen, como dicen los criadores muy poca obra y mucho pelo, no resultando idóneas para la pesca de la trucha.

Cuando los pollitos nacen, presentan el cuerpo totalmente recubierto de plumón, el cual nace de una serie de folículos que se forman hacia el doceavo día de incubación. Este plumón es caduco, siendo substituido por el plumaje juvenil que llega a completarse a las ocho semanas, mudando a partir de esta edad hasta llegar al definitivo en el inicio de la madurez sexual, en torno a los cinco meses.

Las plumas sufren un proceso de reposición permanente, si bien, a veces, en la época de luz creciente o bajo determinadas circunstancias ambientales se produce el fenómeno de la muda, con fuertes pérdidas de plumaje.

Entre el noveno y décimo día de incubación el embrión comienza a desarrollar una serie de papilas, que serán los folículos de las plumas. Las células del interior de los folículos forman una vaina inicialmente cerrada, que reaparece cada vez que se cae o se elimina pluma. Cuando la vaina se desarrolla, se forma una nueva pluma, elemento que es fruto de la excrecencia cutánea y formada básicamente por la queratina. Cuando se forma la pluma cesa la nutrición sanguínea de la vaina.

Formación de las plumas.

 

Como ya se ha señalado, las aves nacen con el cuerpo recubierto de plumón, implantado en los folículos de la pluma que se forman en la fase embrionaria.

A los pocos días después de la eclosión comienzan a manifestarse las primeras plumas en las alas, que completarán un emplume juvenil que terminará alrededor de las doce semanas.

Cuando las aves crecen, las plumas deben ser renovadas para adecuarse al tamaño del cuerpo, es decir, es preciso que sean substituidas por piezas de mayor tamaño.

Las plumas de las alas o rémiges comienzan su desarrollo muy pronto, haciéndolo de forma común y al mismo tiempo, adelantándose algunas semanas las rémiges primarias a las secundarias. Una vez las plumas alcanzan su desarrollo completo, comienza un proceso de muda que se inicia a partir de la pluma axial, renovándose desde la zona más interior y de forma alternativa las rémiges primarias y secundarias, acomodándose de esta forma el tamaño de la pluma al ave.

Las plumas de la cola siguen un proceso parecido pero el cambio se inicia desde el centro de la misma hacia la periferia, es decir, en abanico, siendo las plumas de los extremos las últimas en mudar.

 

6.1- la muda y La pela

Generalmente , poco después de la época de reproducción y por lo menos una vez al año, se produce una renovación del plumaje en las aves adultas, conociéndose éste fenómeno como muda.

El periodo de muda comienza en el mes de septiembre y se prolonga hasta finales de octubre o primeros de noviembre, dependiendo de la edad de las aves.

El proceso de la muda cursa generalmente por fases y siguiendo un orden determinado. Se mantiene una cierta proporción relativa entre las plumas que se pierden y las de reemplazo. En muchas aves se producen además una o varias mudas parciales o incompletas, adicionales al cambio total del plumaje, de modo que las plumas existentes en un momento dado representan una mezcla, es decir, que coinciden plumas nuevas y viejas en una proporción variable.

La muda completa puede durar entre mes y medio y cinco meses.

El comienzo del cambio de plumaje va unido a un descenso de la actividad de los órganos reproductores. La puesta cesa cuando se inicia la muda.

Las malas ponedoras necesitan mucho tiempo para terminar la muda.

Algunos avicultores, durante este periodo, modifican la dieta sustituyendo el grano por pienso rico en proteínas, a medida que van apareciendo los cañones de las nuevas plumas, para aportar un complemento nutritivo que permita la pronta recuperación de los animales, pues la muda les supone un fuerte desgaste.

Independientemente de la muda natural que sufre el gallo de este tipo de explotación, se encuentra “la pela” que es el objetivo fundamental de producción, y que consiste en el arranque de las plumas de tres zonas concretas :

•  Cuello.

•  Riñón.

•  Colgadera.

Los avicultores de la zona de producción afirman, que los machos recluidos no producen una pluma para la pesca.

Después de practicado el arranque, se le suele suministrar al gallo, en la región afectada, una friega, con aceite por lo general y a veces con vidrio molido o resina de nogal. En otras ocasiones, después de desplumado el ave, como la piel queda al desnudo ésta es recubierta con alguna pomada cicatrizante o hidratante a base de siliconas o cortisonas. Una costumbre todavía hoy en uso, es la de untar con una mezcla de ceniza de roble y aceite de linaza o de oliva la parte del lomo que queda al descubierto, aunque la friega con aceite de oliva es lo más cómodo y utilizado.

La primera capa la suelen practicar cuando el gallo tiene de cinco a siete meses de edad y el último arranque, en los buenos gallos, hasta que se muere de puro viejo.

La capa se suele hacer cada dos o tres meses, obteniendo de cada arranque de seis a nueve mazos de pluma, considerado el mazo como una docena de plumas, unidad fundamental de venta.

La primera capa se desecha considerando las plumas como no aptas para el montaje de moscas artificiales. Esta primera “pela” lleva el nombre de “limpia”.

Los criadores conocen que el pollo ha llegado a la época ideal del primer arranque, cuando quede limpio el cañón de la pluma y pegado abajo y sangran apenas comenzamos a arrancar. Esto viene a tener lugar a los tres meses de la primera “pela”, y ya nos va a dar una idea clara del tipo y calidad que ésta tendrá cuando el pollo, cumplido el año, comience a dar una producción regular.

El pelado del gallo se viene realizando tradicionalmente cuando la luna se encuentra en su fase de cuarto menguante. No hay razones convincentes para asegurar que ésta sea la mejor época, pero así viene haciéndose desde tiempo inmemorial con excelentes resultados y la creencia generalizada es la de que la pluma arrancada durante este periodo vuelve a salir en mejores condiciones y con mayor facilidad.

Cogido el gallo en su propia gallera, o durante la noche en su lugar de reposo, es atado por las patas o inmovilizado con habilidad entre las propias piernas del que lo pela, que extiende las alas dejando todo su dorso para poder arrancar sus plumas de una en una. Esta van siendo depositadas en sendas cajas que separan las del riñón de las colgaderas para posteriormente agruparlas en montones de doce unidades que, con arreglo a su calidad y tamaño, se atan por su base y reciben el nombre de mazos. El conjunto de los mazos arrancados del riñón de un gallo reciben el nombre de capas.

La pluma que ha de ser arrancada, tanto en el cuello como en el riñón, ha de tener sus cañones perfectamente recubiertos del plumón correspondiente, hasta la base del cálamo, asegurándose de que en esta operación no exista sangre en la raíz que al arrancar la pluma pudiera dañar irremediablemente al gallo.

En general se practican cinco “pelaos” al año, obteniendo de cada uno de ellos de 70 a 90 plumas, equivalente a seis u ocho mazos.

La pluma de la región dorsal es arrancada cuando posee unos 9 cm de largo por 2 ó 3 cm de ancho, y conforme se practica esta gimnástica funcional, la pluma que en los primeros arranques poseerá muy poca obra y mucho pelo, que es débil y de colorido poco intenso, se torna de “obra”, más larga a partir del tercer arranque. Conforme el gallo se hace viejo se obtiene de él menor cantidad de producto.

De las diferentes “pelas” que se realizan al año, la que posee mejor calidad es la de primavera, presentándose la más deficiente en los meses crudos del invierno.

La conservación de las plumas se realiza en libretas de papel blanco ya que curiosamente, los naturales de la región afirman que si se introduce en un libro escrito, la pluma pierde su calidad, aunque siempre existe quien no está de acuerdo con este criterio y piensa que se puede conservar entre cualquier papel.

 

7- El huevo

El huevo consta de cuatro partes :

•  La yema,

•  La albúmina,

•  Las membranas,

•  La cáscara.

 

La yema :

La yema del huevo constituye en la gallina la verdadera célula germinal, representando entre el 30 y 33% de su peso total. Consta de varias partes entre las que destaca el disco germinativo, que es donde se inicia el desarrollo del embrión en el huevo fértil, siendo el resto una gran masa de material nutritivo anexo.

Anatómicamente, la yema es una estructura esférica constituida por estratos concéntricos en los que se alterna un material vitelínico claro y otro oscuro, formando unas doce bandas, en cuyo centro hay una estructura o núcleo de unos seis milímetros de diámetro denominado “latebra”.

La yema contiene aproximadamente un cincuenta por ciento de sustancia seca, conteniendo un 16% de proteína y del 32 al 36% de grasas, variabilidad que se debe más a factores genéticos que alimenticios. Los glúcidos no pasan del 1% y las cenizas están alrededor del 1.1%, estando a su vez compuestas esencialmente por calcio, fósforo y potasio, siendo notable la presencia de hierro y otros oligoelementos a disposición del pollito. La yema es rica en vitaminas A,D,E,K y vitaminas del complejo B, incluida la B 12, pero no contiene vitamina C y su pigmentación se debe a los lipocromos contenidos en los alimentos.

La yema del huevo tiende a aumentar de tamaño con el avance de la puesta y así, mientras en los primeros huevos representa del 27 al 28% de su peso, al final de la puesta supone del 30 al 33%.

 

La albúmina :

La albúmina, denominada vulgarmente clara, suele corresponder al 55 – 60% del peso total del huevo, siendo segregada en el magno del oviducto. Esta sustancia contiene aproximadamente un 88% de agua, siendo especialmente rica en proteínas (10%) y vitaminas hidrosolubles.

La albúmina está compuesta por cuatro capas o estratos :

•  estrato chalacífero, el más interno y denso, supone el 2.7% de la albúmina,

•  estrato fluido interno, con el 17.3%,

•  estrato denso intermedio, con un 57%,

•  estrato fluido externo, con el 23%.

Al envejecer la gallina, aumenta la proporción del estrato fluido externo a expensas de otros, lo que hace perder calidad al huevo.

Las chalazas son dos formaciones a modo de cordón, que se extienden desde la albúmina densa hacia los polos opuestos del huevo, su contorsión se produce poco antes de la puesta y cuando el huevo sufre movimientos rotatorios en el interior del oviducto. Este mecanismo permite que el disco germinativo ocupe el nivel superior de la yema.

La membrana testácea :

Debajo de la cáscara del huevo existen dos membranas denominadas membranas testáceas, las cuales representan el 0.7 y el 0.8% del peso total del mismo.

La testácea externa se halla unida por conexiones fibrosas a la materia orgánica de la cáscara y la testácea interna recubre al albúmen, estando constituidas ambas por fibroproteínas y polisacáridos. La formación de estas estructuras requiere algo más de una hora, confiriendo la típica forma del huevo, si bien éste, con las citadas membranas, tiene un aspecto fláccido, rellenándose de líquidos poco antes de la calcificación definitiva mediante un proceso de transporte osmótico.

Al enfriarse el huevo, una vez puesto, el volumen de su contenido sufre una concentración, separándose las dos membranas en un polo, lo cual da lugar a la llamada cámara de aire. La velocidad de formación de la cámara de aire depende de la velocidad de enfriamiento del huevo una vez ha sido puesto.

 

Las funciones de las membranas testáceas son :

•  Servir de base a la cáscara y al mismo tiempo de protección al huevo.

•  Constituir una barrera contra la penetración de microorganismos.

•  Impedir la evaporación rápida de las sustancia s líquidas contenidas en el huevo.

La cámara de aire tiene como función proporcionar aire al pollito cuando inicia su capacidad respiratoria pulmonar. Esta cámara aumenta de volumen constantemente a causa de la pérdida de humedad y anhídrido carbónico del huevo durante el almacenamiento y de ahí que su dimensión contribuya a dar una idea del estado de frescura y conservación.

La cáscara :

La cáscara del huevo constituye entre el 9 y el 12% de su peso total, formándose a través de la capa calicífera del útero y después de un tiempo relativamente largo en el proceso del mismo.

El huevo está protegido de forma natural por la cáscara, pero ésta además cumple una función muy importante, pues es la fuente de calcio para el desarrollo embrionario durante la incubación. Los huevos con cáscaras débiles suelen producir pollos de poca vitalidad.

El grosor de las paredes de la cáscara no es uniforme, siendo máximo en los polos y mínimo en la zona ecuatorial.

Químicamente, la cáscara está formada por sales de calcio, como calcita en un 96%, siendo el 4% restante una materia orgánica formada a base de fibras glicoproteicas que conectan con la membrana basal o testácea y contribuyen a dar cohesión y elasticidad al conjunto.

La parte mineralizada está compuesta en un 94% por carbonato cálcico, un 1% de carbonato de magnesio, un 1% de fosfato de calcio y otros minerales en menor cuantía.

Cada huevo posee un elevado número de poros, cuya cifra puede variar, según la variedad de las aves, entre siete y diecisiete mil. Su fin es permitir que el embrión respire, siendo microscópicos y midiendo entre nueve y treinta y cinco micras de diámetro.

La porosidad de la cáscara hace que el huevo pueda sufrir contaminaciones, perder líquidos e incluso absorver olores.

El aspecto de la cáscara natural es yesoso con una tonalidad blanca tanto para el Indio como para el Pardo.

Muchos de los factores que intervienen en la estructura del huevo son de naturaleza genética, si bien la alimentación, el ambiente, y la edad de las aves, existiendo una tendencia a mejorar durante la puesta, aunque con pérdida de la calidad de la cáscara.

 

Detalle de las partes de un huevo endurecido por cocción y seccionado por su eje largo

Los individuos jóvenes ponen más huevos pero de menor tamaño, mientras que los individuos adultos ponen menor número de huevos pero más grandes y de mayor calidad.

 

8- Alimentación

 

La alimentación es uno de los puntos débiles de este tipo de explotación debido a que numerosos avicultores desconocen cuales son las necesidades de los animales, por lo que la dieta a que son sometidos es tradicional en la mayoría de las explotaciones.

Como norma general los pollos se encuentran en cría natural, pasando el día en el campo con su madre, y reciben un suplemento de arroz y miga de pan con leche, cebada y trigo. Los adultos, tanto machos como hembras reciben unos puñados de trigo, triguillo o cebada al atardecer, calculándose la ración a ojo. Los animales campean a su libre albedrío por las laderas de las montañas, en prados siempre verdes, o por los amplios corrales existentes en la zona. Frecuentemente picotean el estiércol de vacuno, entre el prado y las calles del pueblo.

Existe algún paisano que afirma que una buena alimentación, sobre todo de trigo, beneficia de una manera notable la velocidad de crecimiento de la pluma, así como la coloración más intensa y brillo de la misma.

En este sentido, tanto desde el punto de vista nutritivo como desde el productivo, existen pocas explotaciones que se contraponen a la norma general de la alimentación tradicional.

En las explotaciones de gran tamaño, no se puede realizar la alimentación tradicional puesto que sería muy complicado por el elevado número de animales, con lo que, bien en jaulas o departamentos, todos los individuos se encuentran separados. Los grupos de separación se realizan por edades y pueden ser, para los machos:

 

Hasta 1 mes :

Los pollitos recién nacidos tienen unas altas exigencias de alimento proteico, metionina y lisina principalmente, con lo que se debe suministrar un pienso la más rico posible (20 – 22%) para asegurar una alta supervivencia de individuos, un ritmo de crecimiento elevado, una facilidad de emplume suficiente, etc.

En esta alimentación, se emplean piensos comerciales, por comodidad y por la facilidad de adecuar las dietas a las necesidades. Los piensos pueden tener proteína animal o vegetal, pero es recomendable la proteína animal ya que ayuda mejor al desarrollo.

Comercialmente existen piensos medicados pero no son recomendables debido a que poseen sustancias incompatibles con otros medicamentos que es necesario utilizar.

El pienso de proteína vegetal suele traer una riqueza de aproximadamente un 18% con lo cual para poder llegar al 20 – 22%, necesario en esta fase, hay que complementarlo aminoácidos.

En esta decisión de un tipo de pienso u otro es muy importante el factor económico teniendo dichos piensos un valor orientativo de:

•  (proteína animal) al 22% : 64 pts aproximadamente.

•  (proteína vegetal) al 18% : 48 pts aproximadamente.

Se puede observar que sale más barato consumir el pienso de proteína vegetal, pero debido a que la proteína animal es más adecuada, el manejo menos engorroso y que el consumo en esta edad no es muy grande, el pienso al 22% es una opción muy aconsejable. En cualquier caso lo más importante es que se les asegure el aporte proteico óptimo.

El pienso puede venir presentado en harina o granulado pero es más conveniente proporcionarlo en harina óptimamente molturada ya que sino lo asimilan con dificultad. Incluso así lo escogen, comiendo primero los granos de maíz y dejando para el final el polvo que es donde van los suplementos alimenticios, con lo cual hay que forzarles a que ingieran todos los alimentos y que no coman solo el pienso.

Complementando el aporte alimenticio es necesario tratar el agua de bebida con un anticoccidiósico, como la Sulfaquinoxalina , que es un medicamento cuyas características son compatibles con el resto de medicamentos que se emplean contra otras enfermedades. Este medicamento se suele dar tres días sí y otros tres días no durante los primeros tres o cuatro meses ya que es una patología crítica en esta edad. Para prevenir el contagio de coccidiosis lo bueno es que durante el primer mes los pollos estén en jaulas sin contacto con el suelo que es donde se desarrollan los coccidios.

 

Entre el 2º y 3º mes:

En esta etapa sería conveniente seguir suministrando a los animales pienso al 20 – 22%, pero esto es caro y como las diferencias apenas se aprecian y el consumo aumenta, se puede utilizar un pienso con riqueza proteica del 18% para disminuir el coste de alimentación.

Si bajando al 18% se observa que los pollos se desarrollan perfectamente, gozan de la vitalidad y vivacidad característica y no presentan ninguna anomalía se continúa con el suministro de este pienso, pero, si existen problemas de desarrollo, utilizaremos pienso al 20%. El motivo de utilizar piensos con menor porcentaje proteico es que en esta fase el pollo no produce nada, con lo cual, todo lo que gastemos de más incrementará los costes de producción.

En este momento, después del primer mes, se realiza el sexaje, ya que se distinguen bien, separando los machos hacia un lado y las hembras que se pretendan conservar como reproductoras para otro.

Las hembras deben comer menos, ya que no interesa que pongan pronto; es suficiente que la puesta comience hacia los siete u ocho meses.

La medicación anticoccidiósica (Sulfaquinoxalina) continúa igual ya que se administra de forma preventiva. Si no empleásemos un coccidiostático la mortalidad podría llegar al 70%.Una característica de la Sulfaquinoxalina es que lleva vitamina K que es un antihemorrágico que evita que los pollos se desangren por las heridas de los coccidios.

 

Entre el 4º y el 7º mes:

Este periodo comienza con un aporte proteico del 16%, siendo el pienso opcional, aunque conveniente cuando se hace la limpia para que emplume bien.

Una ración a utilizar también es la mezcla: pienso 50%, trigo 25% y maíz triturado 25%.

Una característica es que los animales están acostumbrados al pienso y ahora también tienen maíz con lo cual cada vez van consumiendo más maíz en detrimento del consumo de pienso, por lo que hay que ir acomodando las dosis, reduciendo el pienso y aumentando el trigo y maíz. Aquí el pollo va indicando claramente sus preferencias y en función de esto se le raciona.

En invierno comen más maíz porque es más energético mientras que en verano suelen comer menos maíz y más trigo.

Económicamente el pienso sale más caro, y en experiencias realizadas en las que se continúa su administración el rendimiento no presenta ninguna mejora susceptible, por lo que interesa que coman maíz lo antes posible.

En esta fase, los futuros gallos de pluma se diferencian de otras aves ( ej: broilers) en que solo comen para autoabastecerse y no para producir.

A partir del cuarto mes se puede hacer un tratamiento preventivo contra nematodos a base de Piperacina por ejemplo, aportándolo una vez al mes. Este producto no es ovicida por eso se descansa y se da otra vez al mes siguiente en el que ya existen individuos susceptibles de los huevos resistentes.

Todos los animales tienen nematodos y coccidios, unos más que otros, debiendo realizarse tratamientos preventivos y en aquellos animales que presenten una patología más acusada tratándolos de forma específica.

 

Entre el 8º mes y el 4º año :

Es la fase productiva óptima del animal.

La alimentación es a base de trigo y maíz a libre disposición, comiendo los animales en función de su desgaste físico, el cual es mayor en edades jóvenes, debido a peleas, movilidad, etc, descendiendo con la edad.

En efecto, cuando el animal es más joven come más, rivaliza con otros más y en general presenta mayor agresividad.

Aquí ya se puede quitar el anticoccidiósico manteniéndolo en aquellos individuos que tengan síntomas clínicos evidentes. El medicamento contra los nematodos se mantiene mensualmente.

 

A partir del 5º año :

A partir de este momento, el gallo reduce notablemente su rendimiento por lo que generalmente se procede a su sacrificio. A estas edades tampoco sirven como reproductores.

En caso de que se mantengan la alimentación se realiza a base de maíz y trigo a libre disposición.

Como son ejemplares más apacibles que los individuos jóvenes, si se explotan conjuntamente, los animales viejos van a ser acosados por éstos, por lo que precisan de cuidados especiales o una separación correcta.

Como se ha mencionado anteriormente, a partir del primer mes se realiza el sexaje y se separan los individuos siendo criados de forma independiente.

En el caso de las hembras, éstas son alimentadas hasta el sexto o séptimo mes de la misma forma que los machos, a base de pienso y posterior cambio a raciones preparadas, recibiendo los mismos cuidados sanitarios que sus compañeros de explotación.

A partir de aquí, si se quiere que pongan huevos es necesario el suministro de pienso con más riqueza proteica que las raciones. En caso contrario no tiene lugar la puesta.

El suministro alimenticio es exclusivamente a base de pienso porque si se complementa con trigo por ejemplo, comen el trigo y el pienso casi no lo tocan.

Entre los tipos de piensos a utilizar destacan:

•  Para huevos de consumo: pienso del 13 – 14% de riqueza proteica.

•  Huevos para incubar: pienso del 16 – 17%, que sea bueno y rico en minerales…

A partir del tercer año ponen huevos más grandes pero en menor cantidad y ya no los incuba con lo cual la opción más aconsejable es el sacrificio.

Los gallos en general comen de todo lo que encuentran por sus apartamentos como babosas, lombrices, que aunque nutritivamente les viene bien, es una fuente de enfermedades que hay que evitar en lo posible.

El principal inconveniente en esta producción es el estrés que se produce al cambiar de alimento, con lo que este cambio debe ser progresivo.

Otro alimento que les gusta es la hierba, acabando con toda la que poseen en el apartamento.

Comiendo grano necesitan comer piedras para molturarlo en el estómago, por eso se puede observar que si se les suministra arena la comen a bocados.

9- Forma de explotación :

 

El sistema de explotación de estas aves es extensivo en todos los casos, con algunas diferencias que dependen sobre todo del tamaño de la explotación y de los beneficios que pueda obtener el avicultor.

La cría de los gallos de León es muy similar a la realizada en cualquier corral campero, si exceptuamos lo relacionado con la obtención de plumas.

Las aves están perfectamente adaptadas a la zona y gracias al sistema de manejo se ha evitado su desaparición y la de su patrimonio genético, que interesa conservar por razones científicas y culturales.

En general, cada avicultor posee un número reducido de aves sobre las que no ejerce muchos cuidados puesto que en múltiples ocasiones se pueden ver a los gallos picoteando por las calles de pueblo, si la climatología lo permite.

Debido a la gran demanda que tienen las plumas del Curueño, han aparecido algunos avicultores dedicados de una forma profesional a esta actividad. En estas explotaciones se realiza un control más riguroso de las aves aumentando de manera considerable el número de individuos en la explotación.

Cada avicultor interpreta su explotación y así realiza una rutina de manejo que él cree apropiada y que seguramente será criticada por cualquier otro criador, ya que a diferencia de otras explotaciones no existen unas normas precisas a seguir. En función de esto se definirán a continuación unos sistemas de explotación que pretenden englobar de forma lógica lo mejor de cada uno de los avicultores visitados.

La actividad ganadera comienza con la posesión de los huevos fecundados destinados a incubación, los cuales se van almacenando, hasta que se tiene la cantidad suficiente para llenar la incubadora. En los lugares de almacenamiento no existe ningún tipo de control de la humedad ni de la temperatura.

Cuando de han reunido los huevos suficientes se introducen en la incubadora sin efectuar ningún tipo de selección, únicamente un ligero lavado con agua. Este manejo es sin duda uno de los motivos principales de los bajos porcentajes de incubabilidad.

Con el fin de compensar los bajos porcentajes de incubabilidad obtenidos, llenan las incubadoras por encima de su capacidad, intentando de esta manera, evitar que se vacíe demasiado al realizar el miraje, acción mediante la cual eliminan gran cantidad de huevos por ser infecundos (claros) o tener el embrión muerto. Este miraje es único y se realiza en torno a la primera semana.

El desarrollo del pollito a lo largo del proceso de incubación se realiza a partir del germen del huevo fértil, embrión o “galladura”. Este, al desarrollarse, utiliza y metaboliza las sustancias que contiene el mismo huevo, para ser incorporadas a los propios tejidos vivos del pollito, cambios que significan una serie de alteraciones en función de cada una de las fases del desarrollo embrionario.

El periodo de incubación produce el desarrollo del pollo, fenómeno muy complejo y en el que se asiste a tres fases muy marcadas :

•  La organización y formación de los tejidos y órganos,

•  El funcionamiento orgánico y consolidación,

•  El desarrollo, crecimiento y consolidación para alcanzar el estado viable.

Dentro de la primera semana de vida, el embrión completa el sistema nervioso y los órganos sensoriales, se estructuran las vértebras y se constituyen las extremidades anteriores y posteriores. La cabeza del embrión de siete días es extraordinariamente abultada, teniendo un cuerpo, rudimentario pero capaz de moverse en el seno de una masa líquida denominada amnios.

Durante la segunda semana el embrión forma los órganos corporales, iniciándose especialmente la formación de los huesos, cartílagos y músculos, apareciendo los folículos del plumón en la piel hacia el doceavo día de incubación. Durante este periodo se forman activamente los intestinos, el hígado, molleja y pulmones, iniciándose el desarrollo de riñones y gónadas. En este periodo es de gran importancia el inicio de la osificación, con fijación de calcio procedente de la cáscara.

Al final de la segunda semana, el embrión alcanza aproximadamente un tercio de su peso total, presenta movimientos activo y puede cambiar de posición, si bien su actitud postural consiste en situar el dorso hacia el polo romo del huevo y el vientre y patas hacia el polo agudo, con la cabeza situada sobre la superficie ventral. Durante esta semana el huevo pierde su traslucidez a excepción de la zona de la cámara de aire, que se agranda, llegando a abarcar una cuarta parte del mismo.

En la tercera semana se asiste a una maduración y crecimiento importante del embrión que, totalmente formado, triplica su peso. Aquí se produce también un importante crecimiento del plumón del pollito, destinado a protegerle del frío durante los primeros días.

A los dieciocho días los huevos se pasan a la nacedora.

El día diecinueve, el polluelo, ya enteramente formado y evaporados los líquidos sobrantes, rompe con el pico la membrana albuminífera y lo mete en la cámara de aire, momento en el cual pone en actividad los pulmones, con lo que empieza la respiración pulmonar.

El pollito toma forma de ovillo, con las patas recogidas sobre el vientre y la cabeza doblada sobre el flanco derecho, mantiene ésta bajo el ala, pero pudiendo pasar el pico por debajo.

El día veintiuno acaba la incubación. El polluelo con el diente de pico abre brecha en la parte más amplia del cascarón. Al poco rato y a medida que el plumón se va secando, adquiere fuerzas y se mueve con agilidad por entre los huevos y pollitos recién nacidos.

Al momento del nacimiento se denomina eclosión.

Las mejores fechas de eclosión son las de octubre, noviembre y diciembre, ya que cuando el animal alcanza los seis meses y máximas necesidades nutritivas, le coincide con la primavera con lo que la abundancia de recursos alimenticios permite que en el pollo se produzca un desarrollo adecuado.

Según se ha visto hasta ahora, la incubación es un proceso en el que se producen fenómenos naturales complejos, con lo que se requiere el control de unos factores esenciales, que son:

Temperatura adecuada :

La que conviene al huevo es de 38.5 a 39ºC. Esta temperatura es la de la gallina clueca porque, aún siendo superior en su organismo, hay que tener en cuenta el calor que pierde por las plumas.

Cuando en la incubadora no se previene la contingencia de un exceso de temperatura, si se mantiene por varias horas puede ocurrir la muerte del embrión. También un descenso prolongado detiene el desarrollo embrionario y ocasiona la muerte o malformaciones.

Aireación :

El aire puro es necesario al embrión para la correcta oxigenación o hematización de la sangre. A través de los poros de la cáscara se establece un intercambio de oxígeno exterior con el anhídrido carbónico producto de las combustiones en el incipiente organismo embrional.

Cuando el polluelo comienza su repiración pulmonar, aún sin señales de estar el huevo picado, se le oye piar en el interior.

Humedad :

El huevo en incubación precisa de cierto grado de humedad, pues de mantenerse en ambiente seco, se produce una excesiva evaporación de los líquidos contenidos en él, siendo totalmente necesarios al embrión.

Cuando en el ambiente que rodea al huevo en incubación, hay un exceso de humedad, deja de producirse la evaporación conveniente de los líquidos sobrantes al desarrollo embrionario y se dificulta el nacimiento del polluelo, por lo que tan perjudicial es un defecto como un exceso de humedad.

Motilidad del huevo :

Tanto como los tres factores anteriores, influye también en el normal desarrollo embrionario el volteo, pues se ha visto que, cuantas más veces se practique al día mejores eclosiones se obtienen.

El volteo tiene por objeto no solamente la mejor distribución del calor, sino evitar que por la menor densidad del vitelo y del embrión, éste se comprima al contacto con la cáscara.

La gallina clueca cuida del volteo y cambio de lugar de los huevos en el nido, por lo que, en la imitación de la naturaleza, que es la incubación artificial, deben también practicarse los volteos, aunque no el cambio de lugar.

Al finalizar cada periodo de incubación hay que lavar bien la incubadora con agua y desinfectante, dejándola abierta de dos a tres días hasta que se vuelva a utilizar.

Los pollitos recién nacidos tienen que quedar bien secos, y lo consiguen dejándolos unas horas en la nacedora o pasándolas a un cesto con el fondo de paja y cubierto por una manta. A continuación existen varias opciones entre las que dos son las más importantes :

 

Primera opción :

Consiste en utilizar jaulas de 1 m 2 de superficie útil, con una capacidad para 100 pollitos durante los primeros 15 días.

Transcurrido ese tiempo, se usa esta misma jaula de 1 m 2 para mantener 50 pollitos hasta el mes de vida.

A partir de un mes, como necesitan movimiento, ya van a los departamentos juveniles, los cuales poseen slat total para evitar el contacto con el suelo. Este slat es bien admitido pues los pollitos están acostumbrados al suelo metálico de las jaulas.

El motivo de este tipo de instalación es evitar el contacto directo del pollito con el suelo, ya que es aquí donde se desarrollan las enfermedades, sobre todo la coccidiosis cuyo ataque en esta edades puede eliminar al total de la población, si ésta es grave.

Los departamentos con slat suelen tener una dimensión aproximada de 2 x 3 metros con capacidad para 50 pollos.

A los dos o tres meses ya pasan a un apartamento definitivo.

Es conveniente que los lotes sean cuanto más pequeños mejor, ya que como van a salir pocos gallos interesa asegurar su crecimiento.

Nada más que se pueda debe realizarse el sexaje para eliminar las hembras, ya que éstas suelen suponer el 65 – 70% del total de los individuos. Los avicultores de la zona desconocen la técnica de sexaje de los pollitos recién nacidos, y por ello no realizan esta operación hasta que comienzan a surgir los primeros caracteres diferenciadores.

Si se quieren destinar las gallinas para criar hay que conservarlas hasta el cuarto o quinto mes en el que ya se ven los colores porque hasta ese momento todas las hembras pardas son negras y todas las de raza indio son grises, con un tono más o menos claro u oscuro.

Respecto a los gallos, a partir de los dos o tres meses pasan a un departamento de unos 15 m 2 de los cuales 3 x 2 están cubiertos con opción a estar abierto en el frente y 4 x 2 ó 5 x 2 de parque al aire libre.

Debido a que les gusta dormir en alto se les colocan palos a diferentes alturas, aunque esta estratificación persigue otros objetivos como la realización de ejercicio y el resguardo de los individuos más débiles en los lugares más altos, generalmente más alejados de la comida.

Una opción complementaria es la colocación de uralitas tumbadas para que los individuos más castigados puedan desaparecer de la vista de los dominadores.

El aspecto de las peleas, siempre presente en este tipo de explotación debido a la gran agresividad de estos individuos, hay que controlarlo de forma muy cuidadosa, ya que si un gallo queda escondido y no come, se debilita e incluso puede llegar a morir.

Es conveniente tener el parque dotado de césped, pero, a no ser que haya mucha abundancia, van a acabar con ello, quedando en el suelo la tierra solamente.

Una opción que se podría utilizar es la de rotación de parques, consistente en la sustitución de un departamento por un cobertizo con cuatro parques sobre los cuales se va rotando en función de las necesidades o del crecimiento de hierba, dando lugar al sustrato a regenerarse: ( ver figura nº 1 )

 

 

Cobertizo

 

 

Si esto no es posible sería conveniente por lo menos: ( ver figura nº2 )

 


Norte

Parque de verano

Cobertizo

Sur

Parque de invierno

(Fig nº 2)

Lo ideal es meter un animal por metro cuadrado, aunque no siempre se sigue esta regla, obteniendo el número de ejemplares en función de sus relaciones y su agresividad, de tal forma que ellos mismos establecen un grupo cerrado y los que no pertenezcan a dicho grupo serán atacados hasta provocarles la muerte. Una vez el grupo está perfectamente jerarquizado ya no suelen existir problemas aunque en ocasiones cuando todo parece tranquilo, debido a la agresividad innata de estos animales puede comenzar una nueva rivalidad. La jerarquización es tal que se puede definir el orden social con la simple observación del apartamento y de la ocupación de los palos que se colocan como aseladeros. Los gallos dominantes se encuentran en el nivel más bajo, a ras del suelo, debido a la posesión de una mayor superficie y un mejor acceso al alimento. La colocación es decreciente en dominancia con respecto a la altura, de tal forma que el individuo del aseladero más alto es el menos dominante. Si por casualidad fuese eliminado o pereciera algún ejemplar, su sitio sería ocupado por otro individuo del escalafón social siguiente, y nunca por alguno más alejado.

Con el transcurrir del tiempo se van reduciendo los ejemplares de los diversos departamentos y sería conveniente homogeneizarlos porque sería poco lógico tener en un departamento 12 individuos y en otro 8, si la capacidad del departamento es por ejemplo de 20. En este sentido hay que tener en cuenta un manejo correcto puesto que la introducción de esos 8 individuos en el departamento de los 12 supondría una lucha social de tal magnitud que todos y cada uno de estos 8 individuos serían eliminados.

A la vista de este hecho, el manejo consiste en la agrupación de los 20 animales en un departamento que no haya sido ocupado previamente por ninguno de ellos y de esta forma comenzarán de nuevo las luchas jerárquicas.

Los departamentos asentados sobre cemento hacen que los animales no den pluma de calidad, por causas que no están muy claras, aunque todo avicultor se atreve a efectuar su propio juicio.

Cuando los animales son viejos admiten una mayor concentración debido a que la reducción de agresividad que manifiestan se traduce en un menor número de peleas.

 

Vista frontal de una explotación de gallos Indios

 

Vista lateral de la misma explotación anterior

Segunda opción :

Se basa en que tras la eclosión de los huevos, los animales ya muestran agresividad y se pelean con lo cual aumenta mucho el número de bajas que sumadas al bajo porcentaje de incubabilidad de los huevos hacen manejar al avicultor un excesivo número de individuos.

Con el fin de reducir las peleas, se introduce a los pollitos durante quince días en unos cajones con luz negra, aunque, la mortalidad todavía puede llegar al 40%.

El cajón está formado por cuatro paredes de ladrillo con suelo de hormigón, con unas medidas aproximadas de 1.5 metros de largo por 1.5 metros de ancho, y con una capacidad para unos 95 – 100 polluelos.

Detalle de una caja negra

 

Una característica general de los gallos, sea cual sea la raza a la que pertenezcan, es que en una pelea si surge la sangre, los individuos se ensañan más todavía comportándose aún con una mayor agresividad.

Transcurridos los primeros quince días los pollitos se trasladan a un departamento definitivo de unos cuarenta metros cuadrados, yendo conjuntamente pollitos y pollitas. Aquí existen dos posibilidades:

•  Si tenemos pocos pollitos se juntan dos o más departamentos. Esta situación es bastante frecuente debido a que de cada 100 pollitos 40 suelen morir y otros 35 - 40 son hembras. Tenemos entonces de cada 100 individuos unos 20 – 25 machos que son pocos ejemplares para un departamento de 40 m 2 con lo que juntamos dos parideras teniendo unos cincuenta individuos, excesivo número que se verá reducido con la selección futura, necesaria para eliminar individuos que no presenten buenas características de producción.

•  Si tenemos muchos pollos machos, por ejemplo cuarenta o cincuenta ejemplares, son esos mismos los que ocupan el departamento por completo.

A los dos meses se realiza el sexaje eliminando las gallinas que no se vayan a utilizar como reproductoras. Las que se destinen a la producción de huevos fértiles serán mantenidas en otro departamento diferente.

El manejo, en caso de que exista reducción de animales en un departamento, es igual que en el sistema de explotación anterior juntando varios departamentos en uno diferente para que ningún gallo tenga ventaja territorial.

En esta situación los animales permanecen de por vida.

El cuarenta por ciento de las hembras se mantiene como reproductoras.

Las hembras se mantienen siempre juntas, hasta el momento que empiezan a criar en que se meten ocho gallinas y un macho de la misma variedad en un departamento de cría de aproximadamente veinte metros cuadrados con nidales al aire libre. El nidal no es más que una alpaca de paja tirada en el suelo para que hagan nido.

Los nidales con caseta cubierta no dan buen resultado debido a que las hembras de Pardo e Indio son muy desconfiadas y no entran a poner.

La formación de los grupos, no presenta ningún tipo de dificultad con las gallinas del Indio, al estar bien definido el color, pero no ocurre lo mismo con las gallinas del Pardo, que son prácticamente negras excepto en el collar, donde presentan una ligera coloración y pequeños moteados que resultan más difíciles de interpretar.

En este sistema de manejo la limpia se hace a los seis meses, y si surge algún animal enfermo hay que sacrificarlo, ya que puede poner en peligro a todo el grupo, y comprometer de este modo la rentabilidad de la explotación.

Hasta que los gallos no cumplen un año y tres meses no se sabe si su pluma va a tener una buena calidad.

La pela se hace cada tres meses con el estado de la luna en cuarto menguante.

El gallo en invierno necesita plumón y plumas gruesas que le permitan resistir las bajas temperaturas que presenta la zona, con lo cual la pela de septiembre no es la más apta, sin embargo, en primavera la pluma sale fina, aireada y con la mejor calidad.

 

Agrupación de Pardos e Indios en un mismo departamento

 

10- GENÉTICA Y MEJORA

 

La genética es la ciencia que estudia todos los aspectos del fenómeno hereditario, el cual se manifiesta en el hecho de que los descendientes se parecen más a los parentales que a otros individuos de la población, pero que no son iguales a ellos.

Los organismos tienen una serie de genes y estos genes van a hacer que los individuos tengan una serie de características.

Al conjunto de genes de un individuo se le llama genotipo.

A las características que podemos observar es a lo que se llama fenotipo y es consecuencia directa de la relación entre el genotipo y el ambiente en el que se desarrolla el individuo.

Existen genes que expresan una característica concreta independiente del ambiente, aunque para la gran mayoría de los genes el fenotipo depende del ambiente.

La calidad de la pluma de esta zona es consecuencia directa de esa intensa unión entre genotipo y ambiente, y en este sentido sería aconsejable un estudio de esta relación con el fin de obtener los parámetros que la determinan ( valorar las partes proporcionales de genotipo y medio ambiente, definir las características físico – químicas …). De esta forma queda justificada la presencia de la genética como pilar básico en este tipo de explotación, ya que la determinación de los parámetros lleva consigo la adopción de unas prácticas de manejo coherentes con los fines perseguidos.

Según lo visto hasta ahora existen dos razas bien definidas y que son las denominadas Indio y Pardo. Cada una de ellas presenta diversas variantes por modificaciones en la tonalidad del color básico, o por diferentes “marcas” o “señales” en la pluma.

El estudio de la genética de estos gallos es un aspecto del cual existe una gran dificultad para encontrar información , puesto que, al contrario que otras razas en las que están perfectamente identificados sus caracteres, el hermetismo que existe en esta zona ha provocado que existan muy pocos estudios y datos. Cierto es que existe una abundante literatura de carácter divulgativo y descriptivo, pues son unas razas mundialmente conocidas y a las cuales se hace referencia obligada en todas las publicaciones especializadas en pesca, pero, no existe casi nada que haga referencia a su genética desde un punto de vista científico.

Un problema que presentan estas razas es la falta de uniformidad en muchos genes cuya segregación es bastante obvia.

La mayor parte de los genes que queremos obtener son recesivos.

Para dejar bien definidos los genes que rigen los caracteres morfológicos hay que prestar atención a una serie de elementos como son :

¨ Constitución corporal

¨ Cresta

¨ Ojo

¨ Piel

¨ Pata

¨ Orejilla

¨ Huevo

¨ Plumaje

 

Constitución corporal:

La constitución corporal del Indio es básicamente “mediterránea”, es decir, de tipo ligero. Por el contrario la morfología general del Pardo es más bien del tipo “atlántico” o semipesado, aunque tiene una tendencia hacia un intermedio entre éste y el ligero.

En algunos casos, en el Pardo hay una reducción de tamaño sin llegar al enanismo y, menos aún, al tipo “bantam”.

 

Cresta :

Siempre es sencilla como la de todas las razas españolas y la de casi todas nuestras aves autóctonas. Su constitución genética es pues : pprr

 

Ojo :

El color del ojo Puede ser : castaño rojizo ( Br + ) en el Indio y pardo grisáceo ( br ) en el pardo, aunque también en este se encuentra el color castaño.

Piel :

El color de la piel es amarillo ( w Id ) en el Indio y gris oscuro pizarroso (W + id + ) en el pardo, pero también presentan segregación, sobre todo en el primero.

Las variantes de la pata pueden ser :

•  Blanca ( W + Id ) y

•  Verde ( w id + ).

 

Orejilla :

Tiende a ser, roja en el Pardo y blanca en el Indio, aunque en numerosas ocasiones se dan casos de blanca en el primero.

Por otra parte, casi nunca aparece perfectamente conseguida la uniformidad total del color de la orejilla, como debe exigirse siempre en una raza. Lo más frecuente es que se presente como blanca con vetas o manchas de rojo.

 

Huevo :

Es blanco en el Indio y blanco o ligeramente crema en el Pardo.

 

De estos dos últimas características no se conocen los genes que las producen, pero en ambos casos, tras un factor típicamente cualitativo, actúan o se sobreponen factores de acción cuantitativa.

 

Plumaje :

Los campesinos que crían estas aves las han explotado y seleccionado a su modo durante generaciones y generaciones, pero esto lo han hecho sin saber genética y sin ningún tipo de asesoramiento.

El color del plumaje es sin duda el aspecto más interesante a conocer en cualquier explotación dedicada a la obtención de pluma para la confección de moscas.

La herencia del color básico en los dos tipos de gallos es perfectamente conocido en genética, lo mismo que las variedades más destacadas.

Los aspectos que determinan el tipo de penca u otras marcas requieren un estudio más detallado, aunque algunas de ellas son fáciles de interpretar.

El conocimiento de este tipo de herencia conlleva una serie de ventajas :

•  Obtener mayor número de gallos de una variedad especialmente apreciada.

•  Eliminar la aleatoriedad en los cruces con el fin de realizar cruzamientos dirigidos.

•  Sacar más grises en el Indio, y por lo tanto, menos negros.

•  Poder introducir algún tipo de penca u otras marcas en una variante de color.

•  Obtener ejemplares en la variedad más apetecida en el Pardo, según el color del manto.

Según un informe de los doctores Orozco y Robla, emitido a partir de sus observaciones en la zona, se definen y señalan los genes básicos y los que producen diversas variantes :

10.1- Genética del Indio

Es un ave grisácea clara que tiene el gen “azul” ( blue ). Su genotipo básico es : EE Blbl, donde el alelo E, de la serie multialélica E/e, es el descrito como máximo dominante y es el que produce aves totalmente negras. El alelo Bl, de la serie dialélica Bl/bl, produce una dilución de la melanina negra (eumelanina).

Cuando está en una sola dosis ( en el heterocigoto Blbl ), esa dilución es parcial, dando un gris azulado, mientras que si está en doble dosis ( en el homocigoto blbl ) la dilución es tan fuerte que el ave queda casi blanca con algún fleco o mancha grisácea sucia. Es por eso por lo que cuando se reproducen macho y hembra gris azulado la descendencia sale : 1/4 negra, 1/2 gris , 1/4 blanca sucia. Este gen fue descrito originalmente por Lippincott ( 1921 ).

Interesa hacer una observación. Este gen “azul“ es el mismo que el que produce la famosa raza Andaluza Azul. Sin embargo, como se ve que los criadores del Curueño no quieren los gallos negros, han seleccionado no solamente contra ese color, sino contra tonalidades más oscuras del gris – azulado, por lo que las aves indio son grisáceas claras y nada azuladas, y las homocigóticas son muy blancas. Se trata de que, sin quererlo, han ido en contra del gen Ml ( melanótico ) que está casi siempre presente en las razas negras españolas ( Castellana negra, Menorca, Cara blanca ), y en contra de otros genes cuantitativos de acción más o menos melanótica.

Hay una variedad del Indio, que denominan “Rubión” por tener rojo en las partes superiores del cuerpo, o sea en la capa, y algo en el pecho. La constitución genética de este gallo es, sin duda, la siguiente : Ee Blbl . Como vemos, es heterocigoto para el gen E/e sin poder determinar cual de los muchos alelos “e” pueda estar en él.

Cuando se cruza un ave negra (EE) con un ave roja (ee), la dominancia del negro se expresa bien en el cuerpo y vientre, pero no en la capa del gallo ni en el pecho y esclavina de hembra y macho, quedando un ave negra y roja. Si ahora el negro se hace gris azulado por la presencia del gen Bl ( azul ) en heterocigosis, el ave queda fundamentalmente azul pero con la capa rojiza. No obstante, en algún caso llaman “Rubión” al gallo que es totalmente rojo – marrón ( ee blbl ), que se puede entender que nada tiene que ver con el Indio y sí con las aves de ese color, que son muy frecuentes tanto en razas autóctonas como en híbridos comerciales.

Las variedades “Palometa” y “Plateado” son probablemente los animales ( EE BlBl ) de los que dijimos antes que son casi blancos. Y el “Negrisco” debe tener sin duda alguna dosis de genes melanóticos que dan a la pluma gris unos tonos más negruzcos. Por lo que quizá, se pueda entender que el propiamente azul ( EE Blbl ) sea el que denominan “Acerado”. Pero para determinar bien la constitución genética de todas estas variedades, haría falta disponer de muchas aves para llevar a cabo las correspondientes pruebas de herencia y análisis discriminatorios.

10.2- Genética del Pardo

El fenotipo de esta raza es el que se denomina “Abedul” o en inglés “Birchen”, y corresponde en genotipo al alelo E R de la serie multialélica E/e .

Dicho alelo hace al ave casi totalmente negra, con la excepción de : flecos blancos en la esclavina y pechuga de ambos sexos, más toda la capa blanca (espalda, hombros, caireles, etc.) en el macho. Este gen fue descrito originalmente por Moore y Smith ( 1972 ).

El segundo gen importante de esta raza es el ligado al sexo S/s + plateado – dorado (Davenport, 1912).

Si las aves tienen S, aquellas excepciones al negro, antes citadas, son como se han descrito blancas, pero si tienen el alelo s + , el color excepcional es rojo – anaranjado – dorado .

En las hembras, como solo tienen un alelo en los genes ligados al sexo, esos flecos en pechuga y exclavina serán blancos o dorados.

En los machos, por el contario, se pueden dar tres casos :

· SS : capa blanca

· Ss + : capa amarillenta

· s + s + : capa rojo – dorada.

Ello es debido a que, aunque el S en teoría es dominante sobre el s + , en la práctica esa dominancia depende mucho, en su expresión, de la zona del cuerpo que consideremos, y justamente en la capa del gallo no se define bien la dominancia, produciéndose en el heterocigoto tonalidades amarillas intermedias.

Precisamente la variedad denominada “Flor de escoba” es, sin duda : E R E R Ss + , mientras que el Pardo normal es : E R E R SS, habiéndose visto en muy pocas ocasiones el : E R E R s + s + con capa totalmente dorada.

Las variedades “Langareto”, “Sarrioso” y “Corzuno”, son consecuencia del juego de alguna de estas tonalidades de la capa, desde el blanco al dorado oscuro.

En ocasiones se confunde el amarillo del heterocigoto E R E R Ss + con el color amarillento sucio que adquiere a veces la pluma vieja o tostada por el sol, por todo lo cual se comprende que la verdadera constitución genética de algunos individuos hay que evaluarla, en múltiples ocasiones, con pruebas de herencia adecuadas.

Respecto a las variedades de plumas que provienen de diversas “marcas” o “señales”, como las denominadas pencas, no se puede determinar correctamente sin la realización de estudios de cruzamiento y herencia, y así todo existiría problemática, puesto que no siempre están de acuerdo los criadores y los montadores de anzuelos en las correspondientes denominaciones.

Algunas marcas son de fácil interpretación genética, conociéndose los genes responsables, pero en otras resulta más complicada su discriminación.

Respecto a la genética cuantitativa no se puede definir nada, puesto que los aspectos genéticos de la productividad como son la puesta de huevos, el tamaño, la fertilidad, incubabilidad, vigor, etc… nunca han sido estudiados.

 

10.3- Mejora genética

Otro objetivo de estudio fundamental sería aquel que pretendiese fijar el nivel de consanguinidad existente, y como consecuencia de ello definir las formas de apareamiento encaminadas a reducirla al máximo.

Para que una descendencia sea exactamente igual a sus progenitores, éstos deben ser idénticos genéticamente. En animales domésticos la autofecundación es imposible, pero, en cambio, es viable la cruza entre parientes muy próximos, cubriendo a las hermanas por los hermanos, a los hijos por sus madres, o a las hijas por sus padres. La aplicación de la consanguinidad puede tener importancia en mejora genética pero si los genes con los que se actúa no son favorables puede ocurrir una degradación de la población que estemos manejando.

Como resultados positivos se pueden destacar la fijación de los tipos, la mayor capacidad de transmitir las buenas calidades a la descendencia y la obtención regular de progenies de excelente calidad.

Un mal manejo de los cruzamientos puede llevar a una debilidad generalizada, incapacidad de reproducción, etc.

De esta forma no se pretende indicar que haya que alejarse de la realización de cruzamientos consanguíneos por los efectos que provoca, sino que cuando se realicen dichos cruces estos han de estar dirigidos, y a la descendencia se la debe seleccionar de forma rigurosa, eliminando los caracteres que determinan ciertas anormalidades, la esterilidad o la debilidad de los organismos, fijando aquellos que presentan uniformidad del tipo y exaltando ciertas particularidades favorables.

La consanguinidad entre las diferentes variedades permite purificar una raza de sus anormalidades, de ciertas enfermedades congénitas y de las debilidades, anomalías y taras de tipo hereditario, desechando los individuos que las presenten y seleccionando los que solo ofrezcan características deseables. Estos individuos después de varias generaciones serán totalmente homocigotos y producirán descendencias uniformes y tan bien constituidas como ellas.

La desventaja que se deriva de la aplicación de estos métodos es la pérdida de vigor, pero el vigor perdido puede recuperarse mediante el cruzamiento entre sí de los diferentes individuos seleccionados o perfeccionados por la reiterada cruza consanguínea, de tal modo que es posible incluso superar el vigor inicial. Este mayor vigor es debido a la heterosis.

El fenómeno de aumento de vigor en los híbridos se presenta con mayor intensidad cuando los individuos cruzados son homocigotos. Este vigor o vitalidad se debe entender como la aptitud de los individuos a desarrollar en alto grado sus funciones vitales. Este vigor se puede manifestar mediante un alto rendimiento, mediante resistencia a condiciones del medio, etc.

La heterosis, por tanto, puede ser una solución muy aconsejable en este tipo de explotación, si el gallo es más grande tendrá más riñonada, eso sí, entendido esto dentro de ciertos límites.

Para explicar el fenómeno de la heterosis existen varias hipótesis, algunas que expresan que el vigor del híbrido resulta de un estímulo fisiológico producido por la unión de gametos diferentes, y otras, en las que según la creencia generalizada hoy en día, la heterosis se debe a la acumulación de factores dominantes en el individuo, y sobre todo, a combinación en él de genes complementarios.

Muchos biólogos piensan que la causa de mayor vigor del híbrido es su mayor heterocigosis, por lo que sería aconsejable en la explotación identificar y fijar de forma homocigota los individuos a cruzar, y así obtener una primera generación filial que muestre el vigor, y aunque la descendencia de éstos por segregación ya no presente la calidad de los parentales, ya estarán determinados los cruzamientos base de la producción.

Según esto mencionado anteriormente podemos señalar la existencia de dos tipos fundamentales de programas de mejora :

•  Los que se llevan a cabo con una sola población, denominados “programas cerrados” y que consisten en la producción y mejora de estirpes cerradas.

•  Los que se basan en más de una población y que son por tanto “programas de cruzamiento” en los que se trata de explotar, en el producto final, lo que vulgarmente se conoce como vigor híbrido, obteniéndolo como consecuencia del cruzamiento entre dos o más estirpes o líneas.

Básicamente la mejora consistirá en el conjunto de operaciones a realizar para conseguir que, al pasar de una generación a la siguiente, la población adquiera unos niveles de productividad superiores a los originales.

Un programa de mejora ha de tener dos partes esenciales bien definidas :

•  La selección por la cual se eligen los reproductores que han de producir la generación siguiente.

•  El apareamiento o forma de reproducir aquellos animales elegidos.

Existe un tercer elemento a considerar, que si bien no es parte fundamental de la mejora, si lo es de su extensión al grado comercial. Se trata de la definición de los pasos, o generaciones de reproducción que puede haber desde los animales donde se realiza la mejora hasta llegar al último nivel, es decir, hasta el producto que se comercializa.

 

Selección :

Es la primera parte a realizar en todo programa de mejora genética, es la base de todo el trabajo y trata de aumentar el efecto de los genes favorables, especialmente el efecto aditivo.

Hay que tener en cuenta que, dado que lo que se transmite a la descendencia son los genes (el genotipo), pero lo que observamos y medimos es el fenotipo, habrá que predecir o estimar aquel dado éste. Es decir, la acción de la citada elección de los reproductores está basada en esa predicción del valor genético, desconocido, con la información fenotípica que poseamos. No necesariamente hay que elegir los mejores animales en cuanto a su fenotipo, sino que seleccionaremos aquellos que presumiblemente van a producir una generación con la mayor mejora posible.

Este tipo de selección se denomina selección artificial, ya que es el hombre el que elige los animales en función de :

•  Nivel productivo.

•  Estado sanitario.

•  Eficacia en la transformación de alimentos.

La finalidad es incrementar la productividad económica y esta actividad presenta como consecuencia la evolución artificial.

La selección artificial se basa en la evolución de las curvas generacionales de población en función de la intensidad de selección :

 

Xo = media de la población.

Xs = media de los individuos seleccionados.

S = Xs – Xo , diferencial de selección.

X1 = media de los descendientes.

X1 – Xo = R , respuesta a la selección.

h = heredabilidad.

R = h 2 • S

 

El valor de la heredabilidad depende de la población que se esté utilizando, pues puede variar entre diversas poblaciones.

Si se produce la mejora la media de producción de los descendientes estará separada hacia la derecha con relación a la media de los progenitores. A esta diferencia se le llama respuesta de selección.

Cuando la heredabilidad es nula no se transmite el carácter y la respuesta a la selección también será nula. Si la heredabilidad toma por el contrario el valor 1 el carácter se transmite totalmente y la respuesta será positiva.

La heredabilidad es un reflejo de la capacidad de transmitir ese mejor potencial genético que tienen los padres en relación con sus congéneres, cuando son capaces de pasar a la generación siguiente.

Hay que localizar los animales con mejor valor reproductivo.

Podemos estar interesados en un solo carácter o en varios aunque habrá uno prioritario y el resto secundarios.

Los factores de los que depende la selección de un carácter son :

¨ Variación de los valores reproductivos :

Solo podemos hacer selección cuando se presenta algo de variabilidad entre los valores reproductivos. Cuanto más variable sea mayor será la respuesta.

¨ Intervalo generacional:

Se refiere a la diferencia de tiempo que existe entre la edad de los padres y la edad de los hijos. Edad media de los padres cuando nace la descendencia seleccionada. Cuanto más grande es el intervalo más lento es el proceso reproductivo. Cuanto más pequeño es el intervalo más intensa puede ser la selección.

¨ Intensidad de selección:

Viene limitada por :

•  Capacidad productiva de los animales.

•  Por lo estrecho que hagamos el rango de individuos que escogemos.

El límite nos lo pone la consanguinidad.

¨ Tamaño real de la población:

El objetivo de este parámetro es evitar el problema de la consanguinidad.

¨ Precisión de la selección:

Escoger los padres con el mejor valor para un determinado carácter, aunque éste solo puede ser cuantificado cuando tenemos descendencia.

Hemos de recurrir a información que podemos obtener:

•  del propio animal

•  de los parientes del animal (ascendente, descendente, colateral).

 

La respuesta final será el resultado de combinar estos cinco factores, los cuales no son independientes entre sí.

 

Apareamiento :

Al hablar de apareamiento hay que distinguir dos aspectos distintos :

•  La reproducción de los animales que han sido seleccionados para pasar a la siguiente generación.

•  La reproducción cruzada entre animales de dos líneas o estirpes cuando se trate de programas de cruzamiento.

La clasificación más general de los tipos de apareamiento es :

•  Al azar

•  Por el parentesco.

•  Por el fenotipo.

El apareamiento al azar es el normalmente empleado si el programa de mejora no impone otro. Una vez elegidos los reproductores se atribuyen los machos a los lotes de hembras, determinados aquellos y éstas por cualquier procedimiento al azar, como el sorteo.

Los apareamientos por parentesco pueden ser positivos o negativos. Los primeros son los denominados de consanguinidad, es decir, cuando intencionadamente se apareen parientes más o menos próximos. Éste apareamiento suele denominarse también endogámico. Los negativos o exogámicos, por el contrario, son aquellos en los que se fuerza el apareamiento de forma que se realice entre individuos lo más alejados posible en su parentesco, cosa que no es fácil de hacer a no ser con la ayuda de un ordenador. De todas formas, sin llegar al caso extremo de eludir al máximo el parentesco, simplemente con imponerse no hacer apareamientos de parientes próximos ya estamos frenando la elevación de la consanguinidad que se produciría si se hicieran los apareamientos al azar.

Los apareamientos por el fenotipo pueden ser también positivos o negativos. En los primeros se aparea de igual a igual, es decir, machos con expresión del fenotipo alto con hembras similares y machos de evaluación baja con hembras de inferior fenotipo. Por el contrario, el apareamiento fenotípico negativo se produce cuando los mejores machos se reproducen con las peores hembras y viceversa, apareándose los intermedios entre sí.

Como se ha señalado anteriormente en este estudio sería conveniente fijar el nivel de consanguinidad existente y como consecuencia de ello definir las formas de apareamiento.

Tanto se puede hablar de consanguinidad de un individuo, de un apareamiento o de una población. El grado de consanguinidad de un apareamiento proviene del grado de parentesco entre los dos animales que se aparean. Puede atribuirse un coeficiente de consanguinidad a cualquier individuo de la población, que proviene del apareamiento del que procede. Cuanto más próximos sean los parientes, más alto será el coeficiente de consanguinidad. Al considerar el conjunto de los apareamientos que producen la generación siguiente de una población, tendremos un coeficiente medio de la población en ese momento.

Cabe destacar, que en este tipo de explotaciones de pluma con población cerrada, aumenta progresivamente el grado de consanguinidad cada generación, puesto que en mayor o menor grado todos sus individuos serán parientes a partir de un cierto momento. Cuanto mayor sea el tamaño de la población más lentamente aumentará el grado de consanguinidad si los apareamientos se realizan al azar. Es indudable, que si forzamos el apareamiento entre parientes cercanos, el aumento de consanguinidad por generación será mayor. Más que el número total de individuos en la población, hay que hablar del número de reproductores seleccionados, aunque éste sea una consecuencia del número total de individuos de la población y de la intensidad de selección.

Por otro lado, el grado de consanguinidad de una población, medido por cualquiera de los sistemas que existen, no es más que una cifra relativa, pues valora sólo la que se ha producido desde que tenemos conocimiento de sus antecesores.

La consanguinidad no se puede clasificar como buena ni como mala, ya que todo depende de cómo y para qué se utilice. El efecto de la consanguinidad se traduce en el aumento en homocigosis que se produce en una serie de loci, en tantos más cuanto mayor sea su intensidad. En este sentido, el coeficiente de consanguinidad indica el porcentaje de loci que eran heterocigotos en la población base y que han llegado a ser homocigotos debido a la consanguinidad.

Si la homocigosis afecta a genes favorables para la expresión de los caracteres productivos en los que estamos interesados, su acumulación por selección y posible fijación nos puede ser favorable y ayudar en la labor de mejora. Por el contrario, cuando afecta a genes de efecto letal o semiletal, acarreará una reducción de la viabilidad general de la población, con pérdidas de fertilidad e incubabilidad y aumento de la mortalidad juvenil. Cuando la consanguinidad intencionada es muy elevada, como en el caso de apareamientos entre hermanos, las líneas pueden llegar incluso a desaparecer, siendo una proporción muy baja la de las líneas viables conseguidas frente al total pretendido.

Existe un tipo de homocigosis en la que existen loci en los que, sin llegar a tener alelos letales, se produce un descenso en la capacidad de resistencia general a medios adversos o de stress, y, sin embargo en heterocigosis confieren al individuo un vigor o fortaleza que le hace, por el contrario mucho más resistente a ambientes desfavorables.

Este fenómeno de adaptación a condiciones adversas se manifiesta con toda su intensidad en el fenómeno de la heterosis o también llamado vigor híbrido que consiste en la mayor productividad que presentan los animales de tipo cruce respecto a la de sus poblaciones puras de origen.

Este fenómeno es más intenso en caracteres de poca heredabilidad que en los de alta, o dicho de otra forma, la heterosis se debe a efectos no aditivos de los genes como sucede en la precocidad, viabilidad, fertilidad e incubabilidad, puesta de huevos... aunque no se descarta que se pueda presentar también aunque con menor intensidad en los de mayor heredabilidad, como son el peso del ave y raramente el del huevo.

Cuando el medio es favorable la expresión del carácter productivo es según los genes directamente responsables de él, independientemente de cómo se encuentren los de vigor, pero, cuando el medio es adverso la productividad no se puede expresar bien y sólo es auténticamente expresada si en la constitución de vigor hay heterocigosis. Por tanto, el efecto es indirecto y no directo.

11- Patología

 

El conocimiento de las enfermedades de las aves en este tipo de explotación debe ser un punto fundamental, ya que, en ocasiones el número de bajas llega a adquirir un porcentaje muy alto. Para dicho conocimiento existe la Patología que es la ciencia que estudia la problemática de las enfermedades, sus causas, sus formas de presentación, su identificación, su diagnóstico, su terapeútica, la forma de curarlas, y por último, como prevenirlas, bien sea por procedimientos higiénicos, dietéticos o vacunales.

El contagio de las enfermedades puede tener sentido horizontal, es decir, por aves que conviven a la vez en la misma explotación, o por transmisión vertical, que es el contagio que se produce por generaciones, pasando de la gallina al pollito a través del huevo.

La enfermedad, por tanto, es un estado anormal del organismo producido por una reacción del mismo frente a agentes externos o internos, así, este estado anormal implica que las aves no se encuentran en condiciones óptimas para la producción, y el objetivo es eliminar todas las causas desfavorables para los animales, consiguiendo así un rendimiento adecuado.

Para el estudio de las diferentes enfermedades cabe tener en cuenta una serie de apartados :

 

Etiología :

Es la parte de la Patología que estudia las causas que producen la enfermedad. Estas causas pueden ser :

•  Internas : Se deben a disfunciones propias del individuo, por predisposición individual, genética o funcional.

•  Externas : Se deben a acciones procedentes del exterior, no dependientes del individuo.

Patogenia :

Es la parte de la Patología que estudia como actúa el agente causal sobre el animal acercándose a la forma o vías mediante las que la causa puede afectar a los diferentes órganos o sistemas.

Las vías por las que actúan las causas son diversas :

•  Acción directa sobre los órganos.

•  Acción a través de toxinas generadas por las causas en los propios animales.

•  Trastornos de tipo nutritivo o relacionados con la absorción de alimentos.

•  Acción parasitaria de tipo endocelular.

•  Agotamiento orgánico o alteración de los sistemas de regulación del equilibrio endocrino.

Curso :

Identifica la manifestación de la enfermedad en función de la intensidad de la agresión y la reacción de resistencia del ave.

Síntomas :

Son las manifestaciones de la enfermedad que traducen una alteración funcional, lesional o bioquímica : hipertermia, descenso de la puesta, erizamiento de las plumas…

Los síntomas son muy abundantes pero se pueden clasificar atendiendo a diversos criterios :

•  Por su valor diagnóstico :

· Patognomónicos : aquellos exclusivos de una enfermedad determinada, si se presenta el síntoma es que hay enfermedad.

· Principales o esenciales : acompañan siempre a una enfermedad determinada, son característicos de la misma, aunque no exclusivos de ella.

· Comunes o generales : pueden aparecer en muchas enfermedades, de tal forma que si se presentan no se puede emitir un juicio único.

 

•  Según el grado de localización :

· Locales : en una zona determinada.

· Generales : sin zona circunscrita.

•  Por el orden de aparición :

· Precursores : inician el cuadro clínico.

· Consecutivos : siguen a los precursores

•  También se pueden clasificar en objetivos y subjetivos :

· Subjetivos : solo percibidos por el propio enfermo, con los que, evidentemente, no podemos trabajar.

· Objetivos : son los apreciados durante la exploración.

 

Si efectuamos una exploración, podemos hacer una clasificación sensorial de los síntomas :

¨ Síntomas que pueden apreciarse con la vista :

Permite descubrir elementos de gran importancia general, debido a que no solo nos limitamos a inspeccionar a los animales sino que también nos fijaremos en el entorno en que se encuentran.

¨ Síntomas auscultables :

Fundamentales para el estudio de enfermedades respiratorias.

¨ Síntomas que se perciben por olfatación :

Se utiliza para descubrir afecciones febriles ya que el ave emite cuerpos cetónicos, y también para detectar una falta de ventilación, o posibles trastornos de índole digestiva.

¨ Síntomas apreciables por palpación :

Útil para controlar la temperatura, temblores, estado de carnes del animal y estado físico general de las aves.

 

Lesiones :

Elementos que aparecen en las aves como resultado de la interacción entre un agente agresor y la resistencia de los animales.

 

Diagnóstico :

Se utiliza para definir la naturaleza de la enfermedad, y contiene todos los razonamientos e indicaciones del explorador.

Existen dos tipos de diagnóstico :

•  Clínico : se basa exclusivamente en la apreciación del curso, los síntomas y las lesiones.

•  Etiológico : se basa en demostrar, previo aislamiento y visualización, la causa determinante de la enfermedad, lo que requiere, en ocasiones, la utilización de técnicas de laboratorio más o menos específicas.

 

Pronóstico :

Estudia y afirma el porvenir de una enfermedad, apoyado en el conocimiento de su curso, con todas sus vicisitudes, accidentes y complicaciones que puedan sobrevenir, la perspectiva de su duración, las secuelas o defensas que puedan quedar después de su curación y la probabilidad de recaídas.

 

Terapeútica :

La terapeútica es el juicio por el cual se afirma el tratamiento más conveniente para una determinada enfermedad.

Este tratamiento puede ser de tres tipos :

· Etiológico : dirigido a eliminar la causa de la enfermedad.

· Sintomático : dirigido a paliar o suprimir algún síntoma especialmente nocivo.

· Higiénico – dietético : comprende todo lo referido a la higiene y al manejo.

 

Profilaxis :

Consiste en la prevención de las enfermedades.

En avicultura existen dos tipos de profilaxis :

· Limpieza y desinfección : operaciones que abarcan toda la cadena productiva, mediante la aplicación de técnicas y productos adecuados para el control de bacterias, hongos, artrópodos y ácaros.

· Programación de planes vacunales específicos : Estos programas están en función de la situación patológica de la explotación, de la zona y del tipo de aves.

Las vacunaciones se realizan mediante el agua de bebida, por instalación intraocular o intranasal o por aspersión, si se suministran vacunas vivas, o bien por vía parental si se aplican vacunas inactivadas.

 

11.1- Fundamento de las enfermedades

Todos los agentes patógenos actúan, directa o indirectamente, sobre las células del organismo. Estos agentes pueden afectar inicialmente a una sola célula, a un número limitado de ellas o a extensas zonas del organismo.

En cada célula aislada se producen alteraciones o lesiones bioquímicas a nivel molecular, o ultracelulares que afectan a sus orgánulos nucleares o citoplasmáticos, así como a su sistema de membranas.

El resultado son fenómenos de hipertrofia o atrofia, degeneración, necrosis, hiperplasia, metaplasia o neoplasia celulares, reacciones cualitativamente distintas, pero siempre las mismas, que pueden presentarse aislada o combinadamente. Estos fenómenos son la manifestación de la reacción viva patogénica a nivel celular.

Los procesos patológicos o alteraciones típicas generales, pueden clasificarse de la siguiente forma :

· Alteraciones estructurales : ª Infiltración

ª Degeneración

ª Necrosis

· Alteraciones de volumen : ª Hipertrofia

ª Atrofia

· Alteraciones de situación : ª Inflamación

ª Congestión

ª Hemorragia

ª Trombosis

ª Hidropesia

 

· Alteraciones de número : ª Hiperplasia

ª Hipoplasia

ª Aplasia

· Alteraciones de cualidad : ª Metaplasia

ª Neoplasia

 

Las distintas enfermedades se pueden clasificar atendiendo a las causas que las producen en :

· Enfermedades infecciosas : ª de orígen bacteriano

ª de orígen parasitario

ª de orígen vírico

· Enfermedades de la nutrición : ª Carencias

ª Intoxicaciones

· Enfermedades producidas por agentes físicos o químicos.

· Enfermedades endocrinas.

· Anomalías anatómicas.

La infección consiste en la penetración de un parásito procedente del exterior en un organismo, sobre el cual ejerce un efecto patógeno. De esta forma, los agentes infecciosos se pueden clasificar en cuatro grupos fundamentales :

 

•  Bacterias :

Microorganismos unicelulares cuyo material hereditario no se encuentra encerrado en un núcleo, y que pueden adoptar diversas formas. Cada bacteria no solo tiene una forma característica que la puede distinguir en un medio adecuado sino, que ésta obedece a las características de un hábitat concreto. Hay bacterias que adoptan formas distintas en diversos medios y otras bacterias que siempre presentan la misma forma.

La cápsula bacteriana puede adoptar formas más o menos resistentes según las condiciones del medio en que se desarrollan, así, una bacteria en un medio de cultivo suele carecer de cápsula, mientras que en el ambiente exterior adopta formas más resistentes para sobrevivir a las condiciones adversas.

En cuanto a la reproducción, en condiciones favorables, las funciones de reproducción se verifican con gran rapidez, pues cuando una bacteria alcanza su tamaño óptimo se escinde en dos y da lugar a dos hijas, las cuales harán lo propio, multiplicándose de manera verdaderamente geométrica si las condiciones del medio así lo permiten. El enrarecimiento del medio termina por frenar la reproducción y al final de una fase de estabilización sobreviene la lisis bacteriana, reduciéndose la población.

Algunas bacterias son capaces de formar los llamados esporos al final de su periodo de multiplicación. Estos esporos son extraordinariamente resistentes frente a las influencias externas, tales como el calor, la desecación y los desinfectantes. A partir de los esporos, siempre que las condiciones del medio sean las adecuadas, es posible la aparición de formas vegetativas con poder patógeno según la especie.

 

2) Virus :

Seres estructuralmente muy simples, de parasitismo intracelular obligado y que solo se reproducen en el interior de células vivas.

Contienen como información genética DNA ó RNA tanto de simple como de doble cadena, pero nunca tienen ambos ácidos nucleicos juntos. Protegiendo su información se encuentra una cápsula proteica o cápside.

La reproducción vírica depende de la variedad de que se trate, aunque por lo general, consiste en una duplicación de las estructuras macromoleculares que se autoindependizan y reconstituyen a expensas del material celular de la célula hospedadora.

La clasificación se hace de acuerdo con su dotación en ácidos nucleicos :

¨ Virus RNA : · Picornavirus

· Reovirus

· Arbovirus

· Micovirus

· Paramixovirus

· Rabdovirus

· Virus de la leucosis aviar

 

¨ Virus DNA : · Adenovirus

· Papovavirus

· Virus del herpes

· Poxvirus

 

3) Hongos :

Los hongos son plantas talófitas carentes de clorofila, y en general, con una organización pluricelular, lo cual les diferencia de las bacterias.

Están formados por una serie de micelios, algunos sumergidos en la estructura que les sirve de medio de cultivo y otros aéreos. Los aéreos llevan el aparato reproductor del hongo, los esporos, que se disponen de modo variable de unos a otros, particularidad que se utiliza para su identificación y clasificación.

Existen dos tipos de micosis :

•  Exógenas : el hongo proviene del exterior, casi siempre del suelo y los vegetales.

•  Endógenas : el hongo se encuentra habitualmente en las superficies o cavidades del organismo y solo de modo excepcional desarrolla su acción patógena.

Los hongos poseen una tendencia esencial a producir infestaciones locales, particularmente en forma de dermato – micosis. Son también capaces de multiplicarse en el interior del organismo, dando así origen a micosis orgánicas y sistémicas o a una invasión generalizada por vía hemática que suele tener un fin mortal.

 

4) Parásitos :

Aquí existen de diversos tipos :

•  Protozoos (organismos animales unicelulares).

•  Metazoos (organismos animales pluricelulares)

•  Acanthocéfalos

•  Pentastómidos

•  Artrópodos

El efecto patógeno se lleva a cabo ya sea por la presencia del parásito en sí, o bien de un modo indirecto por las reacciones propias del organismo. De acuerdo con esto existe una distribución entre efectos directos e indirectos y las acciones patógenas se deben a cualquiera de las siguientes causas :

· Predación de materiales del hospedador, que utilizan en su propio beneficio.

· Productos propios del metabolismo, que son tóxicos en el hospedador.

· Localización en vías orgánicas, así como vías biliares, bronquios, etc.

· Perforación de la piel o las mucosas para succionar sangre o fijarse.

· Transmisión de determinados microorganismos mediante picaduras.

 

Cuando nos encontramos frente a enfermedades víricas o bacterianas es muy importante tener análisis de laboratorio ya que de esta forma se puede llegar a un conocimiento más profundo de las lesiones. Los análisis que se pueden realizar en los laboratorios son muy variados :

· Examen hematológico, para anotar los cambios en número, tamaño y apariencia de las células y en las propiedades de la sangre.

· Exámenes parasitológicos, para detectar la presencia de cualquier parásito.

· Estudios bacteriológicos, para detectar e identificar cualquier bacteria.

· Análisis histológicos o estudio microscópico de las lesiones.

· Estudios serológicos, para determinar el nivel de anticuerpos contra determinado organismo productor de la enfermedad.

· Virología para la identificación del virus.

· Exámenes bioquímicos, para medir el nivel de varias sustancias químicas en sangre o suero.

 

De esta forma, el avicultor que detecte anomalías en algún individuo de su explotación debe remitir muestras al laboratorio. Estas muestras pueden ser de varios tipos :

· Sangre, suero o plasma.

· Otros líquidos corporales (de la cavidad abdominal, sinovial…).

· Heces.

· Raspados de piel o mucosas.

· Tejidos.

· Animales vivos o cadáveres.

 

11.2- Clasificación de las enfermedades de las razas Pardo e Indio

 

Muy importantes : Dentro de este grupo se engloban aquellos tipos de enfermedades que de estar presentes en la explotación el número de bajas que pueden causar es muy importante llegando en ocasiones a eliminar a toda la población.

Importantes : Aquí se encuentran otro tipo de enfermedades que aunque en ataques graves son susceptibles de ocasionar estragos en la población, no alcanzan el nivel de peligrosidad de las anteriores.

A tener en cuenta : Grupo de enfermedades que pueden aparecer en ocasiones y que aunque presenten una menor frecuencia no debe olvidarse su posible presencia.

Sin problemas : Aquí están englobadas las enfermedades que en este tipo de explotación están erradicadas y aquellas que por su vacunación habitual no presentan ningún tipo de problemas.

Cuadro de enfermedades:

 

 

 

Muy importantes

Importantes

A tener en cuenta

Sin problemas

E.bacterianas

Colibacilosis

 

Pullorosis

Coriza infeccioso

Tuberculosis

 

Tifosis

Paratifosis

Sinovitis infecciosa

Espiroquetosis

 

Cólera aviar

CRD

Onfalitis

Sínd. cabeza hinchada

Klebsielosis

Pseudomoniasis

Listeriosis

Enteritis necrótica

Erisipela

Estafilococia

Estreptococia

E. víricas

E. de Marek

E. de Newcastle

Bronquitis inf.

E. de Gumboro

Leucosis linfoide

Laringotraqueitis

Encefalomielitis

 

Influenza aviar

Diftero-viruela

Osteopetrosis

EDS

Artritis vírica

Síndrome malabsorción

Anemia inf. del pollo

E. parasitarias

Coccidiosis

Ascarid. intestinal

Ascarid. cecal

 

Capilariosis

Dermanisiasis

Argasiasis

Pediculosis

Pulgas

Teniasis aviar

Sarna desplumante

Sarna de las patas

Sarna escamosa

Sarna sacos aéreos

 

Tricomoniasis

Hexamitiasis

Toxoplasmosis

Sarcosporidiasis

Singamosis traqueal

Trematodiasis genital

Acuariosis

Tetramerosis

Moscas

Mosquitos

Escarabajo de la yacija

E. causadas

por hongos

 

Aspergilosis

Dermatomicosis

Moniliosis

 

 

 

 

Existen un tipo de enfermedades que se pueden evitar en este tipo de explotaciones extensivas, con el simple hecho de utilizar una alimentación tradicional como se viene realizando desde antaño. Partiendo de un ave sana, una alimentación equilibrada en macro y micronutrientes , sin productos ajenos a los requeridos, asegura una actividad metabólica normal. Pero, el alimento puede no ajustarse a lo requerido y esto puede llevar consigo la aparición de perturbaciones que se pueden agrupar en :

 

· Enfermedades por exceso :

Se puede presentar cuando se sobrepasa el nivel de requerimiento de los animales.

Si el exceso es de macronutrientes da lugar a alteraciones metabólicas típicas, pero si el exceso corresponde a micronutrientes se pueden plantear situaciones de toxicidad.

 

· Enfermedades por defecto. Deficiencias o carencias :

Este tipo de enfermedades no debe entenderse como la falta de alimentación de las aves, sino la falta de elementos en los distintos niveles de composición de las raciones.

Generalmente no se suelen presentar problemas, porque si la alimentación es a base de raciones es habitual marcar márgenes de seguridad.

Las situaciones de carencia han de considerarse en dos grandes grupos :

•  Carencia de macronutrientes : proteínas y aminoácidos, carbohidratos y grasas.

•  Carencia de micronutrientes : vitaminas y minerales.

 

· Enfermedades por desequilibrio :

Siempre que se plantea una situación de exceso de un nutriente o de carencia, se produce un desequilibrio, capaz de alterar el normal fisiologismo.

Esta alteración, siempre que no sobrepase unos límites umbrales, puede ser resuelta por la capacidad compensadora del ave para recuperar su perfecto estado de salud.

 

· Enfermedades por toxicidad :

Un producto es tóxico, cuando se puede encontrar a niveles tales que produzca alteraciones de algunos procesos metabólicos del ave, originando efectos biológicos adversos, un deterioro en los rendimientos económicos de la producción, o bien dar lugar a la presencia de residuos indeseables para el consumidor final.

 

También existen una serie de enfermedades esporádicas :

 

 

 

Muy importantes

Importantes

A tener en cuenta

Sin problemas

E. esporádicas

Canibalismo

Contusiones

Heridas

Dermatitis cadera y dorso

Histeria

Prolapso del oviducto

Intox. emanación estufas

Puesta abdominal

Síndrome ascitis

Vesículas pectorales

Ingluvitis

Cloacitis

Xantomatosis

 

 

 

 

11.2.1- Descripción de las enfermedades consideradas “muy importantes”

 

Colibacilosis :

Enfermedad bacteriana producida por Escherichia coli .

Los colibacilos son gérmenes saprófitos habituales en las aves cuyo pase a la circulación sanguínea de forma directa o sus toxinas determinan diversos fenómenos conocidos como colibacilosis.

Por tratarse de un germen de difusión muy general resulta complejo señalar una forma patogénica determinada.

 

 

Dentro de las colibacteriemias descritas, existen dos variedades :

¨ la colisepticémia

¨ el síndrome de la cabeza hinchada, como factor coadyuvante. Por lo general, la invasión por los colibacilos al organismo tiene mucho que ver con una serie de causas predisponentes, que al disminuir la resistencia general permiten el progreso de un germen que en condiciones normales estaría perfectamente controlado. Entre estas causas predisponentes están la coccidiosis, el CRD, estados de estrés, parasitismos, cambios de ambiente…

Las formas más graves de la colibacilosis corresponden a enfermedades respiratorias.

Cuando los colibacilos infectan el árbol respiratorio, por causa de otras afecciones bacterianas o víricas se produce una generalización rápida, produciendo fiebre y mortalidad. Las formas complicadas suelen causar la muerte en dos o tres días y las formas subagudas pueden afectar a los pollos durante más de siete días.

Los síntomas son la aparición de mucosidades nasales, lagrimeo y pérdida de apetito. Según la evolución puede aparecer diarrea verdosa, fiebre, plumaje erizado, deshidratación…

El proceso es más grave cuanto más jóvenes son los pollos.

La colibacilosis septicémica causa la aparición de membranas fibropurulentas recubriendo diversos órganos internos, sobre todo el hígado.

El Escherichia coli es sensible a una gran cantidad de antibióticos nitrofuranos, sulfamidas y derivados de las quinoleínas.

 

Enfermedad de Marek :

Es una afección de las gallinas de origen vírico que se caracteriza por la aparición de fenómenos paralíticos y formaciones tumorales en diversos órganos.

Existe una asociación entre lesiones nerviosas y aparición de tumores viscerales que se localizan generalmente en el ovario.

Durante mucho tiempo se consideró a la enfermedad de Marek como una forma neural de la leucosis de las aves.

 

La enfermedad de Marek ( herpes. Virus DNA ) se puede clasificar en :

¨ Clásica : todas linfoides :

· Neural, ocular, visceral

· Linfomatosis, parálisis de las aves

· ojo gris, etc

¨ Aguda

 

La enfermedad se inicia con unproceso infiltrativo de tipo linfocitario en los nervios, lo cual finaliza en una fuerte inflamación, edema y desmielinación, acabando con la parálisis correspondiente.

Existen dos tipos de transmisión :

¨ Horizontal :

Es la más importante en la difusión de la enfermedad.

A pesar de que el virus tiene una fuerte dependencia de las células para sobrevivir, el hecho de eliminar el virus no dependiente de las células del epitelio de las plumas, hace que este contamine el ambiente, el aire y los enseres, todo lo cual puede ser la causa de la fuerte difusión de la enfermedad.

También puede transmitirse por insectos vectores.

¨ Vertical :

Es la transmisión a través del huevo, pero en realidad esta vía tiene poca importancia práctica.

 

La enfermedad tiene una evolución crónica, haciendo su aparición al final de la recría. La edad de presentación de la enfermedad de Marek es entre los tres y cinco meses de edad generalmente. Los pollitos al primer día de edad son más sensibles a la infección y esta sensibilidad desciende a medida que crece el animal.

En cuanto a la sintomatología hay :

¨ Forma neural :

Los síntomas varían según los nervios afectados.

En general aparecen espasmos clónicos y parálisis llegando en ocasiones a que las aves infectadas son incapaces de desplazarse, llegando a morir por inanición.

¨ Forma ocular :

Suele afectar al iris, en cuyo caso la pupila aparece alargada, asimétrica e incapaz de reaccionar a los impulsos luminosos. Si la lesión alcanza a los ojos puede sobrevenir una ceguera que incapacita al animal para alcanzar la comida.

¨ Forma visceral :

Cuando el ave presenta tumores en órganos internos, aparece quieta, embobada, con el plumaje erizado, presentando anorexia extrema y finalmente la muerte.

 

La enfermedad de Marek presenta unas lesiones muy características que afectan a diversos nervios y tejidos :

•  Nervios periféricos :

La enfermedad presenta cronológicamente un edema, fenómenos degenerativos y aparición del infiltrado linfocitario acompañado de células plasmáticas y macrófagas.

Dentro de esta lesión fundamental, los nervios se pueden dividir en tres tipos :

 

· Tipo A : Aparición de las células de Marek, que son células grandes basófilas, con protoplasma vacuolizado y núcleo grande. Pueden ser células blásticas que han sufrido procesos degenerativos. Infiltrado linfocitario abundante, desmielinización y proliferación de células de Schwan.

 

· Tipo B : Infiltración difusa de células plasmáticas y linfocitos pequeños. Edema, a veces desmielinización y proliferación de las células de Schwan.

 

· Tipo C : El nervio aparece normal y únicamente se observa una ligera infiltración difusa por células plasmáticas y pequeños linfocitos.

 

Estos tres tipos de lesiones son fases evolutivas del mismo proceso, o sea, que una lesión de tipo C pasaría con el tiempo a ser de tipo A, para alcanzar luego una forma intermedia entre A y B y desembocar después en una lesión de tipo B. La velocidad del cambio varía de un ave a otra y se cree estaría condicionada a la susceptibilidad o resistencia individual a la enfermedad.

Lesiones musculares :

Solo son observables cuando el proceso de la enfermedad de Marek dura bastante tiempo.

Macroscópicamente se caracteriza por :

· Atrofia muscular,

· Pérdidas de coloración,

· Nódulos blanquecinos, a veces.

 

Microscópicamente se dividen en tres categorías :

· Atrofia troponeurógena : Hinchazón de núcleos del sarcolema. Prominencia y alargamiento del núcleo. Proliferación de núcleos.

· Lesiones metastásicas de los nervios : infiltrado linfocitario entre las fibras musculares, e incluso acúmulos linfocitarios que se traducen macroscópicamente en la aparición de nódulos blanquecinos, y esto se traduce en la degeneración de la fibra muscular.

· Lesiones secundarias a la parálisis y derivados de traumatismos.

Lesiones viscerales :

Se caracterizan por la aparición de tumores linfoides en uno o más órganos de un mismo individuo. Generalmente están afectados el ovario, pulmones, corazón, todos los órganos digestivos, hígado, bazo, proventrículo, intestino, riñón, páncreas y adrenales.

 

Lesiones oculares :

Se puede observar infiltrado en el iris y regiones contiguas del ojo. Estas lesiones muestran la imagen de un proceso inflamatorio y proliferativo.

 

 

En cuanto al tratamiento no existen quimioterapias efectivas contra esta enfermedad.

La enfermedad de Marek hasta el año 1970 era una enfermedad cuya única forma de control era el aislamiento. Este método fue totalmente ineficaz en la práctica y se tuvo que esperar a que se descubrieran cepas de virus capaces de inducir inmunidad y que con ello fueran desarrolladas vacunas efectivas.

Las vacunas contra la enfermedad de Marek son elaboradas por cepas víricas que se pueden ordenar de la siguiente forma :

· Virus homólogo : - Serotipo atenuado ( Tipo I )

- Serotipo virulento naturalmente ( Tipo II )

· Virus heterólogo – virus herpes de pavo – MVT.

 

Las vacunas contra la enfermedad de Marek son vacunas del tipo vivo y suelen presentarse en forma de virus asociados con células, vacunas con cepas homólogas y conservadas por congelación, y virus libres de células, es decir, vacunas cepa heteróloga y liofilizadas, HVT.

Todas las vacunas se administran de forma intramuscular o subcutánea en pollitos de un día de edad, y debido a que la transmisión vertical virtualmente no se realiza, la protección puede llegar al 100%

Se recomienda que los pollitos inmunizados sean mantenidos en aislamiento por lo menos quince días después de la inoculación porque una afección por virus campo durante este periodo puede influir en la eficacia de la vacuna.

 

Enfermedad de Newcastle :

Es una enfermedad vírica aguda, que puede cursar con sintomatología digestiva, respiratoria y/o nerviosa.

La enfermedad afecta a las gallinas de cualquier edad.

Debido a su grave incidencia económica, son muchos los países que han incluido la enfermedad de Newcastle como de declaración obligatoria. Así, en los países miembros de la Comunidad Económica Europea es obligatoria su declaración y en caso de su aparición deben tomarse medidas drásticas de sacrificio, inmovilización y vacunación para impedir la propagación de la misma.

El agente causal de esta enfermedad es un paramixovirus que es un virus RNA.

El periodo de incubación de la enfermedad de Newcastle puede variar de dos a once días, siendo la media de cinco o seis días. El tiempo de incubación y gravedad del proceso desciende paulatinamente con la edad y grado de inmunidad, pasiva o activa.

 

Los síntomas que pueden presentarse se pueden resumir en cuatro grandes grupos :

 

· Generales : postración, somnolencia, indiferencia a los estímulos externos, cresta amoratadas, descenso marcado del consumo de pienso y agua, descenso de la producción de huevos…

 

· Digestivos : En pocas horas un efectivo puede presentar deposición líquida que evoluciona hacia una diarrea profusa grisácea o incluso de color rojizo.

 

· Respiratorios : Los movimientos respiratorios aumentan, la respiración se hace dificultosa teniendo necesidad el animal de abrir la boca para impulsar más aire. Presentan estertores, y avanzado el estado de la enfermedad, aparece flujo nasal.

 

· Nerviosos : Esta sintomatología es muy característica de la enfermedad y en algunos casos predominan sobre los antes citados. El ave presenta temblores crónicos y espasmos, parálisis de las patas y alas.

 

Probablemente las lesiones más importantes se den en el tracto digestivo. En la pared del intestino, sobre todo en la parte posterior del duodeno, yeyuno e ileón se encuentran hemorragias de color púrpura o rojo oscuro asociados a necrosis.

En el aparato respiratorio aparece en algunos casos, un exudado catarral o seroso en las partes altas, laringe y traquea, y en las partes anteriores al pulmón pueden presentarse formas neumónicas.

Al tratarse de una enfermedad vírica no hay, por ahora, tratamiento efectivo y lo máximo que se recomienda en casos de aparición en una explotación es la administración de antibióticos de amplio espectro para evitar en lo posible los efectos nocivos que puedan ocasionar los gérmenes oportunistas que complican el problema principal.

Las clases de vacunas existentes son :

· Vivas : - a base de cepas lentogénicas B1 y La Sota.

- a base de cepas mesogénicas.

· Inactivadas : - con hidróxido de aluminio

- con aceites minerales.

 

Actualmente se alternan vacunas vivas e inactivadas para conseguir una alta protección.

El empleo de vacunas vivas a base de cepas lentogénicas se realiza en pollitos, ya que se ha demostrado que hace falta un estímulo algo mayor para iniciar el proceso de formación de anticuerpos.

Una vez obtenidos en un ave unos títulos a base de vacunas vivas, se inoculan las vacunas inactivadas, con lo que se consigue una elevación y duración de estos títulos en suero, capaces de defender las infecciones de campo del virus de la enfermedad de Newcastle.

Las modernas vacunas absorbidas en aceites minerales han supuesto un avance considerable frente a los antígenos de vacunas inactivadas y absorbidas en hidróxido de aluminio, ya que los primeros confieren unos títulos protectores mucho más duraderos que los segundos, lo que hace posible reducir el número de vacunas que se deben administrar para obtener una protección segura del animal.

Las formas de administración de las vacunas son las siguientes :

· Vacunas vivas : - Vía ocular

- Vía oral

- Vía intramuscular

- Vía aerógena, mediante nebulización del virus

· Vacunas inactivas : - Vía intramuscular, en pechuga o muslo.

- Vía subcutánea, parte superior del cuello.

 

Bronquitis infecciosa :

La Bronquitis infecciosa (BI) es una enfermedad infecto – contagiosa que se presenta en las aves, con marcados síntomas respiratorios, producidos por coronavirus, que es un virus RNA.

La eliminación del virus de un animal enfermo se realiza a través de las deyecciones y secreciones nasales.

La propagación de la enfermedad es muy rápida dentro de un mismo gallinero y entre explotaciones, apareciendo en la realidad como una verdadera onda epizoótica que avanza con mucha rapidez.

El periodo de incubación es muy corto y la enfermedad se puede llegar a presentar entre 24 y 48 horas. La transmisión vertical no es importante en la difusión de esta enfermedad.

La mortalidad de la bronquitis infecciosa es muy variable y está siempre en correlación con la edad del ave infectada, así, en pollitos la mortalidad puede alcanzar un máximo del 25%, mientras que en aves de edad superior a las seis u ocho semanas es prácticamente nula.

La forma respiratoria cursa en los animales jóvenes, en los que se presenta disnea que va en aumento, con dificultad de entrada de aire en los pulmones, lo que obliga al animal a respirar con el pico abierto y haciendo extensión del cuello.

Los ojos están humedecidos y algunas veces se puede observar una hinchazón de los surcos. Más adelante suele aparecer un flujo nasal claro, existiendo ruidos respiratorios.

Rápidamente todos los pollitos se encuentran afectados, aparece inapetencia, abatimiento y las aves buscan los focos de calor para mantener la temperatura adecuada.

Las lesiones más importantes son exudado seromucoso en tráquea, así como congestión pulmonar y repleción de los bronquios. A veces existe conjuntivitis, rinitis y sinusitis catarral.

Como toda enfermedad de origen vírico, no existe ningún producto quimioterápico capaz de solucionar la enfermedad. Por lo tanto el único método de luchar contra la misma es la prevención a base de vacunas.

Las vías de administración de las vacunas de bronquitis a base de virus vivos puede ser : ocular, en el agua de bebida o por spray. Esta última vía es muy utilizada para la inmunización de pollitos de un día de edad. Las vacunas inactivadas sólo se administran por vía parenteral, con inoculación intramuscular en el muslo o en la pechuga.

En el mercado existen también vacunas inactivadas combinadas, en las cuales existen dos o más virus que ocasionan enfermedades en las aves.

Corrientemente existen vacunas combinadas de :

¨ BI – EN – Gumboro

¨ BI – EN – Síndrome de la bajada de puesta (EDS – 76)

El éxito alcanzado por estas vacunas combinadas es grande ya que a una evidente efectividad se unen razones económicas.

 

Enfermedad de Gumboro :

La enfermedad de Gumboro (EG), llamada también bursitis infecciosa o nefrosis aviar, es una enfermedad vírica, contagiosa, que afecta a los pollos, ocasionando manifestaciones entéricas y lesiones en la bolsa de Fabricio.

Se la denominó en un principio nefrosis aviar por la aparición de lesiones en los túbulos renales, en unos supuestos casos de Gumboro.

El agente causal en estos supuestos casos de enfermedad de Gumboro era un virus de bronquitis infecciosa – Virus Gray.

El verdadero agente etiológico de la enfermedad de Gumboro fue aislado por primera vez en 1962 y se denominó “agente infeccioso bursal”; es un virus incluido dentro del tipo de los reovirus.

EL virus de esta enfermedad está distribuido por todo el mundo y prevalece en muchas zonas en donde existe una alta concentración de aves.

Las pérdidas, por bajas, que ocasionan esta enfermedad son considerables y vienen dadas directamente por la misma o por el efecto inmunodepresor que tiene el virus. Como consecuencia de esta inmunodepresión, la enfermedad puede ir asociada con dermatitis gangrenosa, hepatitis de cuerpos de inclusión, síndrome anémico o fallos en los procesos contra otras enfermedades.

Actualmente las secuelas que deja la infección por este virus son más importantes desde el punto de vista económico que la propia enfermedad.

Por regla general la enfermedad de Gumboro se presenta en animales jóvenes.

Hace algún tiempo se pensaba que era una enfermedad propia de las aves pesadas, pero se ha demostrado que en las aves ligeras también puede presentarse con la misma gravedad y un alto grado de mortalidad.

La edad de presentación está entre las tres y seis semanas, aunque la infección subclínica puede aparecer antes de las tres semanas de edad.

El virus de la enfermedad es altamente contagioso y prevalece durante mucho tiempo en la explotación que haya tenido animales afectados, incluso 125 días después del vaciado.

No está totalmente probada la transmisión vertical a través del huevo, pero algunos autores señalan que puede producirse en determinadas fases de la enfermedad.

Igualmente se duda de la existencia de que queden animales portadores una vez que ha pasado la enfermedad.

Se ha señalado que algunos géneros de garrapatas y mosquitos pueden ser portadores del virus de la enfermedad de Gumboro y originar un brote de esta enfermedad.

El virus resiste muy bien en el pienso, agua de bebida, enseres del gallinero y ropas del personal, lo que favorece el mantenimiento de la infección dentro de una explotación determinada.

El periodo de incubación de la enfermedad de Gumboro es muy rápido, apareciendo entre los dos o cuatro días post – inoculación.

La presentación de la enfermedad siempre acontece de forma brusca, con síntomas generales graves y muertes, dándose depresión intensa y no reaccionando las aves a estímulos exteriores. Aparece diarrea acuosa y espumosa de color blanco – amarillento, ensuciando las plumas alrededor de la cloaca, y a veces el borde superior de ésta se proyecta al exterior como consecuencia del agrandamiento de la bolsa de Fabricio.

La gravedad de los síntomas disminuye con la edad de los pollitos, pasando a ser infección inaparente a partir de las seis semanas.

La depresión aumenta progresivamente, hasta el punto de que las aves son incapaces de moverse, hay deshidratación y finalmente la muerte. En esta fase preagónica el ave presenta hipotermia. La morbilidad es muy elevada apareciendo hasta en un 70% de las aves enfermas, aunque la mortalidad puede variar entre un tres y un veinte por ciento.

La recuperación de los animales es rápida.

El fenómeno de inmunodepresión fue observado desde hace mucho tiempo y es consecuencia del daño que produce el virus en el sistema inmunitario. Esto se manifiesta por :

¨ Aumento de la sensibilidad a otros procesos patológicos entre los que se pueden citar la dermatitis gangrenosa, la anemia infecciosa y la hepatitis por cuerpos de inclusión.

¨ Disminución de la respuesta inmunológica a las vacunas suministradas para evitar otras enfermedades.

No se conoce ningún tratamiento quimioterápico que pueda ser útil para tratar la enfermedad de Gumboro. Por otro lado, la rápida recuperación de las aves hace antieconómico cualquier tratamiento.

La única forma de prevención contra la enfermedad de Gumboro es la puesta en práctica de programas de vacunación que incluyan a las reproductoras y a los pollitos de ellas nacidos.

Los programas de vacunación en los reproductores condiciona los que haya que realizar en los pollitos pues los restos de inmunidad natural que éstos poseen al nacer desempeñan un importante papel en la respuesta inmunitaria.

Existen tres tipos de vacunas vivas, basadas en la virulencia de las cepas usadas en su preparación :

¨ Las elaboradas con cepas avirulentas atenuadas :

No causan ninguna lesión en los tejidos linfocitarios y no producen ningún efecto inmunodepresor. Solamente son aptos para suministrar a pollitos sin restos de inmunidad maternal. La presencia de anticuerpos maternales impide la creación de un estado inmunitario.

¨ Las elaboradas con cepas de virulencia relativa :

Producen estados de inmunodepresión, lesiones en órganos linfoides y los pollitos vacunados incluso pueden presentar síntomas clínicos de enfermedad.

¨ Las elaboradas con cepas de virulencia media :

Son las más usadas actualmente dado que todas las reproductoras suelen estar bien protegidas. Se replica en virus frente a anticuerpos maternales. Tiene un poder de difusión horizontal de ave a ave. No se han señalado efectos de inmunodepresión con el uso de estas cepas.

Actualmente estas vacunas se le suministran al pollo a los doce o quince días por vía oral. Si existe presentación de la enfermedad de Gumboro en pollitos, vacunados en esta edad, será preciso adelantar la vacunación, incluso al primer día de vida, repitiendo una segunda vacunación tres semanas después.

El llevar a cabo unos buenos programas de vacunación contra la enfermedad de Gumboro es necesario, no solamente para evitar casos clínicos de enfermedad, sino para impedir las infecciones subclínicas que abren la puerta a infecciones intercurrentes que influyen negativamente en el capítulo económico y sanitario de las manadas.

 

Coccidiosis :

Es una enfermedad parasitaria que afecta única y exclusivamente al aparato digestivo. La enfermedad la producen diversas especies de protozoos, pertenecientes al género Eimeria.

Las coccidiosis son enfermedades cuyo contagio está relacionado con la densidad de población en el gallinero y con la humedad y la temperatura del substrato, condiciones indispensables para que se inicie el ciclo evolutivo.

El sistema de multiplicación de los coccidios, con alternancia entre fases sexuadas y asexuadas, permite que un solo ooquiste, que es la unidad infectante madura, produzca decenas de miles de formas intermedias con notable actividad enteropática.

La patología de las coccidiosis hay que entenderla desde dos formas :

· Clínica : aparición brusca y progresiva de la enfermedad causando bajas, y una sintomatología muy característica en cada especie de coccidio y variedad de aves.

· Subclínica : cuando la infección no llega a tener entidad como para causar síntomas, bien porque el número de coccidios sea reducido, o bien porque hay factores inmunitarios que interfieren el avance de la infestación.

La patogeneidad de las diferentes especies de Eimeria varía según la estirpe y número de ooquistes esporulados ingeridos en un momento determinado, de su capacidad de multiplicación, de la sensibilidad genética de las aves receptoras, de la posible existencia de inmunidad, de la densidad y condiciones generales higiénicas de la explotación.

Las consecuencias de las coccidiosis se centran fundamentalmente en que contribuyen a empeorar la conversión alimenticia, retrasar el crecimiento, aumentar la mortalidad y disminuir significativamente el rendimiento normal de las granjas.

Cuando la infección es muy abundante, las aves se muestran decaídas, el plumaje deslucido y sin brillo, abundantes bajas con algunas variedades de coccidios, diarreas, despigmentación, etc.

Las Eimerias o coccidios que pueden afectar a los animales son :

· Ocasionando trastornos graves :

•  E. acervulina.

•  E. mivati.

•  E. máxima.

•  E. necatrix.

•  E. brunetti.

•  E. tenella.

· Con escasa relevancia :

•  E. praecox

•  E. mitix.

•  E. hagani.

 

Cada especie presenta como característica que tiene una determinada demarcación de asentamiento en el tubo digestivo.

Tras la ingestión de un solo ooquiste, si el ave es receptiva puede eliminar al cabo de unos pocos días centenares de miles de ooquistes, destruyendo otras tantas células del organismo.

El periodo de esporulación es el tiempo que transcurre desde que un ooquiste es expulsado por las heces hasta que se hace infestante.

En términos de enfermedad, no sería propio singularizar la coccidiosis, pues existen varias formas absolutamente diferenciadas, según la especie que afecte a las aves. Los coccidios tienen un desarrollo similar, pero patogénicamente son muy distintos.

La entrada de los coccidios en las aves se realiza siempre por vía oral, ingiriéndose una o varias unidades de ooquistes esporulados infestantes. Los ooquistes son las formas primarias excretadas por las heces de los animales parasitados, Pues en forma latente pueden vivir muchos meses, por cuanto :

•  Resisten en el medio exterior hasta un año a temperatura entre 0º y 30ºC .

•  Resisten las radiacciones solares, la sequía y la humedad.

•  La temperatura de 80 – 90ºC los destruye en unos segundos.

•  A una temperatura de 60ºC sobreviven sólo veinte minutos.

•  Los antiséticos no les afectan, siendo muy difícil su eliminación con desinfectantes químicos convencionales.

 

Los coccidios son protozoos microscópicos que presentan un sistema de desarrollo y reproducción en el seno de otras células vivas, comportándose como un parásito intracelular. El desarrollo de los coccidios en el hospedador tiene dos fases, la de propagación o fase de esquizogónia y la de reproducción o fase de gametogonia, lo cual condiciona su gran desarrollo y difusión.

Cuando los ooquistes son expulsados por las heces, tienen un núcleo voluminoso y central, esta forma no es infestante, pues es preciso que antes el ooquiste esporule en el medio externo (fase exógena). En esta fase, el núcleo se segmenta dos veces, formando cuatro esporocistos, cada uno de los cuales tiene dos esporozoitos, es decir, un ooquiste produce ocho esporozoitos infectantes, que permanecen activos dentro de la membrana del coccidio. Este fenómeno de esporulación se produce entre doce y treinta horas según la especie y en adecuadas condiciones ambientales de temperatura, oxígeno y humedad, ya que sino el ooquiste no evoluciona.

La infección de las aves se produce en el momento en que los ooquistes esporulados son ingeridos. Entonces se inicia la fase endógena, que tiene lugar en el tubo digestivo, en donde son liberados los esporocitos y los esporozoitos por acción de los jugos digestivos. Los esporozoitos liberados, si bien actúan fundamentalmentea nivel de las células digestivas (enterocitos) también pasan a la circulación de la sangre.

Los esporozoitos penetran en los enterocitos en donde se desarrollan, aumentan de volumen y se convierten en merozoitos I, en cuyo interior se forman los llamados esquizontes I, de primera generación, elementos falciformes abundantísimos y móviles, pasando a albergar otras células.

Los esquizontes pasados a otras células (enterocitos) desarrollan una forma globosa denominada merozoito II, la cual a su vez forma otra generación de esquizontes II, los cuales son liberados a la luz del intestino después del correspondiente efecto citopático. El ciclo puede repetirse una vez más , pero al final se agota la capacidad de multiplicación asexuada, denominada esquizogónica, en cuyo caso los esquizontes evolucionan con dimorfismo sexual, formando macrogametocitos o microgametocitos, y a esta nueva fase se la denomina gametogónica. La liberación de los microgametocitos móviles, es el paso previo a la fecundación de los macrogametocitos. Una vez realizada la fecundación, se forma el zigoto y se espesa la membrana del macrogametocito, que una vez libre en la luz del intestino se transformará en ooquiste, el cual será expulsado por las heces, cerrándose así el ciclo del coccidio.

El curso de la enfermedad y su gravedad, dependen mucho de la edad de los animales al contraerla.

Para poder realizar el estudio de las coccidiosis, hay que atender a las diversas formas parasitarias, pues cada especie de Eimeria presenta unas características distintas:

· Coccidiosis duodenal :

Esta coccidiosis es debida a E acervulina, no suele causar manifestaciones destacadas. En casos de infestaciones muy graves se aprecia adelgazamiento, caquexia y despigmentación de la piel por escasa absorción de xantófilas.

 

· Coccidiosis de intestino grueso y recto :

La causa suele ser la E. brunetti y su gravedad es inferior a las variedades patógenas tradicionales, si bien se han descrito casos de emisión de heces mucilaginosas con ligeras hemorragias. Los casos de mortalidad por esta variedad de Eimeria son raros y no suelen superar el diez por ciento.

 

· Coccidiosis cecal :

La presencia de esta forma de coccidiosis resulta espectacular por sus síntomas y gravedad. Por lo general los pollos aparecen con una actitud de cierto sopor, manifestando un intenso dolor abdominal.

Los pollos emiten de vez en cuando diarreas claramente hemorrágicas, con coágulos de sangre y mortalidad muy alta.

Las formas crónicas producen decaimiento, caquexia progresiva, mal emplume y a veces parálisis. Esta forma es característica de los pollitos de tres a seis semanas, porque los adultos muestran una mayor resistencia ante este parásito.

 

· Coccidiosis intestinal :

Las formas más graves corresponden a E. necatrix.

Cursa con decaimiento, aspecto alicaído, dorso arqueado, apetito irregular y aparición de diarreas alternando con estreñimiento.

En los casos agudos puede haber alta mortalidad.

 

Las principales lesiones de las coccidiosis se dan como es lógico en el aparato digestivo y más concretamente en los intestinos.

En las formas agudas el pronóstico es siempre desfavorable por el número de bajas que produce y por la lenta recuperación de los afectados. Las formas subagudas y crónicas tienen interés por las pérdidas de producción que ocasionan.

Las coccidiosis se combaten con una serie de fármacos que han demostrado marcada actividad.

Los anticoccidiósicos se clasifican en coccidiostatos y coccidiocidas. Los primeros interfieren en el ciclo biológico, impidiendo que se multipliquen (sulfamidas, clopidol, quinolonas) y los segundos ejercen una clara acción letal (nicarbacina, monensiana, robenidina, halofunginona).

El anticoccidiósico ideal debería tener las siguientes ventajas :

•  Una acción coccidicida rápida.

•  Un amplio espectro de acción y no dar resistencias.

•  No interferir con el sistema inmunitario de las aves.

•  Carecer de toxicidad y no afectar al consumo de pienso.

Posiblemente no habrá ninguna sustancia que cubra eficientemente estos extremos.

Para que un tratamiento sea eficaz es preciso ante todo diagnosticar la especie de Eimeria, para acto seguido aplicar selectivamente el fármaco más adecuado y dosificar al máximo el producto más selectivo.

En los casos agudos es preferible el tratamiento en el agua de pienso, siendo de destacar la necesidad de programación de las dosis, de acuerdo con unos días de tratamiento, alternando con días de descanso o desintoxicación, para abarcar al máximo las posibilidades de inhibición de las formas evolutivas y no interferir el desarrollo de la inmunidad.

La prevención de la coccidiosis pasa por evitar que los pollos ingieran ooquistes, impidiendo además que estos esporulen.

Todos los sistemas que sean eficientes para eliminar humedad del local o impedir que esta se forme son interesantes para retrasar y minimizar las coccidiosis.

El saneamiento de las explotaciones se puede realizar con un lavado de agua abundante, tanto del local como de las zonas periféricas o auxiliares (almacenes, accesos rampas, etc), limpieza que se realizará a ser posible a presión.

Los desinfectantes químicos convencionales no son activos contra los coccidios, de ahí que la eliminación sea un tanto problemática. El único compuesto que tiene cierta actividad es el amoniaco pero para ello es necesario que se halle en elevadas concentraciones, con suficiente humedad y temperatura no inferior a 15ºC , siendo preciso además que actúe como mínimo durante veinte minutos. Para poner en práctica este sistema se espolvoreará la nave con yeso en polvo, repartiendo a continuación sulfato amónico de uso agrícola, aplicándose seguidamente agua sobre ambos. Esta mezcla produce suficiente amoniaco para neutralizar los ooquistes del suelo.

Otra forma de prevención de las coccidiosis es la quimioprevención a través del pienso, que consiste en el uso de sustancias anticoccidiósicas que se mezclan con los piensos compuestos.

Estas sustancias actúan a nivel endógeno, impidiendo la evolución de los coccidios en sus fases esquizogónica o gametogónica. Algunos productos se administran de forma pura y otros de forma combinada, simultáneamente o uno después del otro, lo que se denomina “programa shuttle”.

El uso repetido de estas sustancias conduce a la formación de resistencias y de ahí que se promueva su uso de forma rotativa.

 

Ascaridiosis intestinal :

Se denomina ascaridiosis a una enfermedad que se caracteriza por la presencia de un parásito (áscaris) en el interior del tubo digestivo, zona en la que alcanza y cierra su ciclo vital.

Se trata de un parásito muy frecuente con una gran rapidez de cubrición de su ciclo.

La especie más frecuente es el Ascridia galli.

Estos áscaris o lombrices tienen un tamaño relativamente grande pudiendo llegar a alcanzar de cuatro a ocho centímetros de largo por 0.1 – 0.3 cm de diámetro.

La evolución de estos parásitos es de tipo directo pues los excrementos transportan a los huevos hacia el medio exterior, en donde en caso de encontrar las condiciones favorables y adecuadas se transforman en larvas infectantes.

Estos huevos, ingeridos por las aves receptibles, eclosionan en el intestino, produciendo una liberación de la larva, la cual tras sufrir una serie de mudas en el interior del organismo, alcanza su madurez en el propio intestino, punto en el que establece su hábitat definitivo.

Los áscaris tienen un aparato de fijación que impide que estos elementos se desprendan por acción del peristaltismo intestinal, adhiriéndose a la mucosa mediante el aparato fijador que lesiona profundamente.

Los huevos de los áscaris son muy resistentes, siendo capaces de sobrevivir hasta tres meses en condiciones desfavorables.

La sintomatología de la ascaridiosis es muy variable pues en la mayor parte de los casos ocurre sin manifestaciones clínicas ostensibles. Todo depende de la edad y del número de vermes presentes en el aparato digestivo.

Si se presenta de forma aguda, se produce inapetencia, abatimiento, erizamiento de las plumas, etc.

Como señales aparentes se puede apreciar algo de diarrea, a veces sanguinolenta, parexia, o a veces la expulsión de algunos parásitos con las heces.

Si la infestación alcanza la perforación, sobreviene una peritonitis mortal.

La presencia de áscaris en una explotación obliga a la adopción de medidas drásticas en cuanto a la sanidad, iniciando una serie de tratamientos sistemáticos y periódicos con el fin de eliminarlos.

Para la expulsión de los áscaris suelen utilizarse diversos fármacos que tienen su actividad paralizante o vermicida.

La acción paralizante hace que los vermes pierdan su capacidad de fijación, siendo expulsados mediante los movimientos peristálticos.

La acción vermicida tiene la ventaja de expulsar los vermes muertos y ser ovicidas.

Ascaridiosis cecal :

Es una parasitosis por nemátodos producida por vermes de la especie Heterakis y su presencia es muy selectiva apareciendo solo en el ciego de las gallináceas.

La heterakis cecal de las aves es producida por unas lombrices de tamaño reducidísimo pertenecientes a las Heteráquidas ( Heterakis gallinae ).

Estos vermes tienen el cuerpo sinuoso y flexuoso y su tamaño es muy reducido.

Se localizan en el interior del contenido de los ciegos.

El áscaria cecal aumenta en las estaciones secas. Los huevos sometidos entre 28º y 35ºC alcanzan la fase infestante en seis días.

El ciclo es similar al de los áscaris aunque la evolución es más rápida que en aquellas, pues una vez liberada la larva en el intestino alcanza rápidamente el fondo del ciego, en donde tras doce días de fase larvaria pasa a adulto y es capaz de poner huevos.

La presencia de heterakis pasa la mayor parte de las veces desapercibida, siendo un proceso patológico por presencia y depredación. Aveces, si hay gran abundancia, tienden a provocar inflamación en el fondo de los ciegos.

Cuando la invasión es escasa no hay síntomas especiales, pero si es abundante se puede producir una inflamación cecal, con diarrea, enflaquecimiento, transtornos del desarrollo y de la puesta en los casos más extremos.

Para su tratamiento se usan productos como el levamisol, mebendazol, fluvendazol o fenbendazol.

Canibalismo :

La jerarquía típica que se produce entre las aves es una de las razones innatas del canibalismo. Las gallinas y los pollos sometidos o los que ocupan la escala inferior en el orden social de un gallinero son frecuentemente las víctimas del canibalismo. La problemática está relacionada con las condiciones de vida de las aves y se agrava por las situaciones de stress. Hay condiciones que contribuyen en cierta forma al canibalismo, pudiendo clasificarlas en causas nutricionales, ambientales y otras.

Entre las causas nutricionales se ha señalado que podrían ser determinantes del canibalismo la escasez de proteínas y de sodio, la alimentación con piensos granulados, el exceso de maíz en las fórmulas, una restricción excesiva de pienso y la falta de agua.

Las causa ambientales podrían estar en relación con un mal manejo, como por ejemplo : pocos comederos, pocos puntos de abrevamiento, una densidad de población muy alta, un exceso de temperatura o de luminosidad en el gallinero, etc.

Dentro de las causas varias, señalaríamos determinadas situaciones ocasionadas por parásitos internos o externos, heridas, falta de elasticidad de la cloaca…

Las formas de picaje varían extraordinariamente. Las lesiones más profundas se dan en cabeza y crestas. Aveces las heridas producidas sangran y producen áreas necróticas.

Hay variedad de picajes que afectan a las plumas u otras partes del cuerpo.

Conviene señalar que las actitudes del canibalismo suelen entenderse como la instauración de un hábito, sin que medie provocación o causas aparentes.

Las manifestaciones de picaje, como actitud de vicio colectivo, surgen después de haber ingerido sangre o tejidos frescos, lo cual se agrava considerablemente en manadas muy nerviosas o cuando hay una evidente estratificación social.

Las manifestaciones del picaje son totalmente externas, variando desde una simple herida, hasta edemas voluminosos. Las aves sometidas a picaje suelen rehuir de las restantes de la manada y esconderse, con lo cual comen poco hasta desnutrirse.

La extensión del vicio del picaje es de difícil solución. La mejor forma de paliar sus efectos es mediante el corte de picos. Como tratamientos antisintomáticos se ha recomendado el uso de tranquilizantes como la reserpina, usar tintura azul en las zonas picadas, reducir la intensidad de la luz y administrar piensos con algo más de fibra.

Heridas :

Se denomina herida a la pérdida de integridad de la piel y otros tejidos.

Las heridas tienen por lo general un origen traumático y están ocasionadas por la acción de objetos punzantes o cortantes. La patología de las heridas es sumamente variable, pues depende eminentemente de la zona afectada, de la profundidad y de los órganos a los que interese.

La falta de integridad de la piel pone al descubierto la dermis, provocándose inmediatamente una hemorragia superficial. No es posible sintetizar brevemente la posible sintomatología de los traumatismos que pueden afectar a las aves, pues mientras un corte en el dorso reviste poca importancia, una herida en el abdomen puede provocar la salida de los intestinos, con peligro inminente de peritonitis y muerte.

Es una lesión constante en las heridas la ruptura de la dermis aunque el alcanze dependerá de la región. Como de talles a valorar en las heridas se debe tener en cuenta la profundidad, la extensión, la vascularización de la zona y la naturaleza de los bordes de la herida.

Como norma general, para el tratamiento de cualquier herida será necesario una desinfección de la zona. Si la herida es profunda se acercarán los labios de la misma, previa aplicación de abundantes elementos antisépticos. Si es superficial, se espolvorearán abundantemente con sulfamidas procurando cortar la hemorragia con compresas o mediante la acción de sustancias que coadyuven en la coagulación como agua oxigenada o percloruro de hierro.

Contusiones :

Agrupamos bajo esta denominación todas aquellas lesiones o agresiones esporádicas que actúan sobre la superficie corporal de las aves, sin causar rupturas en la piel.

La piel de las aves, cuando es agredida, sufre la rotura de pequeños vasos, produciendo una serie de lesiones o amoratamientos.

Las contusiones se producen por agresiones momentáneas o por movimientos continuados durante un cierto tiempo.

Existen estudios de incidencia que señalan la localización de las lesiones, correspondiendo mayoritariamente a la pechuga con el 38%, a las alas con un 32%, a los muslos con un 3%, a las patas con un 17%, y a las patas y muslos con un 10%.

La operación de perseguir y agarrar a las aves presenta un alto riesgo de causarles lesiones. El avicultor debería ser muy cuidadoso en este aspecto pues las manipulaciones de control, pesadas y sujeción de los pollos suelen causar injurias de esta naturaleza.

No existen tratamientos curativos porque llegan a desaparecer de forma espontánea.

Para evitar este tipo de lesiones se extremarán las precauciones al manipular o pasar entre las aves.

 

11.2.2- Descripción de las enfermedades clasificadas como “importantes”

 

Pullorosis :

Es una enfermedad infecto – contagiosa de las aves producida por la bacteria Salmonella pullorum.

También se conoce con el nombre de “diarrea blanca bacilar”.

Es preciso distinguir la edad de las aves para enjuiciar la gravedad de la pullorosis. Los pollitos manifiestan un estado de sopor, inmovilidad y falta de apetito; algunos individuos pueden morir a los pocos días en un proceso sobreagudo por septicémia .

En ocasiones aparecen heces blanquecinas de aspecto calizo, manifestaciones de inapetencia, decaimiento y somnolencia, disnea, deficiencias en el desarrollo, timpanismo, ceguera…

Las aves que superan las tres semanas presentan un desarrollo muy lento, sin vigor y con mala calidad del plumaje, si bien algunas se recuperan casi por completo alcanzando luego la madurez.

 

Coriza infeccioso :

Es una infección que cursa fundamentalmente de forma sobreaguda y que afecta exclusivamente a las vías respiratorias altas y senos faciales y craneales.

El agente causante es el Hemophilus gallinarum.

Al afectar a las fosas nasales y senos craneales y faciales, la sintomatología se presenta en esta área concreta, variando la gravedad según los individuos y produciéndose :

•  Edema facial : la cara se muestra hinchada, observándose el ojo a veces ligeramente hundido.

•  Destilación de un líquido seroso por los orificios nasales.

•  Inflamación de la conjuntiva, apareciendo el ojo notablemente húmedo.

•  Hinchazón de la cabeza, con abombamiento de los huesos frontales.

El Hemophilus gallinarum es inhibido por los antibióticos de amplio espectro, como las tetraciclinas, el cloranfenicol y la ampicilina.

 

Tuberculosis aviar :

La tuberculosis aviar es una enfermedad infecto – contagiosa que afecta a diversas especies, entre las cuales figuran las gallinas.

Por su evolución y características, la tuberculosis actúa de forma predominantemente crónica, enzoótica y mortal.

El germen responsable de esta infección es un bacilo ácido – alcohol resistente llamado Mycobacterium avium.

Al producirse la infección los animales apenas presentan alteraciones generales y en su comportamiento. Al principio la enfermedad es asintomática y solo cuando progresa es capaz de manifestarse exteriormente.

Cuando los nódulos tuberculosos alcanzan un notable tamaño, aparecen señales de fatiga a los que se acompaña un progresivo adelgazamiento, junto con decaimiento, a pesar de conservarse el apetito, atrofia de la musculatura pectoral, anemia y caquexia.

Además de perder peso, las aves tuberculosas disminuyen la producción huevera, muestran cojeras y aparecen generalmente con diarreas.

El avance de la tuberculosis es irregular y lento, resultando característico el aspecto erizado de las plumas, sequedad de la piel y decoloración de la cresta y barbillas.

Leucosis linfoide :

La leucosis linfoide es una enfermedad vírica que aparece en las aves y se caracteriza por una anormal multiplicación de los linfoblastos y aparición de lesiones tumorales en los órganos internos como bazo, hígado, riñón y bolsa de Fabricio.

Los síntomas de la leucosis linfoide son totalmente inespecíficos.

La cresta se presenta pálida y a veces cianótica. Hay inapetencia, emaciación y frecuentemente debilidad de las patas.

El abdomen está agrandado y las plumas cercanas a la cloaca sucias de uratos. Gran parte de los animales afectados mueren súbitamente por rotura del hígado o del bazo, sin síntomas previos.

 

Laringotraqueitis aviar :

Es una enfermedad vírica y contagiosa que se manifiesta con una sintomatología respiratoria aguda.

Se han descrito varias formas de laringotraqueitis basadas en la gravedad de los síntomas y en las tasas de mortalidad.

En su forma aguda se da en un buen número de aves afectadas. Las aves aparecen montadas sobre los carpos, con el plumaje erizado y rehusan el pienso.

Hay insuficiencia respiratoria con tos y ronquidos. Las aves en la inspiración abren el pico y estiran el cuello hacia arriba y adelante, tienen abundante secreción ocular y flujo nasal y expulsan muchas veces una secreción muco – hemorrágica. Como consecuencia de la acumulación de este exudado en tráquea y faringe se pueden ocluir las vías respiratorias y el animal muere por asfixia.

En la forma más benigna se dan igualmente tos, ronquidos y dificultad respiratoria, rinitis y conjuntivitis.

Los animales tardan en recuperarse entre tres y cuatro semanas y la mortalidad no suele sobrepasar el diez por ciento.

 

Encefalomielitis aviar :

La encefalomielitis aviar es llamada también “temblor epidémico”, y es una enfermedad vírica que se presenta en pollitos y está caracterizada por ataxia y temblores de cabeza y cuello.

El cuadro sintomático varía según la edad de los animales infectados.

En gallinas adultas la encefalomielitis aviar únicamente ocasiona descenso marcado de la puesta. Este descenso viene a durar tres semanas, pasadas las cuales la producción vuelve a ascender lentamente.

En los pollitos aparecen las manifestaciones alrededor de los siete días de vida. Estos muestran una marcha insegura, con debilidad de las patas, por lo cual aparecen montados sobre los tarsos. Al hacerlos mover muestran una incoordinación muscular que progresa hacia una parálisis flácida de las patas.

La imposibilidad de movimiento provoca que el pollito no ingiera alimento y posteriormente le sobrevenga la muerte.

 

Capilariosis :

La capilariosis es una enfermedad determinada por la presencia en el tubo digestivo de las aves de un verme llamado Capillaria.

Las aves que contienen en su tubo digestivo una cantidad apreciable de capillarias presentan trastornos diarreicos de forma irregular, están tristes, débiles y enflaquecen de forma progresiva.

En ocasiones pueden aparecer casos de parálisis y es posible una baja importante de puesta, sin observarse causa aparente, detectándose la presencia de capillarias solamente mediante cuidadosos exámenes.

 

Acaro rojo :

El ácaro rojo es una parasitosis temporal, de gran importancia en avicultura, afectando incluso a las aves criadas en los más modernos sistemas de alojamiento.

El agente causal es un ácaro diminuto denominado Dermanyssus gallinae.

El ácaro rojo es nocivo por la cantidad de molestias que produce, siendo rara la presencia de anemias por causa del mismo.

Por lo general no se producen lesiones cutáneas y cuando se presentan los dermanyssus las aves manifiestan claras señales de anorexia y descenso de la producción.

La erradicación consistirá en el tratamiento directo con insecticidas organofosforados y a dosis bajas.

 

Argasiasis :

Es una parasitosis temporal que se presenta con cierta frecuencia en los gallineros en los que abundan las rendijas y elementos de madera.

Los argásidos no viven continuamente sobre las aves sino que acuden a ellas para picarlas y emigrar a sus zonas de descanso.

La importancia de este tipo de parasitación radica en la naturaleza chupadora de los individuos, por lo que si ésta es intensa pueden provocar anemia y enflaquecimiento.

Los argásidos producen una sintomatología general debida a la anemia y otra particular debida a la inoculación de toxinas, lo que se traduce en intenso prurito e intranquilidad, determinantes ambos de una caída de la producción zootécnica.

 

Pediculosis :

Reciben en general el nombre de pediculosis una serie de enfermedades producidas por insectos pertenecientes a los grupos malófagos y anopluros.

Este tipo de parásitos son muy frecuentes, abundando los malófagos en las aves.

Desde el punto de vista de su significado patológico cabe destacar su papel debilitante, tanto si actúan a nivel hematófago como si viven a expensas de las escamas dérmicas y plumas.

Por lo general causan prurito, malestar y estados alérgicos, lo cual influye negativamente en el rendimiento general de las aves.

A pesar de que cada parásito tiene particularidades individuales, de forma general todos actúan a nivel de las plumas, zona en que se verifica su reproducción.

Por alimentarse de escamas y plumas, las infestaciones ligeras apenas suponen problema patológico, excepto en lo que se refiere al aspecto deslucido del plumaje, no obstante, si la infestación es muy intensa las aves acaban por presentar intranquilidad y enflaquecimiento.

Aunque los piojos pueden darse todo el año, sufren una exarcebación en los meses más calurosos, se transmiten por contacto y suelen hacerse enzoóticos en determinados gallineros.

 

Pulgas :

Los chinches y pulgas parásitos de las gallinas suelen vivir, al igual que los argásidos, en las oquedades y resquicios del gallinero, saliendo de los mismos para picar y chupar sangre, cosa que realiza preferentemente en las horas nocturnas.

La importancia de esta parasitación por artrópodos radica en que al cambiar de hospedador, actúan en muchas ocasiones como transmisores de otras enfermedades.

Las parasitaciones externas son causa de stress y favorecen la presentación de determinados problemas, siendo siempre elementos que influyen negativamente en la producción económica de los animales

 

Aspergilosis :

Se trata de una enfermedad parasitaria causada por hongos y que suele darse preferentemente en las primeras edades.

Lo mas general es que afecte a los pollitos durante las primeras semanas de su vida.

La producen diversos hongos entre los que predomina el Aspergillus fumigatus.

Las zonas más afectadas son los sacos aéreos y los pulmones.

La aspargilosis es una enfermedad que produce síntomas respiratorios muy intensos, con dificultades para respirar, boqueo y algunos estornudos.

El proceso evoluciona de forma variable en cada individuo. Si además incide el efecto de determinadas micotoxinas, el ave se presenta febril, somnolienta, abatida y sedienta, muriendo poco después.

Dermatitis de cadera y dorso :

Es una alteración inflamatoria de origen traumático que afecta a la piel de la zona alta de los muslos, cadera y cola.

El aspecto proliferativo de la piel le confiere un aspecto rugoso que recuerda a la sarna.

La concentración de aves en torno a bebederos y comederos puede incitar a los individuos más vigorosos a marchar por encima de los dorsos de las aves recostadas, lesionándolas con sus uñas. Este hecho puede verse agravado por un emplume deficiente.

Otras causas a las que se ha atribuído este problema son alteraciones nerviosas, un bajo nivel de aminoácidos, la estirpe de las aves, los programas de alimentación, determinados medicamentos o coccidiostatos o deficiencia en molibdeno.

Histeria :

Se considera como un estado anómalo colectivo de las aves con fenómenos miméticos, de ansiedad, excitación y descenso de la producción.

La presencia de esta situación no es fácil de distinguir de una reacción de miedo.

Las manadas afectadas parecen ver alteradas sus normas de comportamiento social y su sentido de la dirección pues vagan sin sentido, se esconden, mueven las cabezas, vuelan en cualquier dirección, chillan de forma extraña, desciende la puesta, comen poco y se inicia en ellas un proceso de muda.

 

11.2.3- Descripción de las enfermedades clasificadas como “a tener en cuenta”

Tifosis :

Es una infección generalizada de las aves causada por la Salmonella gallinarum, afección que si bien puede afectar a las aves de cualquier edad, suele darse preferentemente en las gallinas adultas.

Es una enfermedad muy clásica que suele evolucionar de forma lenta, si bien para su progresión se requieren condiciones sanitarias adversas para las aves, que faciliten la exacerbación de la patogeneidad del germen que la ocasiona.

Las manifestaciones de la tifosis corresponden a una afección febril con todas sus consecuencias de inapetencia, decaimiento, lascitud, sopor … y siendo frecuente la aparición de heces blandas, que pueden impregnar la zona pericloacal.

La enfermedad puede ser controlada eficazmente mediante una terapeútica anti – infecciosa adecuada.

 

Paratifosis :

Son las infecciones de las gallinas por salmonelas diversas.

Los pollitos afectados están inmóviles, con la cabeza baja y los ojos cerrados, para aparecer unos días más tarde en ellos una diarrea grisáceo – verdosa que mancha fuertemente el plumón pericloacal.

Cuando se da este problema y se indagan los antecedentes del nacimiento en la incubadora, posiblemente se hayan podido constatar en la operación un elevado número de pollitos muertos en el huevo o huevos abortados.

Las medidas preventivas consisten en la administración de antibióticos de amplio espectro a los pollitos recién adquiridos, tratamiento que se prolongará durante cuatro o cinco días.

La profilaxis se basará en la estricta limpieza, frecuente recogida de los huevos, desinfección del equipo de incubación, separación de los huevos sucios para no incubarlos …

 

Sinovitis infecciosa :

Enfermedad que afecta entre otros órganos a las membranas sinoviales, las articulaciones y las vainas tendinosas, produciendo reacciones inflamatorias más o menos intensas, con tumefacción local y a veces claudicaciones.

El agente causal de esta enfermedad es el Mycoplasma synoviae, el cual suele afectar clínicamente a las aves en crecimiento.

El primer síntoma suele ser una pequeña cojera, que coincide con una pequeña dificultad en los desplazamientos, palidez general y más tarde caquexia debida a la claudicación. Las aves afectadas se resienten en su desarrollo, quedando claramente retrasadas.

La prevención de la enfermedad está relacionada con la higiene y el manejo de las aves, pues si las condiciones del local son correctas puede no llegar a desarrollarse aún en aves portadoras de Mycoplasma synoviae.

 

Espiroquetosis :

La septicémia por espiroquetosis es una enfermedad transmitida por picaduras de ácaros e insectos.

El germen causante es la Borrelia auserina, denominada también Spirochaeta gallinarum.

Las aves afectadas por espiroquetosis se muestran profundamente decaídas, pudiendo avanzar hacia un estado caquéctico acentuado o sucumbir en uno o dos días en un acceso de fiebre.

La superación de la crisis aguda en las aves determina inmunidad durante unos seis meses.

 

Influenza aviar :

Enfermedad vírica que afecta al aparato respiratorio, digestivo y sistema nervioso de una gran cantidad de aves.

La forma más grave es la que de momento se conoce con el nombre de “Peste Aviar Clásica”, distinta de la pseudopeste o enfermedad de Newcastle.

Los síntomas de la influenza aviar pueden variar y dependen generalmente de la edad, el sexo, la virulencia del virus causal, el ambiente, las enfermedades intercurrentes y el manejo.

Quizá el factor más importante que determina el cuadro sintomático es la patogeneidad del virus con el que se ha afectado el animal, por ello, puede haber casos de influenza sin apenas síntomas y focos que originan una gran mortalidad.

En general hay manifestaciones con tos y estornudos, abundante secreción lagrimal y sinusitis, apareciendo edema de cabeza, cara y cuello.

Puede haber diarrea y presentar trastornos de tipo nervioso como convulsiones, temblores y falta de equilibrio.

La mortalidad puede llegar a un cien por cien de los efectivos enfermos.

 

Diftero - Viruela aviar :

Se conoce como díftero – viruela aviar a un conjunto de enfermedades de las aves, causadas por varios tipos del género avipoxvirus, caracterizada por la presentación de un exantema variólico de la piel y de las mucosas de la cabeza de las gallinas.

La viruela aviar no es una zoonosis y no tiene relación alguna con la viruela humana.

La díftero – viruela está ampliamente distribuida por todo el mundo y aparece preferentemente en los meses de otoño e invierno.

Afecta a las aves de todas las edades, sexo y estirpe, e incluso se ha descrito en muchas especies salvajes.

La aparición de esta enfermedad en una explotación se debe a la introducción de animales enfermos o en periodo de incubación.

La transmisión de animal a animal se hace ocasionalmente de una forma directa a través de heridas de la piel o mucosas.

Los síntomas de la díftero – viruela aviar varían según la forma en que aparezca. La presentación puede ser de tres formas :

 

¨ Cutánea : Se localiza pricipalmente en la cabeza y en particular en la cresta, barbillas, bordes de los párpados, comisuras del pico, pies y en las patas.

 

¨ Diftérica o mucosa : Aparición de nódulos opacos en las membranas mucosas de las vías respiratorias y digestivas.

 

¨ Mixta : En esta forma las lesiones aparecen por igual, tanto en la piel como en las mucosas.

Teniasis aviar :

Las teniasis o cestodiasis son enfermedades parasitarias producidas por vermes planos y segmentados pertenecientes a la familia de las Ténidas.

Las consecuencias para las aves afectadas son parecidas a las producidas por los áscaris, pero acaso con mayor intensidad por cuanto pueden causar síntomas nerviosos que llegan hasta ataques epileptiformes.

Como medida de interés, se puede destacar la necesidad de alejar de las aves y del gallinero los insectos y gasterópodos que actúan como huéspedes intermediarios, mediante el empleo de insecticidas y molusquicidas.

 

Sarna desplumante :

Se trata de una acariasis superficial que se localiza en los flancos de las aves, provocando un intenso prurito.

El parásito en cuestión tiene un desarrollo vertiginoso, por lo que su agresividad es considerable.

La actuación picadora y chupadora de estos ácaros abarca la mayor parte del cuerpo, provocando fuerte prurito e irritación, lo cual induce a un rascado intenso de las aves que provoca la pérdida de plumaje.

La piel afectada por esta parasitosis está furfurácea y blanquecina.

La terapeútica de este tipo de sarnas no es fácil, debiéndose recurrir en muchos casos a baños antiparasitarios.

 

Sarna de las patas :

Esta enfermedad se la conoce con el nombre de “sarna de las patas” o “patas encaladas”, siendo en realidad una parasitosis por ácaros del género Knemidocoptes.

Cuando la infestación es leve apenas se muestran síntomas especiales, pero cuando el mal se agrava aparece una deformación escamosa de las patas, con aspecto blanquecino y esponjoso.

Las escamas pierden su aspecto cerrado y brillante y se produce la secreción de trasudados profundos que forman coágulos y costras.

Indudablemente, la infestación intensa provoca prurito e intranquilidad, cosa que repercute directamente sobre la producción.

Cuadro de texto:

A la derecha pata normal de una gallina; a la izquierda aspecto del tarso de una gallina afectada de sarna de las patas.

Sarna escamosa :

Se presenta en toda la superficie del cuerpo de las aves, produciendo la caída del plumón y está producida por el ácaro Epidermoptes bilobulatus.

Debido a sus hábitats de vida, no resulta un parásito muy lesivo, pues apenas afecta al tejido tegumentario, no obstante, los detritus que producen pueden ser irritantes para la piel pues suponen el acúmulo de excrementos de origen parasitario y otros desechos; en este caso, aparece prurito, irritabilidad, pérdida de plumas por agitación, etc.

 

Sarna de los sacos aéreos :

La sarna de los sacos aéreos es una afección parasitaria que afecta a las vías respiratorias y que es causada por un ácaro de color blanquecino.

El agente causal es el Cytodites nudus.

Se trata de una enfermedad crónica, que a veces pasa desapercibida.

Cuando la cantidad de parásitos es escasa cursa de forma inaparente, en mayor cantidad produce cierta turbidez de los sacos aéreos, en cuyo caso aparece ligera disnea y estornudos, a través de los cuales se puede producir la expulsión de los huevos que estos ácaros depositan en los conductos aéreos.

En casos extremos se puede observar emaciación de las aves, peritonitis, neumonía y muerte.

 

Dermatomicosis o favus :

Es una afección causada por hongos que afecta a las zonas no cubiertas de plumas de la cabeza de las aves.

Se trata de un proceso de evolución crónica y que se manifiesta generalmente en la superficie de la cresta y barbillas, si bien no es infrecuente su propagación a otras áreas de la piel.

El hongo que causa el favus es el Achorion gallinae.

La expansión de los micelios blanquecinos sobre la cresta y barbillas produce un aspecto singular en las aves que quedan recubiertas por una película blanquecina.

Las aves más receptibles son las jóvenes, produciéndose el contagio de forma directa entre ellas.

Cuando el favus progresa, se forma una especie de escamas costrosas que pueden tener color pardo o verdoso – azulado.

Si la dermatomicosis se extiende a las áreas con plumas, forma escamas y costritas en torno a los folículos de éstas.

La mejor manera de controlar la enfermedad consiste en hacer el vacío sanitario de la explotación, realizando una desinfección a fondo.

 

Muguet o moniliosis :

Es una fungosis causada por un Oidium que afecta a la parte interior, comisuras del pico y lengua de las aves, no siendo rara su ulterior extensión al buche.

A veces cursa con gran incidencia y su evolución es crónica.

La enfermedad origina síntomas de apatía y tristeza de las aves en sus fases finales, si bien se puede manifestar de diversas formas.

 

Prolapso del oviducto :

Se conoce como prolapso del oviducto a una afección esporádica que incide fundamentalmente en las épocas de inicio de la puesta y que se caracteriza por la eversión accidental e irreversible del oviducto por la cloaca.

Esta enfermedad se manifiesta generalmente por la presencia del órgano evertido hacia el exterior.

Al principio, se manifiesta con un aspecto muy congestivo, pero al cabo de unos días, si no se media una situación de picaje, causa la necrosis del órgano.

La terapeútica del prolapso es difícil. En cualquier caso, deberían aislarse las aves afectadas e intentar la reintroducción mecánica del órgano.

 

Intoxicaciones por emanaciones de estufas :

La producción de gases derivados de las combustión de las estufas de calefacción puede dar lugar a intoxicaciones graves.

En nuestro sistema de explotación esto puede afectar solamente a los pollitos pequeños cuando se encuentran en la incubadora.

Las intoxicaciones por emanaciones producen muertes en masa, sin lesiones aparatosas, salvo que las aves estén impregnadas por partículas desprendidas por las propias estufas, si hubo formación de humos.

 

11.2.4- Descripción de las enfermedades clasificadas como “sin problemas”

 

Cólera aviar :

Es una afección septicémica que puede adoptar diversas presentaciones clínicas y que está causada por la Pasteurella multocida.

Esta enfermedad se puede presentar de diversas formas pero los síntomas que la acompañan son la fiebre, el sopor, somnolencia profunda, cianosis de la cresta y barbillas, heces blandas, mucilaginosas y de color blanco – verdoso, exudados nasales, fuerte pérdida de peso y anorexia persistente.

Las aves afectadas de cólera deberán recibir una terapeútica antibiótica o quimioterápica lo más rápidamente posible, pues esta rapidez influye considerablemente en el éxito de los tratamientos.

 

Enfermedad respiratoria crónica :

Esta enfermedad no se presenta en general en este tipo de explotación, debido a que los animales son explotados en régimen abierto, por lo que gozan de una buena ventilación al contrario que las explotaciones de broilers donde debe cuidarse mucho este aspecto.

El germen causante es el Mycoplasma gallisepticum.

 

Onfalitis :

Se denomina onfalitis a un proceso infeccioso del saco umbilical de los pollitos recién nacidos, que se caracteriza por la falta de reabsorción del vitelo, causando problemas de vitalidad y mortalidad en los mismos.

De una forma general, la incidencia de la onfalitis es un problema esporádico, que suele afectar habitualmente a un mínimo porcentaje de aves, hecho que puede considerarse normal y que estaría dentro de las pérdidas habituales que se producen dentro de los primeros días de vida del pollito.

 

Síndrome infeccioso de la cabeza hinchada (SICH) :

Llamado en inglés “ Swollen Head Syndrome “.

Se trata de una enfermedad cuya epidemiología no está esclarecida.

Se caracteriza por su evolución crónica y por la aparición de edemas en la cabeza, lo cual confiere a las aves un aspecto característico.

Las primeras manifestaciones corresponden a ligeros estornudos, avanzando el proceso hacia edema palpebral, hinchazón periocular dura, sinusitis …

Las aves afectadas pierden el apetito y suelen efectuar actos de rascado.

A veces las aves adoptan posturas anormales de la cabeza ( ladeada, baja o rígida ) y un estado de decaimiento general variable.

La prevención de la enfermedad pasa por unas adecuadas medidas de higiene.

 

Klebsielosis :

Es una infección producida por gérmenes del género Klebsiella. Es un problema infeccioso de primera edad.

Los pollitos con infección por klebsiellas muestran somnolencia, debilidad, decaimiento de las alas, fiebre, erizamiento del plumón, postración e inapetencia.

Algunos pollitos presentan fuerte sed, coincidiendo con fuertes diarreas. Algunas aves pueden recuperarse pero la mayor parte sucumben.

Cuando los pollos nacen infectados, presentan una sintomatología igual o similar a la onfalitis.

La aplicación de determinados antibióticos en el agua de bebida puede resolver de forma eficaz la infección.

La prevención de las infecciones por klebsiellas debe basarse en una estricta desinfección de las incubadoras y en el control de los pollitos recién nacidos.

 

Pseudomoniasis :

La pseudomoniasis es una infección de las aves causada por el germen Pseudomona aeruginosa, bacteria muy difundida en la naturaleza y que en los animales jóvenes o débiles puede ocasionar septicémia o procesos digestivos. La pseudomoniasis es una enfermedad frecuentemente crónica y relacionada con bajas defensas del ave u otros microorganismos piógenos.

La enfermedad es propia de los pollitos de pocos días, en cuyo caso la infección podría haberse producido bien a través del huevo o en la incubadora. Esta enfermedad se presenta en los pollitos con carácter agudo.

Los pollitos afectadosacusan debilidad y postración, disnea y emisión de heces líquidas, con fuerte adelgazamiento.

Si los pollos resisten la forma aguda, pasan a un padecimiento crónico que puede durar varias semanas.

 

Listeriosis :

Enfermedad infecciosa que cursa de forma septicémica y que puede causar serias pérdidas en las aves. El agente causal es la bacteria Listeria monocytogenes.

Esta enfermedad es importante por revestir carácter zoonósico, es decir, puede transmitirse al hombre.

Las aves cuando están afectadas en fase septicémica muestran un gran decaimiento, apareciendo en la mayoría de las mismas alteraciones nerviosas manifestadas por actitudes posturales anómalas de la cabeza, tortícolis, etc.

Las lesiones características de la fase septicémica consisten en la formación de áreas necróticas en diversos órganos como el corazón, el hígado y el bazo, así como hemorrágias en algunos órganos digestivos.A nivel sanguíneo esta enfermedad provoca monocitosis.

 

Enteritis necrótica :

Enfermedad de las aves que se conoce también con el nombre de enteritis catarral maligna.

La enfermedad se presenta de forma súbita, aparecen aves muertas y se observa la presencia de deyecciones líquidas malolientes.

Las aves muy afectadas suelen estar muy abatidas, dejan de comer y beber y muestran un aspecto absolutamente somnoliento. A veces muestran una parálisis flácida y fuerte palidez de la cresta y las barbillas.

En los pollitos se han descrito manifestaciones paralíticas e incluso temblores, que podrían confundir el proceso.

Las formas subagudas causan aumento de la sed y presentan la cloaca húmeda.

 

Erisipela :

La erisipela aviar es una enfermedad aguda que puede afectar a las aves y que es causada por el Erysipelotrix rhusiopathiae.

La erisipela aunque se puede presentar de forma aguda, normalmente pasa a fase crónica e incluso a la forma inaparente, adquiriendo unas características enzoóticas ligadas a las particularidades del gallinero.

La enfermedad se manifiesta bruscamente, sin padecimientos previos y con morbilidad.

La inspección de la piel permite descubrir áreas enrojecidas, de ahí que se la halla denominado “mal rojo”.

Cuando la enfermedad sufre un proceso subagudo o crónico, causa adelgazamiento progresivo, debilidad y anemia.

La prevención de la erisipela pasa en general por la adopción de medidas higiénicas adecuadas.

 

Estafilococia :

Es una enfermedad infecto – contagiosa propia de las aves jóvenes, causada por un Staphilococcus y que se ve propiciada por condiciones de crianza poco higiénicas y por un excesivo hacinamiento.

La sintomatología de esta enfermedad bacteriana varía considerablemente según la forma como se manifiesta la infección.

La forma aguda cutánea suele manifestarse con fuerte fiebre, postración y exudados en las alas.

La forma subaguda se caracteriza porque las aves se desplazan con cierta dificultad por causa de la tendosinovitis que las afecta, marchando lentamente, con paso vacilante y mostrando gran irregularidad según la gravedad de cada individuo.

En el caso de gallos, éstos no pueden cubrir adecuadamente a las gallinas, decreciendo la fertilidad.

Por lo general, las aves afectadas sufren un proceso de adelgazamiento progresivo al no poder desplazarse normalmente, comenzando a producirse bajas a los diez o quince días.

La forma crónica se da esporádicamente y casi siempre en aves adultas, al principio formándose una almohadilla plantar, que en su desarrollo crónico forma una bolsa más o menos voluminosa en la base del pie. En algunos casos la bolsa plantar puede necrosarse dando lugar a un proceso gangrenoso podal por intervención de otros organismos.

 

Estreptococia :

Las estreptococias son enfermedades causadas por la presencia en el interior del organismo de las gallinas de variedades de Streptococcus patógenos. Las estreptococias aviares son variadas, pudiendo intervenir diversos agentes causales, si bien predominan las especies Streptoccocus zooepidemicus o diversos enterococos como el Streptoccocus faecalis.

La sintomatología depende del tipo de evolución.

En la forma general se aprecia decaimiento general que coincide con la aparición tanto en el hígado como en el bazo de unos puntos rojizos como hemorragias superficiales. En estos casos, las aves muestran además anorexia, palidez de la cresta y de las barbillas y aparición de heces amarillentas.

Cuando el proceso es subagudo, puede causar pericarditis, peritonitis, salpingitis, artritis y presencia progresiva de masas fibrinosas sobre los órganos digestivos y el peritoneo.

En las estreptococias crónicas pueden detectarse focos necróticos en algunos tejidos como corazón, hígado y bazo, causados por las toxinas generadas por los Streptoccocus.

 

Osteopetrosis aviar :

Proceso vírico propio de las aves, caracterizado por procesos hiperplásicos de los huesos largos e incluido dentro del grupo neoplásico de enfermedades aviares.

Es una enfermedad de presentación rara, propia de los gallos.

Está ampliamente difundida por todo el mundo.

Esta enfermedad se presenta en animales con edad superior a las cuatro o seis semanas y solamente en los huesos largos. El curso es marcadamente crónico y la evolución puede durar muchos meses.

Los huesos afectados se encuentran aumentados de tamaño y ligeramente encurvados, están calientes y el animal siente dolor si se le presionan.

La cresta y las barbillas aparecen pálidas debido a la anemia que padecen. Andan con dificultad.

Es una enfermedad de curso más bien lento que termina con claudicación y muerte.

 

Síndrome de la caída de puesta ( “ EGG DROP SYNDROME o EDS ) :

Se trata de una enfermedad infecciosa vírica producida por un adenovirus y que se caracteriza por alteraciones que originan un descenso de la producción y calidad de los huevos.

La presentación del EDS, sólo tiene lugar cuando el ave ha iniciado el periodo de producción.

Es un tipo de enfermedad con relativamente poca importancia en este tipo de explotaciones.

 

Artritis vírica - síndrome de malabsorción :

Enfermedad infecto – contagiosa de origen vírico, caracterizada por alteraciones de las membranas sinoviales, vainas tendinosas y miocardio.

A la artritis viral también se la denomina “tendosinovitis”.

El síndrome de malabsorción está producido por el mismo agente causal, y se presenta como una enfermedad con síntomas digestivos o de mala absorción de los alimentos.

Los síntomas pueden ser de tres tipos :

¨ Generales : a veces estos síntomas no aparecen y la manada presenta un aspecto normal. En algunos casos hay aves que tienden a no moverse y cuando se las obliga presentan claudicaciones.

¨ Locomotores : las aves presentan claudicaciones. Tienen los tendones engrosados y aparece por encima de la articulación tarsiana un nódulo de dos o tres centímetros.

¨ Digestivos – “síndrome de malabsorción” : es una condición caracterizada por un pobre emplumamiento y las plumas de la parte antero – superior de la espalda están erizadas dando la sensación de las aspas de un helicóptero.

Tanto en la forma de cojeras como en la del síndrome de mala absorción la morbilidad y mortalidad varían ostensiblemente entre los lotes afectados.

 

Anemia infecciosa del pollo :

La anemia infecciosa del pollo es una enfermedad vírica caracterizada por anemia y dermatitis gangrenosa.

Cuanto más jóvenes son los pollitos, más susceptibles son de contraer la enfermedad.

Las vías de infección son la nasal y la respiratoria.

Las aves afectadas presentan depresión y palidez.

La bolsa de Fabricio y el timo son más pequeños de lo normal y la médula ósea de los huesos largos es pálida, apareciendo como de dolor ocre.

No existe ningún tratamiento efectivo para la prevención o curación de la enfermedad.

 

Tricomoniasis :

Se trata de una enfermedad parasitaria que afecta a diversas aves y a la gallina en la parte alta de su aparato digestivo y está causado por un protozoo flagelado denominado Trichomona gallinae.

La evolución de la enfermedad es crónica, con lo cual las tricomonas se extienden a la cavidad bucal, senos, faringe, buche y a veces hasta el proventrículo.

Las lesiones consisten en unas masa caseosas superficiales de color amarillento, formando úlceras.

Las aves afectadas presentan cianosis, hipertrofia sinusal y arqueamiento del cuello.

Es preceptivo eliminar a los animales más afectados, porque son portadores permanentes; asimismo se extremará la higiene del agua de bebida.

 

Hexamitiasis :

Es una enfermedad que causa una enteritis en los pollos, producida por un protozoo conocido como Hexamita meleagridis, germen provisto de ocho flagelos, y que vive en las mucosas del intestino.

Los animales afectados presentan por lo general una diarrea acuosa y amarillenta, apareciendo con un profundo sopor, adelgazamiento, anemia, etc.

Las lesiones consisten en atonía del tubo digestivo y alteración de la mucosa.

Los tratamientos más eficaces son a base de furazolidona y tetraciclinas.

 

Toxoplasmosis :

Es una enfermedad parasitaria que afecta a mamíferos, aves y reptiles, localizándose en diversos órganos como el sistema nervioso central, músculos y vísceras.

La presencia del parásito pasa casi siempre desapercibida, activándose en condiciones favorables.

El agente causal es el Toxoplasma goudii, el cual se transmite a través de las deyecciones de los animales infectados.

Los síntomas consisten en anorexia, caquexia, palidez, diarrea, ataxia, temblores, ceguera, tortícolis, etc.

Las lesiones más generales son hepatitis, inflamación del bazo, pericarditis, miocarditis, úlceras intestinales y congestión cerebral.

La identificación de toxoplasmas en animales implica su eliminación y el saneamiento a fondo del hábitat del gallinero.

 

Sarcosporidiosis :

Es una enfermedad protozoaria que se caracteriza por causar alteraciones de los músculos estriados de las aves y de otras especies.

En las aves el sarcosporidio causal es el Sarcocystis horvathi.

Se trata de una parasitación lenta e insidiosa que afecta a las aves adultas.

Por lo general la enfermedad se presenta de forma asintomática, pues la evolución es crónica y en principio las alteraciones no afectan a las fibras musculares propiamente dichas, sino al espacio intercelular.

Las claudicaciones y rigidez corresponden a casos muy extremos.

 

Singamosis traqueal :

La singamosis es una enfermedad parasitaria que se caracteriza por la presencia de nemátodos en el interior de las vías respiratorias altas, tráquea y raramente bronquios, siendo producida por el Symgamus traquealis.

La presencia de las lombrices en el interior del árbol respiratorio determina un cuadro respiratorio, más acusado en las aves jóvenes y caracterizado por disnea, pérdida de apetito, tristeza general y adelgazamiento.

En los caso más avanzados aparece una sintomatología respiratoria con accesos tusígenos y expulsión de mucosidades por el pico y orificios nasales.

Si la infestación es masiva, puede producir asfixia.

 

Trematodiasis genital :

Enfermedad parasitaria propia de ciertas aves que se caracteriza por la presencia de parásitos del grupo de los Tremátodos, con localización en el oviducto y bolsa de Fabricio.

La enfermedad es más frecuente en los meses cálidos del año pues es entonces cuando es posible el parasitismo intermediario por los caracoles.

Las señales más ostensibles de enfermedad son la puesta de huevos irregulares carentes de cáscara y la descarga contínua de un líquido lechoso por la cloaca que aglutina las plumas pericloacales y abdominales.

En este caso sobreviene una peritonitis, caracterizada por la postura de “pingüino”, cianosis y muerte.

Acuariosis :

Las acuariosis son enfermedades parasitarias de las gallinas, caracterizadas por trastornos digestivos, producidas por la presencia en el proventrículo y en la molleja de ciertos nemátodos de la familia de las Acuariodeas.

La presencia de estos helmintos determina una falta de secreción de jugos digestivos.

El proceso suele cursar de forma crónica y progresiva.

Al principio, los animales conservan el apetito pero adelgazan rápidamente, hecho que es notorio en las aves jóvenes, las cuales pueden llegar a un estado de caquexia.

El plumaje se hace mate, frágil y se aprecia palidez intensa en las barbillas y de la cresta.

Cuando la acuariosis es fuerte, aparecen en las heces alimentos no digeridos, timpanismo de buche y ventrículo y trastornos de la deglución del pienso.

 

Tetramerosis :

Es una enfermedad parasitaria de tipo crónico que se localiza en el aparato digestivo, producida por especies del género Tetrameres.

Se localiza en las glándulas gástricas del ventrículo subcenturiado del ave.

Las aves parasitadas acusan tristeza, abatimiento, inapetencia, erizamiento de las plumas y adelgazamiento.

Cuando el proceso es progresivo, las aves están inmóviles, alicaídas y con trastornos digestivos como regurgitación, dilatación del buche, diarreas de color verdoso…, que suelen corresponder con una sintomatología de tipo obstructivo.

Al cabo de varias semanas las aves se hallan delgadas y pueden morir de caquexia.

 

Moscas :

Pertenecen al orden Dípteros y se caracterizan por un aparato bucal picador o chupador y por disponer de dos alas cuando alcanza la forma adulta.

La presencia de moscas en los gallineros suele deberse a la presencia masiva de diversas especies, si bien las más importantes son :

¨ La mosca pequeña (Fannia canicularis),

¨ La mosca común (Musca doméstica),

¨ La mosca picadora (Stomoxis stabularis).

Éstos se pueden reproducir abundantemente en los terrenos húmedos y con una gran intensidad relacionada directamente con la temperatura del ambiente del local.

Por lo general, estos insectos ponen millares de huevos en las deyecciones y en las fosas, de las cuales emergen unas larvas que, tras varios días, se transforman en moscas adultas.

Estas moscas pueden causar una degradación de las condiciones de confort de las aves, alterando el entorno de la granja y causando serias molestias al cuidador.

La caída de moscas en depósitos, bebederos o comederos, debe contemplarse como un importante medio de transmisión de gérmenes.

 

Mosquitos :

Existen numerosas especies.

Se han descrito invasiones masivas con problemas letales en algunas zonas.

La importancia de este insecto merece destacarse como demostrada reserva y vehículo de transmisión de enfermedades como la viruela aviar, dado su papel picador chupador, y es entonces el motivo por el cual, muchas veces los programas de vacunación anti – viruela se relacionan con la épocas en que suelen darse más abundantemente los mosquitos.

Las especies más comunes pertenecen a los géneros Aedes, Culex y Psorophora.

 

Escarabajo de la Yacija :

En nuestro sistema de explotación no cabe la posibilidad de tener esta patología, puesto que de momento las explotaciones se realizan sobre suelo natural y no sobre ningún tipo de substrato.

 

Puesta abdominal :

Denominamos puesta abdominal a una anormalidad funcional que se caracteriza por la aparición de huevos inmaduros en la cavidad abdominal, con las consiguientes consecuencias nocivas para las ponedoras.

Como síntomas más claros resulta típico en la puesta intraabdominal la actitud de pingüino, en la que las aves tienden a colocar el cuerpo en posición vertical, y la dilatación del abdomen.

Además se aprecia tristeza o pesadez, las aves a veces se apoyan en los metatarsos, , presentando las extremidades inferiores extremadamente abiertas y se desplazan muy poco.

Por lo general presentan el plumaje del abdomen manchado y la cloaca está contraída. No ponen y apenas comen.

 

Síndrome ascitis :

Es una enfermedad del aparato circulatorio que puede ser definida como un acúmulo de trasudados que se coleccionan en la cavidad corporal y más concretamente en el abdomen. A veces alcanzan gran volumen, afectando a las vísceras abdominales y produciendo hepatosis, edema pulmonar y congestión general de la canal.

Resulta característico en las aves la presencia de un abdomen abultado, dificultad en la marcha, postura de pingüino y palidez o cianosis de la cresta y barbillas.

A la palpación, el abdomen resulta blando.

En fases avanzadas las aves enfermas presentan una marcada disnea y cianosis preagónica.

 

Vesículas pectorales :

Las vesículas pectorales son un proceso traumático que se caracteriza por la aparición en el tejido subcutáneo superpuesto al esternón de una serie de vesículas o ampollas de diverso tamaño.

La enfermedad cursa de forma asintomática.

Es un tipo de enfermedad con importancia en aves para carne.

 

Ingluvitis :

Se denomina ingluvitis o enfermedad del buche caído a una afección orgánica del buche caracterizada por un aumento de volumen de este órgano.

Aparece una enorme distensión del buche, órgano que se halla en posición colgante.

Por palpación se aprecia que siempre quedan en el mismo restos de alimentos y a veces hay una ligera timpanización debida a la presencia de gases en su interior.

La fermentación del contenido de este órgano y la absorción de las toxinas procedentes del mismo por el ave ocasionan una serie de manifestaciones generales como apatía, erizamiento de las plumas, sed, inapetencia, etc.

 

Cloacitis :

Se denomina cloacitis a una inflamación de la cloaca que puede darse en las reproductoras adultas, como consecuencia de un alto nivel de puesta y tras una debilitación del órgano cloacal después del padecimiento de una enteritis por cualquier origen.

Durante el transcurso de la inflamación de la cloaca las aves hacen esfuerzos expulsivos, defecan con dificultad y reducen la puesta.

Por lo general dicha inflamación produce exudados que son vertidos directamente al exterior, lo que se aprecia por una aglutinación de las plumas pericloacales.

 

Xantomatosis :

Es una enfermedad que se da ocasionalmente en las ponedoras y que afecta al tejido subcutáneo, causando hinchazón de la zona inferior del cuero ( abdomen, patas y pechuga ).

La enfermedad no altera significativamente el aspecto físico ni la producción.

Lo más aparatoso son los hinchazones uni o bilaterales de las barbillas y la formación de tumores líquidos de trasudado amarillento, que rodean nódulos situados en la parte inferior del cuerpo, fundamentalmente pechuga, abdomen y muslos, denominándose xantomas. Estos tumores están formados por células gigantes y depósitos de lípidos, formando celdillas.

 

13- Conclusiones

 

Los gallos de pluma de León están constituidos por las razas Pardo e Indio. Aunque ambas tienen como aptitud principal la obtención de plumas para la pesca, presentan características morfofuncionales bien diferenciadas.

La constitución corporal del gallo Indio es básicamente mediterránea teniendo como coloración fundamental un tono ceniza más o menos intenso según la variabilidad de los individuos, mientras que la morfología general del gallo Pardo se acerca al tipo atlántico o semipesado predominando en ellos el amarillo anaranjado en todas sus tonalidades y el gris claro y oscuro.

El área de producción de estas aves comprende una parte del Valle del río Curueño compuesta por La Vecilla , Campohermoso, Aviados, La Mata de Bérbula, La Matica , Sopeña, Renedo de Curueño y, sobre todo, La Cándana , pueblo en el que se sitúan las explotaciones más interesantes tanto en calidad como en cantidad. No obstante, también se crían en otras zonas de la provincia de León e incluso en otras provincias de España y algunos países como Francia, EEUU, etc. En cualquier caso es opinión generalizada la pérdida de calidad de la pluma de los gallos criados fuera del área de origen.

Hemos intentado averiguar las causas que pueden explicar estas diferencias de calidad y, aunque son muchas las que se han barajado, como la existencia un microclima óptimo en la zona, un índice de radioactividad superior al normal, etc, nos hemos dado cuenta de que todas son especulaciones con más o menos fundamento, y que la labor de investigación podría ser objeto de una o más tesis doctorales que analizasen los factores que pueden influir en la calidad de la pluma de los gallos.

A nuestro entender, y a pesar de las diferentes prácticas de manejo realizadas por los distintos criadores, existen muchos puntos en común que hemos resumido en dos sistemas de explotación. Asimismo, hemos profundizado en las pautas y prácticas de manejo seguidas a lo largo de la vida de los gallos de pluma de León, observando similitudes tanto en la precariedad de las medidas higio - sanitarias seguidas por los criadores, como en el número de pelas realizadas anualmente, las cuales oscilan entre tres y cuatro.

En cuanto a la alimentación, es muy similar en la mayoría de las explotaciones, y aunque en los últimos años se ha racionalizado, los gallos siguen alimentándose en parte de hierba, nematodos …, lo que parece evidenciar que la calidad de pluma podría depender de algún factor edáfico o ambiental.

Para finalizar nos gustaría destacar que casi de forma paralela a la realización de este trabajo existen iniciativas para conseguir la obtención de una denominación de calidad para la pluma de los gallos de León. Dicha denominación de calidad, que podría estar constituida por una denominación de origen, es un factor fundamental para la protección de éstas razas aviares únicas a nivel mundial. Aunque han existido numerosos intentos en el pasado de agrupar a los diferentes productores de la zona, dichos intentos, han fracasado. En cualquier caso, el apoyo por parte de destacados organismos y personas conocedoras del tema, están posibilitando el llevar ésta iniciativa a buen puerto. Esta protección de la pluma y los gallos permitirá en un futuro próximo la realización de estudios genéticos y sobre todo económicos que hasta ahora no se han podido desarrollar.

14- Bibliografía

 

•  MERCK & CO. (1995). Manual Merck de Veterinaria . Rahway, N. J., EEUU.

•  BUXADÉ, P. (1987). La gallina ponedora . Ed. Mundiprensa. Madrid.

•  DORN, P. (1987). Manual de patología aviar . Ed. Acribia. Zaragoza.

•  HOFSTAD, M. S. (1984). Diseases of Poultry . Iowa State University Press, Ames, Iowa.

•  ZARZUELO, E. (1982). Vademecum de la patología infecciosa de las aves domésticas . Ed. Aedos, Barcelona.

•  AMIGO, F. El manuscrito, los gallos y las truchas. León ganadero VI – 19: 22 – 25.

•  SARAZÁ, R y TEJÓN, D. (1959). Descripción morfológica y biométrica de las razas aviares Indio y Pardo de León. León ganadero, VII – 25,26: 6 – 12.

•  PUENTE, M. (1958). Dos razas de gallos (Indio y Pardo) producen en La Cándana, Aviados, Campohermoso y La Mata, las mejores plumas de Europa para la pesca de la trucha. León ganadero VI – 22: 11 – 13.

•  CASTELLÓ, F y CASTELLÓ, J. A. (1960). El nuevo arte de criar gallinas. Ed. Aedos, Barcelona.

•  OROZCO, F. (1989). Razas de gallinas españolas. Ed. Mundiprensa. Madrid.

•  PARIENTE, J. (1968). En torno al manuscrito de Astorga y la pesca de la trucha en los ríos de León. Imprenta provincial. León.

•  LACADENA, J. R. (1998). Genética . Ed. AGESA

•  PUERTAS, M.J. (1992). Genética, fundamentos y perspectivas. Ed. Interamericana McGraw – Hill.

•  SANCHEZ-MONGE, E. (1969), Genética . Ed. Espasa – calpe S.A.

•  OROZCO,F y ROBLA, F. (1986). Aspectos genéticos del gallo de León. XXIV Simposio de la WPSA (Sección española): 199 – 212.

•  DE LA LOMA, J.L. (1973). Genética general y aplicada . Ed. UTEHA.

•  CASTELLÓ, J.A., LLEONART, R., CAMPO, J.L., OROZCO, F. (1989). Biología de la gallina. Real Escuela de Avicultura.

•  LLEONART, F. ROCA, E. CALLÍS, M. GURRI, A. PONTES, M. (1991). Higiene y patología aviares . Real escuela de avicultura.

•  POZO, R. (1987). Moscas para la pesca. Ed. EVEREST S.A.

•  STURKIE, P.D. (1968). Fisiología Aviar. Ed. Acribia. Zaragoza.

•  ORTEGA, R. (1985). La pesca a la mosca. Ed. de Vecchi S.A. Barcelona.

•  PORTES, R. (1999). Iniciación al montaje de moscas. Feder Pesca : 4 – 7.

•  DELGADO, J.A., CASTRO, M. (1998). Biología y ecología de los tricópteros. Pesca Mosca , 5 : 21,22,25-28,62-65.

•  DELGADO, J.A., CASTRO, M. (1998).Los plecópteros o moscas de las piedras. Pesca Mosca , 6 : 20-25.

•  DELGADO, J.A., CASTRO, M. (1998). Efemerópteros (efímeras, efémeras o cachipollas). Pesca Mosca , 7 : 48-55.

•  DELGADO, J.A., CASTRO, M.(1998). Libélulas y dípteros. Pesca Mosca , 8 :46-54